No hay recesión pero sí desaceleración económica, que será superada en el segundo semestre, afirma el titular de Hacienda

July 31, 2019 - por

No hay recesión pero sí desaceleración económica, que será superada en el segundo semestre, afirma el titular de Hacienda

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, durante la presentación del “Informe Trimestral sobre la situación económica de las finanzas públicas y la deuda pública” en la Ciudad de México, el 31 de julio de 2019. Foto Cristina Rodríguez

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, aseguró que la economía mexicana no está en una recesión técnica pero reconoció que sí hay una desaceleración económica. Sin embargo, confió en que en la segunda parte del año se presente un mayor dinamismo como resultado del anticipo del gasto y del adelanto de las licitaciones para la construcción de infraestructura.

Con la inusitada presencia del funcionario en la conferencia de prensa para presentar los resultados del Informe Sobre Finanzas Públicas y Deuda Pública correspondiente al segundo trimestre de 2019, Herrera Gutiérrez aclaró: ¨Una recesión no es una crisis, las recesiones pasan frecuentemente en el país. A veces pasan en periodos importantes pero a veces pasan en periodos relativamente pequeños por ejemplo una vez hubo una recesión oficial en el año 2000”.

Al hablar sobre las recientes medidas para empujar la economía mexicana como es el caso de la utilización de 485 mil millones de pesos en la segunda mitad del año, consideró que “van en el sentido correcto”.

De hecho, dijo,  lo que estamos esperando es que vamos a tener un crecimiento positivo y mucho más dinámico en el segundo semestre de lo que vimos en el primero”, estimó.

En la presentación estuvieron también presentes la subsecretaria Victoria Rodríguez Ceja, el titular de la Unidad de Planeación Económica, Alejandro Gaytán y Francisco Javier Arias, Jefe de la Unidad de Política y Control Presupuestal, quienes informaron que hacia el final del año se podrían utilizar alrededor de 120 mil millones de pesos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) con el propósito de compensar la caída en la captación de recursos petroleros derivado de la caída en la plataforma de extracción de crudo y así estabilizar el gasto público.

Durante su sorpresiva presencia en la rueda de prensa, marcando un formato inusual, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, indicó que con el resultado del crecimiento económico en el segundo trimestre del año de 0.1 por ciento , “México no está en recesión”.

Explicó que como parte estructural de la política fiscal del gobierno se implementan una parte de los programas sociales conocidos que ayudan a mitigar los efectos económicos entre los que menos tienen. “Estos programas ayudan a proteger el nivel de bienestar de la población durante la desaceleración”.

Destacó: “Estamos haciendo cosas para apoyar la economía ahora” porque ha sido muy bien recibido por distintos sectores. “La Secretaria de Economía nos dijo que todavía puede invertir 20 mil millones de pesos más y gobiernos estatales que dijeron sobre los proyectos conjuntos pueden acelerar este tipo de inversiones”.

Más adelante, Arturo Herrera señaló que actualmente no se cuenta con una política fiscal anticiclica por lo que en un futuro, “en el mediano plazo, tendremos una política contraciclica porque hoy no la tenemos. Tenemos algo muy parecido porque el FEIP va a funcionar como un fondo contraciclico al cubrir los ingresos faltantes, ya sea por desaceleración o por estimaciones optimistas en la recaudación de los ingresos , lo que se hará en el mediano plazo, pero no se incluirá en el paquete económico del 2020 que se enviará al Congreso en septiembre próximo, puntualizó.

“Lo que estamos esperando es que vamos a tener un crecimiento positivo, probablemente muchísimo más dinámico en el segundo semestre de lo que vimos en el primer trimestre”, aseguró.

De acuerdo con Herrera, en el futuro próximo hay acontecimientos que pueden ayudar a la economía nacional como la esperada decisión de la Reserva Federal (FED por su siglas en inglés) de una reducción en su tasa de fondeo de 25 puntos base que podría detonar políticas monetarias acomodaticias  y la eventual ratificación del Tratado comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC).