“Mientras los afroamericanos no puedan respirar, no descansaremos”, asegura el Sindicato de Maestros de Los Angeles al patentizarles su apoyo y ofrecer su contribución para “desmantelar el racismo institucional deshumanizador”

June 2, 2020 - por

“Mientras los afroamericanos no puedan respirar, no descansaremos”, asegura el Sindicato de Maestros de Los Angeles al patentizarles su apoyo y ofrecer su contribución para “desmantelar el racismo institucional deshumanizador”

Foto: Elijah Nouvelage/Getty

Sus vidas, su dolor, su lucha importan, destacó. Demandó acusación penal para policías por el asesinato de George Floyd, aunque destacó que “la injusticia racial va más allá del sistema de justicia”. Asegura que los estudiantes de color son más propensos a tener todo tipo de carencias en las escuelas, que no han satisfecho sus necesidades por generaciones. Destaca que ellos han pagado con su sangre el progreso de este país y, por tanto, merecen una vida digna y el mejor trato. Define que “ser educador en el 2020 debe significar estar comprometido con la lucha por la justicia racial y social”. Texto íntegro del pronunciamiento del organismo magisterial.

_______________________________________________________________________________________________________

“Mientras los negros no puedan respirar, no descansaremos”. Con esta tesis, el Sindicato de Maestros de Los Angeles  patentizó su adhesión y solidaridad con la comunidad afroamericana y con el movimiento Black Lives Matter y su compromiso por luchar por mejores condiciones de vida para ellos, a partir de su contribución para que sea desmantelado el “racismo institucional deshumanizador”.

“Para todos los educadores negros, empleados de escuelas negras, estudiantes negros, padres y tutores negros, y miembros negros de nuestras comunidades: Sus vidas importan. Tu dolor importa. Tu lucha importa”, manifestó UTLA, siglas del organismo magisterial

Destacó, igualmente, el ataque sistemático contra los afroamericanos incrustado en una historia de racismo contra ellos.

Suscrito por los miembros de la mesa directiva de UTLA,  el pronunciamiento manifiesta que los cuatro oficiales de la policía de Mineapolis deberían ser acusados penalmente del asesinato de George Floyd, aunque enfatizó: “Sabemos que la injusticia racial va más allá del sistema de justicia”.

Y expuso:

“En Los Angeles y en ciudades de todo el país, los estudiantes negros son más propensos a asistir a escuelas con poco recursos y enfrentar tasas más altas de expulsión y disciplina. Los estudiantes negros son más propensos a carecer de acceso a la atención médica, vivir en hogares de crianza, estar inseguros en la vivienda o tener un padre que está encarcelado debido a la desigualdad racial en el sistema de justicia. Estas realidades reflejan el racismo institucional deshumanizador que debe ser desmantelado”.

La organización magisterial reconoció que “las escuelas públicas no han satisfecho las necesidades de los estudiantes negros durante generaciones”.

Recordó que “los negros pagaron por este progreso del país con su sangre” y, por tanto, merecen una vida y trato mejor, con escuelas a las que hay que despenalizar para que los afroamericanos se sientan seguros y apoyados.

UTLA destaca que “ ser educador en el 2020 debe significar estar comprometido con la lucha por la justicia racial y social”.

TEXTO INTEGRO DEL PRONUNCIAMIENTO

A continuación se publica íntegro el pronunciamiento de UTLA:

Los educadores tienen un papel crítico que desempeñar en el desmantelamiento del racismo en nuestras comunidades.

Para todos los educadores negros, empleados de escuelas negras, estudiantes negros, padres y tutores negros, y miembros negros de nuestras comunidades: Sus vidas importan. Tu dolor importa. Tu lucha importa.

Los asesinatos sin sentido de George Floyd, Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y Tony McDade son sólo los últimos ultrajes del racismo sistémico que infecta todos los elementos de nuestra sociedad. Este es un momento de cuenta. Si bien creemos que los cuatro oficiales deberían ser acusados penalmente del asesinato de George Floyd, sabemos que la injusticia racial va más allá del sistema de justicia.

En Los Angeles y en ciudades de todo el país, los estudiantes negros son más propensos a asistir a escuelas con poco recursos y enfrentar tasas más altas de expulsión y disciplina. Los estudiantes negros son más propensos a carecer de acceso a la atención médica, vivir en hogares de crianza, estar inseguros en la vivienda o tener un padre que está encarcelado debido a la desigualdad racial en el sistema de justicia. Estas realidades reflejan el racismo institucional deshumanizador que debe ser desmantelado.

Necesitamos tener conversaciones valientes entre nosotros y reconocer que nuestras escuelas públicas no han satisfecho las necesidades de los estudiantes negros durante generaciones.

Con demasiada frecuencia, nuestras escuelas son espacios donde los estudiantes y las familias negros no se han sentido seguros y apoyados debido a las políticas de búsqueda “aleatorias”, el uso de gas pimienta y la presencia de la policía. Debemos hacerlo mejor por nuestros estudiantes traumatizados. Debemos echar un vistazo a cómo se está vigilando nuestras escuelas. Debemos despenalizar nuestras escuelas.

Nuestro papel como educadores públicos nos posiciona de manera única para crear y mejorar servicios y programas que centren las necesidades de los más marginados, incluyendo currículo inclusivo y prácticas disciplinarias restaurativas.

Los educadores, cada uno de nosotros, tenemos que mirarnos a nosotros mismos, no sólo en momentos cataclísmicos como ahora, sino todos los días en el futuro, cada vez que planificamos una lección, elegimos un libro de texto, interactúemos con un estudiante, colega o padre de color. Ser educador en 2020 debe significar estar comprometido con la lucha por la justicia racial y social. Esto requerirá conversaciones y acciones audaces como miembros y colegas del sindicato. No lo haremos bien cada vez, pero nos esforzaremos por apoyarnos mutuamente.

Más que en cualquier otro momento de la historia, este momento muestra que debemos invertir en nuestros estudiantes más vulnerables, incluyendo apoyos de salud mental ampliados y programas de estudios étnicos robustos para empoderar a los estudiantes negros con la potencia de sus propias historias. Tenemos que mirar con fuerza la policía escolar, lo que realmente se necesita para mantener las escuelas seguras frente a lo que es una extensión peligrosa de una presencia policial opresiva en nuestras comunidades.

Participaremos en nuestros miembros y desarrollaremos capacitaciones y recursos para los miembros y el personal de UTLA sobre cómo eliminamos los sesgos implícitos y creamos vías para la justicia racial y el apoyo a nuestros colegas negros, estudiantes negros, padres y tutores negros, y miembros negros de nuestras comunidades.

Apoyamos Black Lives Matter y la lucha por las vidas negras porque hay un ataque específico y sistemático contra los negros incrustado en una historia de racismo anti-Negro.

Nadie nace racista. El racismo se aprende. Es una construcción social y política que puede ser manipulada cuando es conveniente por aquellos que desean dominar a los demás en nuestra sociedad.

Tenemos que creer que podemos eliminar estas construcciones y sesgos. En nuestro núcleo, los educadores creen que las personas pueden cambiar y que las instituciones pueden cambiar. En medio del dolor y la rabia, hay señales de progreso: casi todos los rincones de la nación han sido tocados por protestas pacíficas, con decenas de miles de personas que se llevan a las calles para exigir el fin del asesinato de los negros. Los jefes de policía en varias ciudades han criticado la muerte de George Floyd, un cambio en el mar de las reacciones a la violencia policial del pasado. Y una franja más amplia de estadounidenses blancos están lidiando con privilegios blancos y están mirando hacia adentro, cómo se han beneficiado del racismo institucional.

Los negros pagaron por este progreso con su sangre. Honramos su sacrificio con todo lo que hacemos avanzando para construir una sociedad más justa y antirracista.

Mientras los negros no puedan respirar, no descansaremos.

En Solidaridad,

Alex Caputo-Pearl, Presidente de UTLA y Vicepresidente Electo de UTLA NEA

Cecily Myart-Cruz, Vicepresidenta de UTLA NEA y Presidenta Electa de UTLA

Juan Ramírez, Vicepresidente de UTLA AFT

Gloria Martinez, Vicepresidenta de la Primaria UTLA

Daniel Barnhart, Vicepresidente De Secundaria de UTLA

Alex Orozco, tesorero de UTLA

Arlene Inouye, Secretaria de  UTLA

Julie Van Winkle, Vicepresidenta Secundaria de UTLA