“Mi padre me pidió que estudiara para defender a mi pueblo”. Un conmovedor relato, en Palacio Nacional de la galardonada con el Premio Nacional de Derechos Humanos

December 10, 2019 - por

“Mi padre me pidió que estudiara para defender a mi pueblo”. Un conmovedor relato, en Palacio Nacional de la galardonada con el Premio Nacional de Derechos Humanos

La activista acudió esta mañana a Palacio Nacional para recibir el Premio Nacional de Derechos Humanos 2019. Foto: Gobierno de México

_________________________________________________________

Desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional, la activista precisó que es originaria de Guerrero, entidad a la que pertenece una comunidad que se llama Barranca Guadalupe, ubicada en el municipio de Ayutla de los Libres.

___________________________________________________________________________

Otilia Eugenio Manuel, dirigente de la Organización de los Pueblos Indígenas Me’phaa, recibió esta mañana el Premio Nacional de Derechos Humanos 2019, momento que aprovechó para recordar que su padre le pidió que estudiara con el objetivo de poder defender a su pueblo.

Mi padre me dijo que estudiara para defender a mi pueblo, por eso me llevó a estudiar la secundaria a la cabecera municipal”, contó la recién galardonada.

Desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional, la activista precisó que es originaria de Guerrero, entidad a la que pertenece una comunidad que se llama Barranca Guadalupe, ubicada en el municipio de Ayutla de los Libres.

“Aunque todos nos dicen tapancos, pero eso es un insulto, porque quiere decir cara sucia, cara meca. No pude terminar el bachiller por falta de dinero. No hablo bien el español, lo aprendí a la fuerza en una casa que consiguió mi padre para que pudiera estudiar la secundaria. Los de la casa se enojaban y me maltrataban porque no entendía en su lengua”, narró.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, afirmó que llegó a Palacio Nacional después de luchar muchos años por la justicia y los derechos humanos, por lo que ahora, como autoridad,  “no podemos olvidar de dónde venimos, qué hemos hecho y cuáles son las causas que siempre hemos defendido”.

“Dicen que el poder atonta a los inteligentes y que a los tontos los vuelve locos. Nosotros estamos bien parados, firmes y actuamos con aplomo porque tenemos ideales y tenemos principios que es lo que más nos importa, nuestra honestidad, es lo que consideramos más importante en nuestra vida. De modo que no vamos a cambiar nuestra manera de pensar y de ser, aún ocupando este cargo”, precisó.

Frente a los medios de comunicación, el mandatario reiteró su compromiso de velar por la no violación de los derechos humanos en el país, ya que antes el principal violador de los derechos humanos era el Estado.

“Ahora no es así porque no se permite la violencia, la tortura, el aniquilamiento, las masacres, las desapariciones, la impunidad y si algún servidor público viola derechos humanos, es castigado. No se tolera la violación de los derechos humanos y esto que es un verdadero cambio se hace posible porque cuento con el apoyo de servidores públicos sensibles y destaco aquí que cuento con el apoyo de las Fuerzas Armadas, que están ayudando para garantizar la seguridad pública sin violar los derechos humanos. Esto es muy importante porque necesitamos vivir en paz, con tranquilidad”, agregó.

López Obrador, indicó que una de las prácticas de los viejos tiempos fue la simulación de que se protegían los derechos humanos, “que había transparencia y en realidad todo eso era pura demagogia”.

“Se creaban organismos supuestamente independientes, sí eran independientes del pueblo, pero no del poder, estaban como apéndices, subordinados a los poderosos. Costaba muchísimo mantenerlos”, finalizó.