Padres y madres denuncian desconexión de políticas y del manejo de recursos del distrito escolar por un sistema informativo limitado, excluyente de la mayoría

October 8, 2019 - por

Padres y madres denuncian desconexión de políticas y del manejo de recursos del distrito escolar por un sistema informativo limitado, excluyente de la mayoría

Madres de familia que trataron sobre el LCAP.

Madres de familia mostraron su decepción porque el distrito escolar aprobó el Plan de Control y Responsabilidad Local (LCAP, siglas en inglés) 2017-2020, pese a “sus irregularidades”. Aseguran que está hecho para ser transparente el manejo de recursos y excluye a la mayoría de padres, además de que pretende informar sobre sus políticas pero su comunicación social es en extremo limitada.

La Junta Educativa del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD), aprobó el 1 de octubre el Plan de Control y Responsabilidad Local (LCAP, siglas en inglés) 2017-2020.

Juan Ramírez, vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés), aseguró que la mala comunicación de las autoridades escolares genera suspicacias que son aprovechadas por grupos o dirigentes que tratan de denigrarlas argumentando que hacen mal uso de recursos.

Juan Ramírez, vicepresidente de UTLA.

El dirigente de docentes afirma que muchos padres de familia no están claros y tienen muchas preguntas sin responder. Por esa información limitada, agregó, asumen que el distrito usa mal los fondos económicos. “No estoy de acuerdo con eso, pero el distrito no les enseña cómo entender ese proceso”, dijo.

Por eso se han presentado demandas frecuentes contra LAUSD. “No es justo que se gasten el dinero de los niños en esos procesos judiciales”, aseguró la dirigente de madres, María Daisy Ortiz.

“El distrito escolar no tiene un sistema de información y comunicación eficiente. Es limitado y eso pone de relieve la necesidad de que haga un cambio para que los padres y la opinion pública acredite su transparencia y que no haya dudas de que usa mal los recursos”, indicó Ramírez.

Aseguró que “los padres están desconectados de lo que hace el distrito”.

Recordó que Ben Austin, un ultraderechista que pugna por la privatización educativa, ha señalado que una de las formas de atacar al LAUSD es creando demandas para debilitarlo.

 La Educación entrevistó a madres de familia, quienes están en desacuerdo en la forma en que el distrito escolar desarrolla e implementa el LCAP. Afirman que ellas no saben ni entienden lo que es ese programa ni como se usan los presupuestos en sus escuelas.

“Estos padres siempre están en las escuelas ayudando en actividades voluntarias y no es justo que a veces les dicen que ya no hay algún programa porque no hay fondos o programas selectivos, donde sólo ciertos estudiantes participan. Tampoco no pueden ir a conferencias de padres porque no hay recursos. La pregunta que se hacen es: ¿dónde está la equidad que dice el gobernador Gavin Newsom para que llegue más dinero a las escuelas?”, indicó  Daisy Ortiz.

La dirigente de madres y padres de familia, María Daisy Ortiz, a la izquierda, respalda a los maestros durante la huelga de enero pasado.

Padres y madres exigen que sea respetada su voz y tiempo y sean incluidos en la toma de decisiones. “Queremos más transparencia e inclusión”, postuló la dirigente de madres.

Demanda, asimismo, una auditoria para transparentar las inversiones del LCAP y que se inicie el nuevo LCAP 2020-2023 usando las 3 T: transparencia, trabajo en equipo y transformación, en los que los padres y madres tengan un protagonismo más incluso y a los maestros se les doten recursos, herramientas e incentivos . Afirma que deben trabajar unidos ya que son responsables directos del logro académico de los niños.

Asimismo, afirma que deben regresar los comités asesores en las escuelas, distritos locales y distrito central para que los padres eljjan a sus representantes en todos los niveles y se difunda la información y la consulta en esos niveles.

Aseguró que la Junta Educativa de LAUSD debe recuperar la confianza y credibilidad de los padres, maestros y miembros de la comunidad y uno de sus primeros pasos es eliminar a los llamados grupos de estudio porque de lo contrario seguirán presentándose demandas.

Explicó que en esos grupos sólo figuran padres elegidos y favorecidos por el director de la escuela, que sólo forman comités de aprendices de inglés, del Plan LCAP, título 1.

Daisy calificó estos grupos como una burla y un fraude porque no están estructurados en ninguna política  de LAUSD.

Leticia Aldana, madre de una estudiante en la secundaria Franklin, de onceavo grado, con dislexia, dijo sentirse inconforme por los procesos inadecuados, falta de transparencia e inclusión de padres en el LCAP.

Leticia Aldana.

Afirma que su hija no tiene apoyo apropiado, pero en cambio la escuela compró el programa para padres denominado Parents Institutte Quality Education (PIQUE), que nunca pidieron los propios padres, es oneroso ya que cuesta 5 mil dólares para 50 padres y es de poca utilidad.

“Queremos cambios que ayuden a nuestros hijos  mediante los cuales los padres sean consultados de manera transparente y con equidad. Es imperativo que haya comités de asesores de padres en las escuelas”, postuló.

Cristina Díaz, con hijos en la escuela Burbank Middle, secundaria Franklin y Wilson y la elemental Sam Pascual, dijo que le da tristeza la forma que el distrito escolar toma sus decisiones sin considerar a los padres.

 Cristina Díaz.

Voluntaria en esos cuatro planteles, Díaz afirma que no sabe qué son LCAP y otros programas. Le incomoda que por falta de información perjudique a sus hijos.

“Me gustaría que el distrito fuera más inclusivo y transparente cambiando la forma cómo los padres somos consultados en las escuelas y nos llegue toda la información de lo que está pasando con los prsupuestos  y desarrollo de los planes que implementa en los planteles. Necesitamos ese cambio”, dijo.

El pasado martes, una vez aprobado LCAP por los 7 miembros de la Junta Educativa, el Superintentente Austin Beutner, expresó

” El distrito escolar está comprometido a mejorar la transparencia de todo lo que hacemos. Mientras miramos hacia adelante y comenzamos a preparar el LCAP 2020-23, tenemos la intención de aumentar la voz de las comunidades locales a las que servimos: estudiates en unas 1,400 escuelas en 700 millas cuadradas”.

Las madres entrevistadas no le creen. Afirman que eso es mentira y demagogia.