La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português 简体中文 日本語 Русский Français Deutsch

Más carbón y más combustóleo, y tres barcos de gas licuado: así se enfrenta México al desabasto

February 17, 2021 - por

Más carbón y más combustóleo, y tres barcos de gas licuado: así se enfrenta México al desabasto

Durante la noche se presentaron apagones de luz en diversas colonias de Acapulco. Foto: Carlos Alberto Carbajal, Cuartoscuro.

El Jefe del Ejecutivo federal dio a conocer hoy que se compraron “tres barcos de gas licuado” para suministrar las plantas eléctricas afectadas y que se llevan a cabo “apagones periódicos” de unos 30 minutos en el centro y el occidente del país para facilitar el restablecimiento del servicio en el norte.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó la mañana de este miércoles que se compraron tres barcos de gas licuado y no descartó adquirir más para que puedan trabajar las plantas eléctricas afectadas por la falta de combustible, importado desde Estados Unidos, lo que tiene hasta el momento a 89 mil 183 usuarios sin luz en Chihuahua y Tamaulipas.

“Ya estamos comprando gas licuado. Se han comprado ya tres barcos de gas licuado. Se van a comprar posiblemente más. Se están echando a andar todas las plantas para ir resolviendo el problema”, aseguró en su conferencia de prensa matutina.

Desde Palacio Nacional, el mandatario mexicano insistió en que el problema de la escasez de gas “se debe fundamentalmente a las heladas, a la situación del mal tiempo en el norte, principalmente en Texas, donde se generó esta situación”.

“Hay una crisis por las tormentas de nieve en el norte. Entonces esto afectó la producción y la distribución del gas. Las plantas de generación de energía eléctrica operan con gas. Se suspendió el suministro de gas porque han declarado emergencia en Texas. O sea, está grave la situación en Texas”, afirmó.

A su vez, López Obrador explicó que para enfrentar el problema en el país se están echando a andar plantas que no requieren gas, es decir, con combustóleo y carbón. También destacó que “se está llevando a cabo toda una planeación para que la gente no se quede sin energía eléctrica de manera permanente, sino que se pueda organizar el que haya apagones periódicos, temporales, de 30 minutos”.

“Tenemos desde luego la mayor presión en el tiempo pico que es cuando más energía se consume, de 6 de la tarde a 10 de la noche. Ahí es donde tenemos que llevar a cabo una mejor planeación para que se organicen estos apagones periódicos. Todo esto se hace porque hay un sistema, el Cenace [Centro Nacional de Control de Energía], que está atendiendo esta situación”, detalló.

Por último, el Jefe del Ejecutivo federal subrayó que “no hay ninguna represalia de que no nos entregan gas porque no nos ven con buenos ojos. No. Es que es grave la situación que hay en Texas. No tienen gas y el gas que hay aumentó mucho de precio. Esperamos que lo más pronto posible se normalice la situación en México y se restablezca el servicio. Están trabajando en eso. Va depender del estado del tiempo, de que podamos echar a andar más platas”.

La congelación de ductos de Texas que transportan gas natural hacia plantas de electricidad mexicanas provocó el lunes un apagón masivo en seis estados del norte de México que dejó sin luz a 4.7 millones de personas.

Este es el segundo apagón masivo en un mes y medio que padece México, aunque López Obrador había prometido que una falla así no volvería a suceder después de que en diciembre 10.3 millones de usuarios se quedaron sin luz en todo el país.

En ese momento, la CFE culpó sin pruebas a las energías renovables por ser “intermitentes” y por el incendio de un pastizal en Tamaulipas, una versión que el Gobierno de ese estado rechazó.

ALERTA OPERATIVA

Por segundo día consecutivo, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) ordenó el martes cortes programados para evitar el colapso del sistema eléctrico en las horas pico de consumo.

Los estados que han registrado apagones y cortes programados de energía eléctrica son Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León, Campeche, Ciudad de México, Chiapas, Colima, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

El Cenace emitió una “alerta operativa” y restringió el consumo de gas a 83 industrias, entre las cuales se incluyen acereras y plantas automotrices.

Los efectos de los apagones se extendieron a servicios de agua en algunas colonias populares de la capital mexicana y sus alrededores. Los cortes de agua también afectaron a otras entidades del norte del país, como Nuevo Laredo, en Tamaulipas.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó que hasta las 22:30 horas del martes, había todavía 713 mil usuarios sin suministro eléctrico en los cuatro estados más afectados, ubicados en el noreste del país: Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Para las 6:00 horas de este miércoles, la CFE comunicó que se había logrado restablecer el suministro eléctrico en buena parte del país, y sólo se reportaban para ese entonces 89 mil 183 usuarios afectados en Chihuahua y Tamaulipas, de acuerdo con un informe presentado en la conferencia matutina del Presidente.

Cody Jennings utiliza un cobertor para mantenerse caliente afuera de una tienda en Dallas, el martes 16 de febrero de 2021.

Cody Jennings utiliza un cobertor para mantenerse caliente afuera de una tienda en Dallas, el martes 16 de febrero de 2021. Foto: LM Otero, AP

TEMPORAL DE NIEVE

El Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index) ha estimado pérdidas por 54 mil millones de pesos (dos mil 650 millones de dólares). Esto significa que las maquilas mexicanas pierden alrededor de 200 millones de dólares por cada hora de apagón en el norte del país.

Los apagones en México comenzaron el pasado lunes, ante una crisis por la falta de gas, debido a la alta dependencia de las importaciones provenientes de Estados Unidos.

El frente frío, que ha ocasionado fuertes nevadas en el sur de Estados Unidos y norte de México, provocó que aumentara la demanda de gas en Texas y otras regiones de la frontera estadounidense, lo que disparó los precios hasta en cinco mil, dejando sin suministro a las plantas eléctricas mexicanas.