Más de tres mil casos y 80 muertes por coronavirus en California. Los infectados se duplican cada tres o cuatro días

March 26, 2020 - por

Más de tres mil casos y 80 muertes por coronavirus en California. Los infectados se duplican cada tres o cuatro días

El boulevard angelino Wilshire en tiempos de la pandemia.

Nueve personas más han muerto después de contraer el coronavirus en el condado de Los Angeles, con lo que la cifra de muertos a 21, anunciaron el jueves funcionarios de salud pública.

El condado angelino  reportó 421 casos adicionales confirmados del virus para un total de 1,229, incluyendo 54 en Long Beach y nueve en Pasadena. Un total de 253 personas fueron  hospitalizadas en algún momento, lo que equivale a alrededor del 21% de todos los casos positivos, dijo Barbara Ferrer, directora del Departamento de Salud Pública del Condado de L.A.

El número de casos de coronavirus en California ha aumentado más allá de 3.000, y los funcionarios dicen que la tasa de crecimiento de COVID-19 es tal que podría abrumar a los hospitales en los próximos días y semanas.

Mientras tanto, el presidente Trump escribió el jueves en una carta a los gobernadores que el gobierno federal está trabajando en nuevos estándares para clasificar a los condados como de alto, medio o bajo riesgo.

“Todavía hay una larga batalla por delante, pero nuestros esfuerzos ya están dando dividendos. A medida que mejoramos la protección contra el virus, los estadounidenses de todo el país esperan que pronto llegue el día en que puedan reanudar sus vidas económicas, sociales y religiosas normales”, escribió.

La carta es una señal más de que Trump está ansioso por relajar las pautas federales sobre el cierre de escuelas y limitar las reuniones sociales con el fin de impulsar la economía estancada.

Los expertos en salud pública han advertido que el presidente se está moviendo prematuramente y no hay suficiente información para demostrar que la pandemia se ha ralentizado.

Trump dijo que el plan implicaría “pruebas de vigilancia robustas” para “monitorear la propagación del virus en todo el país”.

El número de muertos en California se acercó a 80 para el mediodía del jueves, aún mucho menos que las 285 muertes en Nueva York, que se ha convertido en el epicentro nacional de la crisis del coronavirus. Pero los funcionarios dijeron que California necesitaba prepararse para muchos más casos y muertes.

“Los peores días aún están por delante”, dijo el alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, el miércoles. “Hemos tomado medidas antes y más rápido [que otras ciudades], pero nadie es inmune a este virus”.

El principal asesor médico de California dijo el miércoles que los casos de COVID-19 en el estado continuaron duplicando cada tres o cuatro días.

Ese ritmo, dijo, está a la par con el de Nueva York, donde algunos hospitales están llenos.

Si esa tasa se mantiene, los hospitales de California podrían ver un aumento en los pacientes en una o dos semanas, dijo el doctor Mark Ghaly, secretario de Salud y Servicios Humanos del estado, durante una conferencia de prensa en Facebook.

“Originalmente pensamos que se duplicaría cada seis a siete días; vemos casos que se duplican cada tres o cuatro días”, dijo Ghaly.  “Estamos observando esa tendencia muy, muy de cerca”.

Los líderes de San Francisco dijeron el miércoles que era posible que la ciudad pudiera enfrentar una crisis similar a la de la ciudad de Nueva York y quedarse corta con 1.500 ventiladores y 5.000 camas de hospital.

“Ni siquiera se trata de si necesitaremos más”, dijo el alcalde London Breed durante una conferencia de prensa de una hora de duración.

Nicholas Jewell, un investigador de bioestadísticas de la Universidad de Berkeley que ha estado rastreando la pandemia, dijo que el coronavirus se estaba extendiendo rápidamente por todo Estados Unidos, a un ritmo más rápido que o a la par con los países más afectados.

Mientras el estado sigue tratando de obtener una imagen clara del brote, Jewell dijo que el aumento esperado en las próximas semanas no significaba que las órdenes de distanciamiento social y refugio en el lugar no estuvieran funcionando.

“Sabíamos que no veríamos ningún impacto de refugio en su lugar durante al menos dos o tres semanas”, dijo. “Tenemos que ser pacientes en este punto y mantener el curso.”

El gobernador Gavin Newsom se hizo eco de ese mensaje y dijo que el estado tenía datos tempranos que indicaban que las medidas podrían estar ralentizando la propagación del virus.

“Sabemos que ha tenido un impacto en doblar esa curva y ganarnos tiempo”, dijo Newsom. “Cada día, ese es otro día en el que estamos recibiendo más activos, más recursos físicos y humanos, preparados para un peor escenario”.

En todo el estado, funcionarios de salud pública reportaron un aumento continuo en los casos de COVID-19, incluso en el condado de Los Angeles, donde el oficial de salud del condado ordenó el miércoles que todos aquellos que dieron positivo para COVID-19 se autoaíselen, junto con los que estaban cerca contacto con los infectados.

Incluyen 12 casos entre los miembros del Departamento de Policía de Los Angeles, que tenía 11 oficiales y un número de empleados civiles positivos, a partir del martes. Tres miembros del personal de comando de la policía angelino están entre la docena identificada como que han contraído el virus.

Un miembro del Los Angeles Valley College dio positivo para COVID-19, convirtiéndose en el segundo caso confirmado en el Distrito de Colegio comunitario  de Los Angeles.

Un estudiante en East Los Angeles College también dio positivo por COVID-19, dijo el presidente interino Raúl Rodríguez el domingo. Ese estudiante estaba en cuarentena y se estaba recuperando.

Los casos del virus continuaron marcando un alza en otras partes del estado.

El condado de San Bernardino registró 54 casos DE COVID-19 y dos muertes por la enfermedad a partir del jueves. El número de casos confirmados se ha triplicado en menos de una semana; el lunes, sólo había 17.

En el Condado de Riverside, 107 casos COVID-19 fueron confirmados a partir del jueves, un aumento de 37 con respecto al día anterior.

Ocho personas murieron este mes en el condado de Riverside a causa del virus. Todas esas personas tenían 70 años o más y algunas tenían condiciones de salud subyacentes, dijo la portavoz del condado, Brooke Federico. Siete de esas muertes fueron en el Valle de Coachella, y una fue en la región media del condado.

En todo el estado, se ha confirmado que más de 3.100 de los analizados tienen infecciones.

Los funcionarios de salud pública subrayaron que el número real de personas infectadas es casi con toda seguridad mayor, pero un recuento preciso es imposible porque se han dado tan pocas pruebas.

Newsom anunció que se habían realizado pruebas en el estado a más de 66.800 personas, pero dijo que eso era insuficiente para dar una imagen precisa de lo que estaba sucediendo.

Había al menos 22 laboratorios estatales, siete hospitales y dos equipos privados realizando pruebas, hasta el martes.

UCLA Health envió un mensaje a los pacientes de su red  anunciando su capacidad para administrar 500 pruebas COVID-19 diarias “en diferentes clínicas de la región y dentro de nuestros hospitales”. Los resultados de las pruebas estarán disponibles en dos o cuatro días, según el mensaje.

Hasta ahora, en el condado de L.A., más de 6.300 personas han sido analizadas para detectar el virus. De ellos, el 11% ha dado positivo. Funcionarios dijeron que 160 personas que dieron positivo habían sido hospitalizadas en algún momento por la enfermedad. Actualmente hay 44 personas hospitalizadas, cuatro de ellas de 30 años.

Aproximadamente el 1% de los que han dado positivo en el condado han muerto. La tasa de mortalidad de los Estados Unidos para COVID-19 es del 1,5%, una tasa superior a la de la gripe.

Cin información de LAT.