Maestros y directores donarán sus cheques de estímulo federal a indocumentados de sus escuelas en Oakland

April 21, 2020 - por

Maestros y directores donarán sus cheques de estímulo federal a indocumentados de sus escuelas en Oakland

OAKLAND

 A medida que la pandemia del coronavirus continúa causando estragos en la economía del estado, un grupo de maestros y directores en Oakland planean donar sus cheques de estímulo federal a las familias indocumentadas de sus escuelas, las cuales fueron excluidas de dicha ayuda.

Estos educadores del Distrito Escolar Unificado de Oakland lanzaron la campaña de compromiso del estímulo en respuesta al enorme estrés y desesperación que dicen que están presenciando entre los padres inmigrantes, que han perdido todos sus ingresos bajo las órdenes de quedarse en casa, y los cuales no pueden beneficiarse del seguro de desempleo ni de otros beneficios federales.

“Estamos en contacto con las familias todos los días y lo que estamos escuchando es desgarrador”, dijo Anita Iverson-Comelo, directora de la escuela Bridges Academy en Melrose, en el este de Oakland. “Sentimos que tenemos que hacer algo”.

Al menos ocho maestros de la escuela Bridges Academy, incluidos algunos que ganan menos de $50,000 por año, han prometido la totalidad o parte de los cheques que recibirán por medio del paquete de estímulo, señaló Iverson-Comelo. Ella y otros seis directores, cuyos salarios más altos podrían dejarlos fuera de la asistencia monetaria federal del coronavirus, también planean donar.

La educadora estima que aproximadamente dos tercios de las familias de su escuela, que atiende principalmente a estudiantes de bajos ingresos desde preescolar hasta quinto grado, se encuentran sin recibir ingreso alguno. La mayoría de esos padres no califican para el seguro de desempleo o la ayuda federal del paquete de estímulo.

María, la madre de un niño de cuarto grado en la escuela Bridges Academy, explicó que la situación financiera de su familia se volvió grave después de que su esposo, un camarero en un hotel de Berkeley, fuera despedido hace casi un mes.

María es uno de los padres de unos 14,000 estudiantes que los funcionarios de OUSD dicen se encuentran recogiendo comidas gratis para llevar en las escuelas designadas cada lunes y jueves. Pero teme que su familia no pueda pagar su renta de $1,100 el próximo mes además de otras cuentas.

“Estoy preocupada. No sé qué sucederá el próximo mes y cuánto tiempo seguirá esto “, dijo María, una ama de casa que, junto con su esposo, han vivido en los Estados Unidos durante más de 11 años. Dos de sus hijas, de 5 y 10 años, son ciudadanas estadounidenses.

Excluidos de la ayuda

María dijo que se encontraba triste porque el gobierno federal excluyó a millones de inmigrantes indocumentados del paquete de estímulo, aun cuando pagan impuestos, como lo hace su esposo a través de su número de identificación de contribuyente individual (conocido en sus siglas en Inglés como ITIN) . El número permite al Servicio de Impuestos Internos recaudar miles de millones de dólares en contribuciones anuales de inmigrantes que no cuentan con un número de seguro social.

Pero al enterarse de la campaña de compromiso de estímulo, María externó que se sentía alentada y esperanzada de que el esfuerzo de los maestros de estas escuelas locales pudiera marcar una gran diferencia en la comunidad indocumentada.

“Estoy agradecida de que estén luchando y cuidándonos, porque todos somos seres humanos”, señaló. Cientos de educadores en San Francisco también están prometiendo donar sus cheques del estímulo a los inmigrantes indocumentados.

El esfuerzo de los educadores del Área de la Bahía se da a cabo cuando el gobernador Gavin Newsom anunció una ayuda económica de emergencia para los inmigrantes que no cuentan con un estado legal, los cuales han sido fuertemente afectados por la pandemia y la desaceleración económica.

Cassandra Chen, maestra de matemáticas y ciencias de la escuela intermedia de la Academia United for Success en Oakland, dijo que se vio obligada a prometer su cheque de estímulo después de las llamadas diarias con los estudiantes y sus familias una vez que se cancelaron las clases en persona.

Rápidamente se dio cuenta de que la mayoría se encuentran en una situación muy difícil para tener suficiente dinero para comprar alimentos o pagar el alquiler, y muchas de estas familias no pueden recibir ninguna ayuda federal a la cual otros residentes tienen acceso.

“Desearía que un paquete de estímulo en la nación más rica del mundo [hubiera] cuidado de todos los seres humanos en esta pandemia global. Pero no incluye a mucha de nuestra comunidad ”, dijo.