Pide el FBI a jefes policiacos del país estar en alerta máxima ante posibilidad de violencia de extremistas de derecha, seguidores de Trump

January 14, 2021 - por

Pide el FBI a jefes policiacos del país estar en alerta máxima ante posibilidad de violencia de extremistas de derecha, seguidores de Trump

Efectivos de la Guardia Nacional llegan al Capitolio. Foto: EFE.

El FBI pídió a los jefes policiacos del país estar en alerta máxima ante la posibilidad de que extremistas de derecha, seguidores de Trump, desencadenen violencia antes de la toma de posesión de Joe Biden.

La Guardia Nacional desplegará 20 mil elementos armados en la capital del país.

El gobierno ha emitido un boletín de inteligencia urgente. El director del FBI, Christopher Wray, y Kenneth Cuccinelli,  subsecretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, advirtieron sobre posibles ataques contra capitales estatales, edificios federales, las casas de miembros del Congreso y empresas.

De momento, no identificaron ninguna amenaza específica pero pidieron a los agentes de la ley de todo el país que vigilaran las señales de problemas, por pequeñas que sean.

“No descarten nada”, dijo en una entrevista el jefe Jorge Colina,  del Departamento de Policía de Miami, uno de los miles de funcionarios que participan en la llamada.

En un boletín de inteligencia conjunto, las autoridades federales advirtieron que la violación mortal en el Capitolio la semana pasada sería un “importante impulsor de la violencia” para los grupos de milicianos armados y extremistas racistas que están apuntando a la toma de posesión presidencial la próxima semana.

Los extremistas que aspiran a desencadenar una guerra racial “pueden explotar las secuelas de la violación del Capitolio mediante la realización de ataques para desestabilizar y forzar un conflicto climático en los Estados Unidos”, escribieron funcionarios en el boletín publicado por el Centro Nacional de Lucha contra el Terrorismo y los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional, que fue difundido ampliamente a los organismos encargados de hacer cumplir la ley en todo el país.

En Washington, el estado de preparación de seguridad se mantuvo alto, con el jefe Robert J. Contee III del Departamento de Policía Metropolitana diciendo el miércoles que esperaba más de 20.000 miembros de la Guardia Nacional en la región de Washington en el Día de La Inauguración. No está claro cuántos miembros de la Guardia llevarán armas.

El martes por la noche, funcionarios del Departamento de Defensa dijeron que el secretario del Ejército, Ryan McCarthy, había decidido armar a los miembros de la Guardia Nacional que serán desplegados para proteger el complejo de construcción del Capitolio mientras Biden es juramentado en el cargo.

El número de tropas de la Guardia Nacional en Washington puede extenderse en última instancia más allá de 20.000.

Funcionarios del Departamento de Defensa se reunieron con las autoridades de Washington el miércoles para trabajar en planes para tratar de asegurar que no se repita la violación violenta de la semana pasada. El alcance de las protestas y la violencia de la turba tomaron por sorpresa a las fuerzas del orden.

El boletín advirtió específicamente sobre los extremistas que se adhieren a las teorías de la conspiración de QAnon.

Un funcionario del Pentágono expresó su preocupación por la repetición de las bombas de tubo que se colocaron en Washington la semana pasada. Dijo que a los organismos encargados de hacer cumplir la ley también les preocupa que algunos manifestantes hayan amenazado con presentarse en las casas de los legisladores o atacar a sus familias.

Un enfrentamiento entre civiles y fuerzas federales no se da desde 1932 cuando el presidente Herbert Hoover ordenó a las tropas del Ejército que despejaran a más de 40.000 personas , muchos de ellas veteranos de la Primera Guerra Mundial que exigían  una compensación en efectivo al gobierno por su servicio. Los quejosos se encontraban en campamentos de Washington, incluso en el mismo terreno que ahora ocupa la Guardia Nacional. La intervención resultó ser un desastre político para Hoover, quien perdió las elecciones presidenciales ese mismo año.

Mientras el Servicio Secreto se prepara para cerrar el centro de Washington días antes de lo previsto, el jefe de policía interino en Washington, Robert J. Contee III, anunció el miércoles que otros 5.000 soldados de la Guardia Nacional serían desplegados en la ciudad para apoyar a las fuerzas del orden locales proporcionando seguridad para la toma de posesión de Biden, con lo que el número total de personal de la Guardia ascendió a 20.000.

Eso es aproximadamente tres veces el número total de tropas estadounidenses desplegadas en Irak, Afganistán, Somalia y Siria.

Más de 3.000 soldados de la Guardia Nacional, rotando en turnos de 12 horas, proporcionarán seguridad dentro y alrededor del Capitolio en un momento dado. Otras tropas ayudarán a controlar el tráfico y las estaciones de metro en otros lugares de la ciudad. Los miembros de la Guardia en el Capitolio estarán equipados con armas  M9 y algunos llevarán rifles y escopetas automáticas. Todos tendrán equipo antidisturbios protector, incluyendo cascos y chalecos Kevlar, dijeron los oficiales de la Guardia.