Maestros de EU, de los que más trabajan en el mundo, pero se consideran poco valorados, revela encuesta internacional

June 20, 2019 - por

Maestros de EU, de los que más trabajan en el mundo, pero se consideran poco valorados, revela encuesta internacional

Los profesores en Estados Unidos trabajan más horas y pasan más tiempo durante la enseñanza del día escolar que los maestros en otras partes del mundo. Y aunque la mayoría está satisfecha con sus trabajos, sólo una fracción cree que la sociedad estadounidense valora su profesión.

Los resultados de la Encuesta Internacional de Enseñanza y Aprendizaje, un estudio internacional publicado por el Centro Nacional de Estadísticas Educativas (NCES, siglas en inglés), muestran las quejas en el corazón de la ola de movimientos de los educadores que ha provocado huelgas, protestas y salidas en casi una docena de estados y distritos escolares en todo el país.

“Están trabajando muchas horas, relativamente hablando”, dijo Peggy Carr, comisionada asociada para la evaluación de NCES, el brazo de datos del Departamento de Educación. Dijo: “Pasan muchas horas enseñando. Creo que tenemos que pensar en eso y en lo que eso significa. A los maestros les encanta su trabajo en todo el mundo, pero nuestros maestros, no a diferencia de los maestros en otros lugares, sienten que no valoramos su profesión. Hay un mensaje en el que creo que tenemos que pensar”.

Ningún otro sistema educativo tenía maestros que reportaran enseñanza durante más horas que los estadounidenses, que enseñaban un promedio 46 horas en total cada semana, lo cual fue mayor o comparable a los educadores en todos los países excepto en otros dos.

Según la encuesta, el 90 por ciento de los docentes estadounidenses están satisfechos con sus trabajos, pero sólo el 36 por ciento cree que la sociedad estadounidense valora la profesión docente, un sentimiento que ha alimentado el descontento entre los maestros que ha estado en exhibición pública desde 2018.

Si bien la tasa de satisfacción laboral entre los maestros estadounidenses se reflejó en otros países, la percepción de valor varió más ampliamente, con el porcentaje de maestros que “acordaron” o “acordaron mucho” que su sociedad valoraba la profesión docente oscilaba entre el 5% en el República Eslovaca al 92% en Vietnam.

MARGINAN A  MAESTRAS

La encuesta también reforzó las críticas  sobre la estratificación de género en puestos de liderazgo en las escuelas K-12, a saber, que la mayoría de los maestros son mujeres, mientras que la mayoría de los directores son hombres.

En Estados Unidos, el 66% de los maestros eran mujeres, lo que era inferior al promedio de la encuesta internacional del 69%, mientras que el 52% de los directores estadounidenses eran hombres, lo que no era mediblemente diferente del promedio de la encuesta.

“Este informe puede ayudarnos a describir aspectos importantes de la vida laboral de los maestros y  directores de nuestro país, particularmente relacionados con la equidad de género en esas profesiones”, dijo Carr. “Creo que es sorprendente que aproximadamente dos tercios de los maestros de séptimo a noveno grado en los Estados Unidos sean mujeres, mientras que sólo la mitad de los directores de esos grados son mujeres”.

Además, la encuesta formuló preguntas a los maestros y directores relacionadas con su necesidad y acceso al desarrollo profesional, y, en particular, menos profesores estadounidenses sintieron una fuerte necesidad de desarrollo profesional.

Aproximadamente 1 de cada 10 maestros estadounidenses informó de un alto nivel de necesidad de desarrollo profesional en las áreas de la tecnología para la enseñanza y en la enseñanza de estudiantes con necesidades especiales. Pero esos porcentajes, 20% y 24% respectivamente, seguían siendo 10 y 15 puntos porcentuales por debajo del promedio general de la encuesta para el desarrollo profesional en esas dos áreas.

“No sabemos por qué este es el caso”, dijo Lynn Woodworth, comisionada de NCES. “Puede ser que los maestros estadounidenses sientan que están lo suficientemente preparados para hacer su trabajo, o podría ser que piensen que las oportunidades de desarrollo profesional que se les ofrecen no son particularmente útiles”.

De hecho, el estudio encontró que los maestros y directores estadounidenses eran típicamente más educados que sus pares en otros países.

La encuesta, en la que participaron más de 250.000 profesores en los grados siete a nueve y líderes escolares de 48 países, es la mayor encuesta internacional de maestros. La versión marca la tercera vez que se publica dicha información, pero es la primera vez que los profesores estadounidenses participan.

MUCHO TRABAJO,  INGRESOS INJUSTOS: AFT

La presidenta de la Federación Americana de Maestros, Randi Weingarten, aseguró que el resultado del sondeo confirma lo que los maestros en Estados Unidos han dicho: ‘Danos la libertad de enseñar, la latitud que necesitamos y confía en nuestro juicio profesional en el aula’.

Es precisamente por eso, agregío, que han  lanzado las campañas Freedom to Teach and Fund Our Future.

Aseguró:

“Los resultados indican que, en promedio, los profesores estadounidenses tienen un mayor número de estudiantes en varios idiomas, estudiantes con necesidades especiales y estudiantes que provienen de hogares socioeconómicamente desfavorecidos en sus aulas. Estas diversas necesidades exigen más su tiempo fuera de la escuela para revisar el trabajo de los estudiantes, planificar lecciones, hablar con los padres y colaborar con sus colegas. Y aún así, los maestros estadounidenses pasan más horas a la semana enseñando en el aula que prácticamente todos sus compañeros internacionales. Los maestros en Estados Unidos ganan salarios que a menudo los dejan incapaces de cubrir los gastos personales y cuidar de sus familias. Por lo tanto, no es de extrañar que Estados Unidos sea también uno de los países donde la mejora de los salarios de los maestros era una prioridad de gasto de gran importancia.

Weingarten puntualizó:

“Estos hallazgos también apoyan nuestros llamamientos a una mayor inversión en educación pública y una financiación adecuada para nuestros profesores, que tienen una responsabilidad monumental, pero a menudo no se les proporciona el tiempo, las herramientas y los recursos que necesitan para tener éxito en el aula y más allá. Debemos valorar y confiar en nuestros maestros, y darles la libertad de enseñar, creando una cultura de colaboración, asegurando condiciones sostenibles de enseñanza y aprendizaje, y asegurándonos de que los maestros tengan voz y albedrío que se adapten a su profesión”.