La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português Français Deutsch

Oferta laboral

May 12, 2022 - por

Oferta laboral

Monterrey, N.L.

Creo que en la cuestión de los médicos cubanos, muchos están viendo los árboles, pero no el bosque.
Voy a ser muy reduccionista. El “Movimiento Médico 22 de junio”, es una escisión del Movimiento “Yo soy 17”, este último, nacido a raíz de una demanda contra un grupo de médicos de la ciudad de Guadalajara. Y el 22 de junio de 2014, salimos a manifestarnos en contra del acto de criminalización que estaban padeciendo.
Pero, sin ánimo de parecer paranoide, pareciera que hubo un acuerdo tácito entre las autoridades gubernamentales en ese momento, y las autoridades de los diversos colegios y asociaciones médicas.
Y dicho acuerdo establecería lo siguiente: “Yo gobierno, voy a reducir plazas para estudiantes y residentes de medicina, y voy a privatizar la salud. Pero ustedes médicos, si quieren una práctica médica cómo la estadounidense, deben aceptar un aumento en las demandas contra su gremio”.
Sí fue así o no, los hechos igual confirmaron un intento de privatización de la salud, y un indiscutible aumento en las demandas contra el personal de salud.
Y hoy, ante un intento de rescatar la salud pública, el gremio médico juega con la carta de que no hay suficientes médicos; o la de que sí los hay, pero muchos están desempleados. Cualquiera que trabaje en la medicina pública puede constatar lo anterior.
Pero, el actual gobierno, que se puede describir como muy “socarrón”, solo atinó a decir: “Pues, si no hay médicos, o los pocos que hay no quieren ir a algunas zonas, pues los traigo del extranjero”.
Hay algunos detalles que muchos aún no han visto. Y, si los han visto, nadie los escucha.
Muchos médicos jóvenes que entran a los institutos públicos de salud están renunciando, simplemente, porque les quitaron una jubilación dinámica. Y la carga de trabajo no compagina con una buena pensión al término de tu ciclo laboral. Así que, si este gobierno no enmienda las reformas laborales de 2004 y sobre todo, la de 2008; no importa cuántos hospitales abra o si federaliza el sistema de salud, y lo hace universal. Porque el sistema va a implosionar por falta de personal, y volveríamos al punto de salida.
Y, segundo: buscar buenos estudiantes de las áreas marginadas y becarlos para que estudien medicina, enfermería, y otras áreas de la salud. Pero al término de sus estudios, que regresen a sus comunidades para que lo que se invirtió en ellos pueda ser aprovechado por todos. Y que sean compromisos escritos.
Seamos realistas, a todos nos gusta la práctica privada. Pero se requiere un robusto sistema de salud pública. Porque he visto no pocas veces como alguien que pagó por una cobertura médica toda su vida, en cuanto padeció una enfermedad “catastrófica”, perdió dicha cobertura.
A todos nos gusta vivir en la ciudad. Pero se requiere ofrecer servicios de salud en las áreas rurales.
Y todos queremos retirarnos con una pensión digna. Así que si donde me contratan no me pueden ofrecer eso, buscaré otro lugar, o buscaré ahorrar por mis propios medios.
Para evitar discusiones estériles, lo mejor es decir las cosas como son.
Terminando con la cuestión de la criminalización, por diversos convenios internacionales, las leyes actuales no se pueden cambiar. Lo anterior porque son para proteger al paciente. Así que la mejor defensa es un consentimiento informado lo más completo posible, y darle al paciente toda la información que se pueda. Y asegurarnos de que comprendió lo que se le dijo, no lo que quiso escuchar. Eso, no te va a salvar de un posible proceso, pero si te da más posibilidades de que dicho proceso no avance en tu contra.
Así que, si no han estudiado Bioética, les sugirió empezar.