Maestros de San José deberán presentarse a los salones para el regreso a clases el 12 de agosto. “Es una falta de respeto”, dicen

August 4, 2020 - por

Maestros de San José deberán presentarse a los salones para el regreso a clases el 12 de agosto. “Es una falta de respeto”, dicen

SAN JOSÉ, California

A días del regreso a clases, el Distrito Escolar Unificado de San José, el más grande del condado de Santa Clara, obligará a la mayoría de sus maestros a regresar a las aulas para el inicio del próximo ciclo escolar en medio de la pandemia de coronavirus.

La decisión forma parte de un acuerdo con el Sindicato de Maestros de San José y forzará a unos 1,600 profesores a presentarse en el campus para el inicio de clases el próximo 12 de agosto, pese al incremento de casos de covid-19 en la región. Pero a diferencia de otros años, los docentes impartirán sus clases de manera virtual en salones de clases vacíos mientras los estudiantes toman notas desde sus hogares.

Si bien las autoridades educativas continúan en negociaciones con los gremios magisteriales, la mayoría de los distritos escolares del Área de la Bahía han optado por un regreso a clases 100% virtual, dándoles a los maestros la opción de impartir sus clases a distancia desde la comodidad de sus hogares.

Mientras en varias ciudades de los Estados Unidos los maestros han protestado para que las autoridades garanticen un regreso a clases seguro, en San José algunos docentes consideran que el distrito escolar está cediendo a la presión de los padres de familia por cuestiones políticas y al mismo tiempo poniendo en riesgo su salud.

“Es una falta de respeto. Trabajamos muy duro para hacer lo que es mejor para los estudiantes y no creemos que alguien esté haciendo lo mismo por nosotros”, dijo Jodi Rosario, una maestra de inglés en la preparatoria Willow Glen, al diario The Mercury News.

Los líderes del Distrito Escolar Unificado de San José aseguran que están trabajando para asegurar algunas excepciones para garantizar la salud de los maestros y otros empleados que tenga padecimientos médicos o necesidades especiales para el cuidado de sus familias, pero algunos docentes le aseguraron al periódico local que ese no es el caso.

Una maestra de preparatoria con un recién nacido y otro niño de dos años que decidió mantenerse en el anonimato por temor a represalias le dijo al medio que el distrito había rechazado su solicitud para trabajar desde casa, pese a las dificultades que enfrenta encontrando cuidado para sus hijos.

“Sentimos que nuestro distrito no confía en que seremos profesionales. Parece que las decisiones que toman son debido a la presión que los padres de familia ponen en los administradores y la junta educativa, y no están tomando en cuenta las necesidades de los profesores”, señaló la docente, a quien le dijeron que si no se presentaba a trabajar podría tomar una licencia familiar hasta por 12 semanas perdiendo parte de su salario.

El superintendente Stephen McMahon explicó que la decisión del distrito de obligar a los maestros a presentarse a los salones de clases responde a la necesidad de “brindar la mejor calidad educativa posible” teniendo la tecnología y el soporte a su alcance.