Netflix desplazó a Disney como insignia de la hegemonía cultural de EU

June 27, 2018 - por

 Netflix desplazó a Disney como insignia de la hegemonía cultural de EU

“Es un desplazamiento que se da a la interna de la industria del entretenimiento que implica un conflicto por disputarse quienes tendrían la hegemonía”, afirma el sociólogo venezolano Miguel Ángel Contreras Natera, acerca de la consolidación de Netflix como líder mundial en la producción de contenidos, relegando a Disney a un segundo lugar.

El 24 de mayo se conoció que la plataforma de streaming había rebasado a Disney como empresa de entretenimiento y medios más valiosa del mercado por primer vez en la historia. Ese mismo día la compañía anunció que se asociaba con Telefónica en Europa y América Latina y tres días antes se había conocido otro dato relevante: un contrato exclusivo con la productora del expresidente Bárack Obama.

“Hoy Netflix (…) está logrando que las cosas que se planteaban en los años 1980-1990 como alternativa ya son parte del nuevo consenso”, señala Contreras Natera.

En esa época la discusión la daban los franceses en las llamadas rondas del GATT que luego dieron origen a la Organización Mundial del Comercio.

“Francia decía que un bien de primera necesidad tenía que ver con el cine y entonces trataban de irrumpir contra la hegemonía cultural de EEUU”, dice Contreras Natera al explicar la intención francesa de preservar las industrias nacionales y promover, al amparo de las reglas del comercio mundial, la generación e intercambio de productos culturales.

El país europeo no lo logró en aquel entonces y el cine quedó por fuera de los acuerdos comerciales. Décadas después, en 2018, el Festival de Cannes en territorio galo rompiólos acuerdos que tenía con Netflix al imponer que las películas o documentales habilitados para concursar tienen que haberse estrenado primero en salas de cines, algo que con Netflix rara vez pasa.

El valor de mercado por encima de Disney al que llegó Netflix es el resultado de un proceso sostenido dentro de la industria del entretenimiento estadounidense, pero no revierte la ecuación general: EEUU sigue siendo el poder hegemónico cultural, y en eso Disney y su fundador tuvieron mucho que ver.

Entre todas las explicaciones que pudieron llevar a Netflix hasta este presente, el sociólogo venezolano utilizó como ejemplo la serie House Of Cards, que con un discurso en apariencia antisistema mostraba la corrupción más despiadada dentro de la Casa Blanca y del sistema político estadounidense en general.

“El hecho de que lo antisistémico se convirtió en interpelador de la realidad indica la necesidad que había de este tipo de contenidos, que estaban completamente codificados en Hollywood, donde todo ya está dicho, todo está realizado y es imposible irrumpir contra su narrativa. Por eso un programa como este rompía con ese falso consenso”

NOTICIA RELACIONADA