Nuevas restricciones en el sur de California y Valle de San Joaquín que impactan en 33 millones de habitantes, a partir de esta noche, hasta el 28 de diciembre

December 6, 2020 - por

Nuevas restricciones en el sur de California y Valle de San Joaquín que impactan en 33 millones de habitantes, a partir de esta noche, hasta el 28 de diciembre

Ultimo reporte oficial.

A partir de esta noche habrá restricciones en el Sur de California y el Valle de San Joaquín que terminarán el 28 de diciembre, a condición de que haya disminuido la pandemia. La principal disposición es que los habitantes queden en casa y sólo salgan para cuestiones esenciales. Además, múltiples actividades comerciales serán sensiblemente disminuidas.

La disposición involucra a 33 millones de personas, el 84% de la población del estado. Aunque no es tan severa como la de la primavera, ocurre en un tiempo en el que los habitantes suelen salir de compras, de celebración, de convivencia de fin de año. Esto, desde luego, ha generado descontento en algunos sectores.

La medida del gobernador Gavin Newsom se debe al rápido incremento del hospitalizaciones por coronavirus, confirmaron funcionarios estatales pocas horas antes de que el condado angelino reportara uno de sus mayores totales diarios de nuevos casos.

La orden de “estancia regional en el hogar” entra en vigor a las 11:59 p.m.  La disponibilidad de camas de la unidad de cuidados intensivos (UCI, siglas en ingés) se mantuvo por debajo del 15% después de la actualización diaria del sábado, según el Departamento de Salud Pública de California.

La capacidad disponible de la UCI 11 condados de la región del sur de California fue del 12,5% el sábado, lo que representa una disminución del 13,1% el día anterior. El Condado de Orange tenía el 20% de sus camas de UCI disponibles, pero se esperaba que ese número disminuyera después de que el condado publicara su actualización diaria.

La capacidad de UCI en el Valle de San Joaquín bajó al 8,6% el sábado.

El mandato oficial obliga el cierre de estas empresas e instalaciones recreativas:

— parques infantiles interiores y exteriores;

— instalaciones recreativas cubiertas;

— peluquerías;

— servicios de cuidado personal;

— museos, zoológicos y acuarios;

— salas de cine;

— bodegas;

— bares, cervecerías y destilerías;

— centros de entretenimiento familiar;

— salas de cartas y apuestas por satélite;

— servicios limitados;

— deportes de audiencia en directo;

— parques de atracciones.

Se permitirá que las escuelas con exenciones permanezcan abiertas, junto con “infraestructura crítica” y tiendas minoristas, que se limitarán al 20% de la capacidad.

Los restaurantes solo estarán restringidos al servicio de comida para llevar y entrega. Se permitiría a los hoteles abrir “solo para el apoyo a infraestructuras críticas”, mientras que las iglesias se limitarían a servicios al aire libre solamente. La producción de entretenimiento, incluidos los deportes profesionales, podría continuar sin audiencias en vivo.

Algunas de esas restricciones ya están en vigor en determinados condados.

AL ALZA EL VIRUS EN CALIFORNIA

De acuerdo a las últimas cifras del Departamento de Salud de California, hay en el estado un millón 311 mil 625 contagiados y 19 mil 791 fallecidos.

Los mayormente afectados son los latinos, con el 48.4% de contagios, cuando son el 38.9% de la población  estatal, los blancos, con 30.5%, y el 36.6% de la población y los afroamericanos, 116% de infectados y representan el 15.4% de los californianos.

En el Condado de Los Angeles,  Salud Pública ha identificado 421.881 casos positivos de COVID-19 en todas las áreas del condado de L.A. y un total de 7.782 muertes.

La titular de la dependencia, Bárbara Ferrer hizo este llamado:

“ Esta es una crisis de salud que requiere que todos tomemos medidas y seamos diligentes.  Todos deben tomar medidas personales para protegerse y proteger a los demás. No podemos permitirnos lapsos en las medidas de seguridad recomendadas directas porque tienen consecuencias mortales. Es un error relajarse y bajar la guardia.  Quedarse en casa es la mejor manera de protegernos a nosotros mismos, a los que amamos y a los más vulnerables de nuestras comunidades”.

El gobernador Gavin Newsom habría advertido el jueves que la región del sur de California podría cumplir ese detonante en cuestión de días. La región del sur de California está formada por los condados de Orange, Los Angeles, Riverside, San Diego, Imperial, Inyo, Mono, San Bernardino, San Luis Obispo, Santa Bárbara y Ventura.

La orden de permanecer en casa estará en vigor durante tres semanas y los residentes sólo podrán organizar reuniones entro de sus hogares. Las regiones podrán salir del pedido el 28 de diciembre si las proyecciones de capacidad de la UCI para el mes siguiente están por encima o iguales al 15%.

La Agencia de Atención Médica del Condado de Orange reportó 1.966 nuevos casos de COVID-19 y 15 muertes adicionales el sábado, con lo que el total del condado ascendió a 84.853 casos y 1.618 muertes. El número de residentes del condado hospitalizado con el virus saltó en casi 100 — de 746 a 842, un nuevo máximo. El número de pacientes en cuidados intensivos disminuyó de 195 a 193. La UCI alta — 245 — se estableció a mediados de julio.

El porcentaje de camas de UCI disponibles en el Condado de Orange se sitúa en el 18%, en vez del 20% del viernes.

El sheriff del Condado de Orange, Don Barnes, dijo el sábado que sus ayudantes no estarían haciendo cumplir la orden.

“El cumplimiento de las órdenes de salud es una cuestión de responsabilidad personal y no de aplicación de la ley”, dijo Barnes. “El Departamento del Sheriff del Condado de Orange seguirá siendo consistente en nuestro enfoque. Los ayudantes del Sheriff del Condado de Orange no serán enviados a responder, llamadas de servicio para hacer cumplir con las coberturas faciales, reuniones sociales u órdenes de estadía en casa solamente. Los oficiales responderán a los llamamientos para una posible conducta delictiva y para la protección de la vida y la propiedad. Nuestras acciones siguen siendo coherentes con las protecciones de los derechos constitucionales.

Agregó:

“… Como hemos hecho a lo largo de esta pandemia, debemos seguir siendo diligentes en prevenir la propagación del virus siguiendo las recomendaciones de salud pública, como llevar una cara que cubra y practicar el distanciamiento social. Por el contrario, los encargados de formular políticas no deben penalizar a los residentes por ganarse el sustento, salvaguardar su salud mental o disfrutar de nuestras libertades más preciadas”.