La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português 简体中文 日本語 Русский Français Deutsch

No hay evidencia de amenazas en Washington. Investigan hasta militares comisionados en la toma de posesión de Biden

January 18, 2021 - por

No hay evidencia de amenazas en Washington. Investigan hasta militares comisionados en la toma de posesión de Biden

Las tropas de la Guardia Nacional reciben armas y municiones fuera del edificio del Capitolio de EE.UU., el domingo 17 de enero de 2021.

A dos días de la toma de posesión el miércoles del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, el Departamento Federal de Investigaciones, FBI, está realizando un control de seguridad de los 25.000 miembros de la Guardia Nacional asignados a Washington para proteger el evento, en medio de las preocupaciones de un posible ataque interno.

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, le dijo a Associated Press que hasta el momento no tiene evidencias de eventuales amenazas y que por ahora la investigación no ha revelado ningún problema entre los miembros de la Guardia Nacional.

“Continuamente estamos pasando por el proceso, y examinamos en segundo y tercer lugar a cada una de las personas asignadas a esta operación”, dijo McCarthy, que además explicó que existen informes de inteligencia que sugieren que grupos externos están organizando manifestaciones armadas previas al día de la investidura de Biden.

La seguridad del evento centra la atención mucho más que en ocasiones anteriores, debido que esta toma de posesión se produce dos semanas después de que miles de partidarios del presidente saliente, Donald Trump, irrumpieran en el Capitolio de Estados Unidos de forma violenta. En el incidente murieron cinco personas.

FILE PHOTO: Police speak to supporters of U.S. President Donald Trump, including Jacob Chansley, also known as Jake Angeli, in…
Investigadores identifican a más de una decena de grupos extremistas en asalto al Capitolio
Los investigadores afirman que grupos nacionales, delegaciones estatales más pequeñas y entidades regionales autónomas extremistas participaron de una forma u otra en el asalto al Capitolio.

El presidente Trump había instado s sus seguidores a marchar hacia el edificio del Capitolio mientras los legisladores se reunían para certificar la victoria de Biden.

El área alrededor del Capitolio es un campamento armado, con cercas y alambradas que rodean los terrenos. Las autoridades también han cerrado el National Mall junto con carreteras y estaciones de Metro en gran parte del centro de Washington. También están se han cerrado los puentes que conectan a Washington con el estado de Virginia.

Miles de soldados de la Guardia Nacional y agentes de la ley están estacionados en el área para protegerla de eventuales hechos de violencia.

Calles de Washington DC a tres días de toma de posesión (3)
En Fotos: La capital de EE.UU. desierta a tres días de la juramentación de Biden-
A solo tres días de la toma de posesión del presidente electo, Joe Biden, Washington, D.C. permanece militarizada mientras se prepara para la ceremonia del miércoles 20 de enero al mediodía. Agentes de la Guardia Nacional y policías locales y federales custodian el centro de la ciudad. Las fotografías muestran algunas de las medidas de seguridad tomadas luego del asalto al Capitolio el pasado 6 de enero por parte de seguidores del presidente Donald Trump.

Pese a las preocupaciones de seguridad, Biden planea seguir adelante con la ceremonia de investidura en su ubicación tradicional.

“Nuestro plan y nuestra expectativa es que el presidente electo Biden ponga su mano sobre la Biblia con su familia afuera, en el lado oeste del Capitolio, el 20 (de enero)”, dijo Kate Bedingfield, directora de comunicaciones de Biden, al programa “This Week” de ABC .

Además explicó que el equipo de Biden tiene “plena fe en el Servicio Secreto de Estados Unidos y otras agencias, que han estado trabajando durante más de un año en la planificación para garantizar que (la investidura) sea segura”.

Trump no ha concedido la victoria ni felicitado a Biden, aunque ha reconocido que habrá una “nueva administración” el miércoles.

Ignorando 160 años de la tradición estadounidense que indica que un presidente saliente asiste a la ceremonia de juramentación de su sucesor para demostrar una transferencia pacífica de poder, Trump anunció que no asistirá.

El vicepresidente Mike Pence tiene previsto asistir.

Trump, en cambio, planea salir de Washington el miércoles por la mañana con una ceremonia de alfombra roja mientras aborda el Air Force One para tomar un vuelo hacia su residencia en Florida.

El plan de Trump ha suscitado críticas. Un grupo de cinco miembros demócratas de la Cámara de Representantes se dirigieron en una carta el sábado al secretario de Defensa en funciones, Christopher Miller, y al presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Mark Milley, instando al Pentágono a no desviar recursos para lo que catalogaron como una “ceremonia de salida disruptiva del presidente saliente”.

“La acción propuesta es imprudente, poco convencional y lo que es más importante, pone en riesgo la seguridad nacional innecesariamente al desviar el personal y los recursos esenciales de la protección del Capitolio de Estados Unidos, donde estarán representadas todas las instituciones del gobierno, para brindar seguridad, protección y transporte del presidente saliente”, escribieron los legisladores Sheila Jackson Lee y Jan Schakowsky y los congresistas André Carson, Steven Cohen y Danny Davis.

La semana pasada, la Cámara de Representantes acusó a Trump por segunda vez de incitar a la insurrección, y su juicio en el Senado comenzará poco después de la toma de posesión de Biden. Si es declarado culpable, Trump, el primer presidente de Estados Unidos en ser acusado dos veces, podría no volver a ocupar el cargo.

Sin embargo, antes de dejar el cargo, se espera que Trump otorgue varios indultos más, posiblemente a partidarios clave condenados por delitos o que enfrentan juicios. Personas familiarizadas con el asunto dijeron que Trump se reunió el domingo con ayudantes para finalizar una lista de más de 100 indultos y conmutaciones para emitir antes de que finalice su mandato.

Los asesores de la Casa Blanca han dicho que Trump ha tenido discusiones sobre perdonarse preventivamente a sí mismo y a otros miembros de la familia, pese a que ninguno de ellos ha sido acusado de ningún delito, pero que en este momento no se espera que lo haga.

Bedingfield dijo el domingo que Biden planea presentar una visión “positiva y optimista” para el país en su discurso inaugural el miércoles y “tratar de pasar página sobre la división y el odio de los últimos cuatro años” bajo el gobierno de Trump.

“Creo que eso es lo que quieren los estadounidenses de todo el país”, dijo Bedingfield. “Quieren un gobierno que una vez más se concentre en hacer lo correcto por ellos y ayudarlos en su vida diaria”.

Una vez en el poder, Biden planea revocar rápidamente numerosas políticas de Trump. El jefe de gabinete entrante de la Casa Blanca, Ron Klain, dijo el sábado por la noche que Biden “está asumiendo la presidencia en un momento de profunda crisis para nuestra nación. Nos enfrentamos a cuatro crisis superpuestas y agravantes: la crisis de COVID-19, la crisis económica resultante, la crisis climática y una crisis de equidad racial”.

U.S. President-elect Joe Biden arrives to introduce key members of his White House science team at his transition headquarters…
Biden presenta su agenda de primeras acciones ejecutivas.
Biden buscará actuar con rapidez para redirigir el país después de la presidencia de Donald Trump sin esperar por el Congreso.

QUE QUERIAN VENDER EN RUSIA LA COMPUTADORA ROBADA A PELOSI DE SU OFICINA,

100 DETENIDOS POR EL ASALTO AL CAPITOLIO

Una cacería humana estaba en marcha el lunes para una mujer de Pensilvania sospechosa de robar una computadora portátil de las oficinas de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-San Francisco) durante el ataque al Capitolio de los Estados Unidos, posiblemente con la intención de entregar el dispositivo al gobierno ruso, dijo el FBI.

La revelación se produjo cuando las tropas y la policía patrullaron Washington en una demostración de fuerza, tratando de asegurar la próxima toma de posesión del presidente electo Joe Biden. Incluso el Monumento a Martin Luther King Jr. se mantuvo fuera de los límites detrás de las barreras de seguridad en las vacaciones federales dedicadas al líder de los derechos civiles.

La policía y los agentes federales han detenido a unas 100 personas que atacaron el Capitolio y han abierto al menos 275 investigaciones sobre los extremistas pro-Trump que irrumpieron en el Capitolio el 6 de enero para interrumpir el escrutinio oficial de los votos electorales que consolidan la victoria de Biden en noviembre sobre el presidente Trump.

Entre los que el FBI estaba buscando estaba Riley June Williams, a quien los funcionarios alegaron que fue capturado en video que parecía dirigir a los intrusos por una escalera en dirección a la oficina de Pelosi. Una vez en el espacio de trabajo del orador, que es tercero en línea con la presidencia, Williams puede haber robado una computadora portátil, el FBI reveló en las presentaciones judiciales.

Un socio romántico de Williams le dijo al FBI que el residente de Harrisburg, Pa. “tenía la intención de enviar el dispositivo informático a un amigo en Rusia, que luego planeaba vender el dispositivo a SVR, el servicio de inteligencia extranjero de Rusia”, escribió un agente.

El FBI estaba investigando los reclamos, pero aún no ha podido confirmar la propina, escribió el agente del FBI Jonathan Lund, quien agregó que Williams había eliminado sus cuentas de redes sociales y parecía estar huyendo.

El caso contra Williams —se le acusa de entrar en un edificio restringido, interrumpir el gobierno ordenado y participar en conductas desordenadas— es una de las docenas presentadas por las autoridades federales desde la turba que asaltó el Capitolio. Los acusados representan una amplia sección transversal de los partidarios de Trump, incluyendo presuntos supremacistas blancos, Proud Boys y entusiastas de la conspiración de QAnon.

También incluyen un ex campeón olímpico de natación y un conocido músico de heavy metal, Jon Ryan Schaffer, quien reclama la membresía en el grupo de milicias extremistas The Oath Keepers.

Schaffer fue arrestado este fin de semana y acusado de rociar a agentes de la policía del Capitolio con spray de oso durante el ataque, los registros muestran.

Un grupo de presuntos insurrectos que ha despertado ansiedad entre los funcionarios de seguridad nacional son los oficiales de policía y el personal militar actual y ex policía que se unieron al ataque.

A la luz de esas preocupaciones sobre una posible amenaza privilegiada, el ejército y el FBI están investigando a miles de tropas de la Guardia Nacional asignadas para proteger el Capitolio y el centro de Washington para asegurarse de que no representan ningún peligro, dijeron los funcionarios.

A medida que aumentaba la tensión con sólo dos días hasta que Biden fue inaugurado, el complejo capitolio fue cerrado y evacuado después de lo que los funcionarios llamaban una “amenaza de seguridad externa”, que resultó ser un incendio bajo un paso elevado cercano.

El departamento de bomberos de Washington, D.C., informó que el incidente involucró a un individuo que vivía en una tienda de campaña usando un tanque de propano. El Servicio Secreto de EE.UU. dio un todo claro poco después. “No hay amenaza para el público”, dijo la agencia, que está a cargo de los preparativos de seguridad en el centro a través de la inauguración.