El Ministro principal de Uttar Pradesh, Yogi Adityanath, calificó a la estampida como “extremadamente triste y desgarradora” en una publicación de la red social X. Dijo que las autoridades ya investigan la causa.

En 2013, peregrinos que visitaban un templo en una popular festividad hindú en el estado de Madhya Pradesh, en el centro del país, murieron arrollados por otros asistentes que huían por temor a que un puente pudiera derrumbarse. Al menos 115 personas fueron aplastadas o murieron en el río.

En 2011, más de 100 devotos hindúes murieron aplastados en una festividad religiosa realizada en el estado de Kerala, en el sur del país.