México extradita a EU alto mando del ‘cártel’ de Sinaloa

June 14, 2018 - por

México extradita a EU alto mando del ‘cártel’ de Sinaloa

Arturo Shows Urquidi, alias ‘Chous’. Imagen tomada de: www.dea.gov/fugitives/elp/A22E6CAF-0A48-4BFE-9058-83960D8E3825.shtml

Washington.

A falta de tres meses para que comience en Nueva York el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán, ex jefe del cártel de Sinaloa, México extraditó hoy a Estados Unidos a un presunto miembro de alto rango de esa organización criminal para que sea juzgado.

Se trata de Arturo Shows Urquidi, alias Chous, sobre el que pesan cinco cargos relacionados con narcotráfico, lavado de dinero y posesión de armas, según informó el Departamento de Justicia estadunidense. Shows Urquidi, de 47 años, iba a ser trasladado a lo largo del día ante un juez federal de El Paso, en Texas.

El inicio del juicio contra él está previsto para noviembre. De ser declarado culpable, podría pasar el resto de su vida en una prisión estadunidense. “El cártel de Sinaloa ha metido toneladas de cocaína y heroína en nuestro país durante décadas, usando la intimidación, la violencia y el asesinato para construir y proteger su imperio criminal”, manifestó el agente especial de la DEA al cargo, Kyle W. Williamson. “La extradición de Urquidi demuestra el empeño en la colaboración para la aplicación de la ley internacional con el objetivo de desmantelar los poderosos cárteles mexicanos”, añadió. La Justicia estadunidense apunta a Urquidi como el responsable de las cargas de cocaína, de las ganancias del narcotráfico y las armas de fuego del cártelde Sinaloa en los almacenes en Juárez. Urquidi estuvo entre las dos docenas de presuntos líderes del cártel que fueron procesados en 2012 por los tribunales federales estadounidenses. Entre ellos estuvo también El Chapo, cuya extradición tuvo lugar en enero de 2017. Desde entonces espera el inicio del juicio contra él en una cárcel de máxima seguridad de Manhattan.

A partir de septiembre será juzgado por 17 cargos en la Corte Federal del Distrito este de Nueva York, en el barrio neoyorquino de Brooklyn. El principal cargo al que se enfrenta es el de manejo de organización criminal. Pese a que ninguna de las acusaciones contra él es un delito de sangre, basta con que sea considerado culpable en solo una para que pueda ser condenado a cadena perpetua.