Piden multa de 500 dólares para quien no use cubrebocas en California

June 27, 2020 - por

Piden multa de 500 dólares para quien no use cubrebocas en California

SAN FRANCISCO

Cuando el gobernador Gavin Newsom anunció la semana pasada el uso obligatorio de cubrebocas en todo California para mitigar la propagación del coronavirus, no explicó cómo se haría cumplir el nuevo mandato ni tampoco si habría sanciones por violarlo.

Pero un legislador del Área de la Bahía busca darle “dientes” a la norma y en su intento por conseguirlo ha hecho una solicitud de manera directa al mandatario estatal. David Canepa, vicepresidente de la Junta de Supervisores del condado de San Mateo, le propuso la aplicación de multas escalonados que pueden llegar hasta los 500 dólares.

“Si no usas cubrebocas, te deberían multar (…) Estoy viendo a demasiada gente ignorar esta práctica tan simple, algo que francamente está poniendo a la comunidad entera en riesgo de contraer esta enfermedad mortal”, dijo el supervisor.

Si bien el gobernador ha descartado hasta el momento recurrir a las sanciones económicas, el legislador local considera que “si queremos salvar vidas en verdad, todos debemos usar estas protecciones faciales”, un llamado que hace eco de las recomendaciones de los expertos en salud a lo largo del país.

En la carta enviada al gobernador, Canepa plantea que a quienes violen el mandato por primera vez se les entregue una advertencia, aumentando la sanción a una multa de $100 por la segunda reincidencia y de hasta $500 por la tercera. Además, los encargados de aplicarlas serían “oficiales de servicio comunitario”, esto para evitar cargarle esa responsabilidad a la Policía.

Un estudio reciente del Centro de Investigación Pew encontró que alrededor de 65% de los estadounidenses aseguraron haber usado cubrebocas cuando estaban dentro de un negocio o espacio cerrado durante el último mes. Sin embargo, la cifra se queda corta ante la estimación de 95% que la Universidad de Washington asegura es necesaria para poder salvar miles de vidas durante la pandemia de coronavirus.

El gobernador comparte la perspectiva de Canepa. “De manera simple, estamos viendo demasiada gente con el rostro descubierto, algo que pone en riesgo los avances que hemos logrado para combatir la enfermedad”, dijo Newsom cuando anunció la nueva orden.

Y es que si los californianos esperan que la estrategia para reactivar la economía y hacer que la gente vuelva a sus trabajos sea exitosa, el mandatario advierte que los más de 40 millones de residentes del estado deben actuar de manera segura y seguir las recomendaciones de salud.

MANERA DE USAR EL CUBREBOCAS

De acuerdo con el nuevo mandato, los californianos deben usar cubrebocas cuando se estén dentro o se encuentren en la fila para acceder a cualquier espacio público cerrado, así como al recibir servicios en hospitales, farmacias, clínicas, laboratorios, dentistas, veterinarias y bancos de sangre.

También deberán llevarlo puesto en las estaciones y dentro de las unidades de transporte público, al igual que al viajar en taxis o vehículos de viajes compartidos como Uber y Lyft. Quienes ofrezcan estos servicios, también están obligados a cubrir su nariz y rostro en todo momento cuando otra persona esté presente.

Según la orden estatal, a la mayoría de los empleados que interactúen con el público general en cualquier sector de la economía se les requerirá usar la protección facial, incluidos los negocios donde se preparan o empacan alimentos para su distribución.

Los sitios compartidos, ya sea en lugares públicos o centros se trabajo, están designados bajo la nueva norma como zonas de riesgo en las que los tapabocas deben ser usados en todo momento. Estos incluyen los pasillos, escaleras, elevadores y estacionamientos.

Finalmente, en espacios abiertos como parques, playas y aceras solo se requerirá su uso cuando no sea posible mantener al menos seis pies de distancias de otras personas que no sean miembros de la misma unidad familiar.

¿QUIÉNES ESTÁN EXENTOS DE LA NORMA?

A medida que California continúa reabriendo su economía, los cubrebocas se han convertido en una de las principales herramientas para frenar la propagación del coronavirus. Sin embargo, para algunas personas su uso también puede representar un riesgo.

Es por eso que el mandato estatal exime de su uso y además lo prohíbe en los menores de 2 años debido al riesgo de asfixia. También están exentos de portarlo las personas que padezcan condiciones médicas, mentales o discapacidades que les impidan llevarla puesta.

Los débiles auditivos y las personas que se comunican con ellos también están sujetos a esta salvedad, pues observar los movimientos de la boca es esencial para poder comunicarse.

Sin entrar en detalles de situaciones específicas, la administración estatal agregó a la lista de exenciones las personas que enfrentarían “riesgos en sus trabajos” llevando puesta una mascarilla, al igual que aquellas que “reciban un servicio que involucre la nariz o rostro”.

Los comensales que asisten a restaurantes no estarán obligados a cubrir su nariz y boca cuando consumen alimentos y bebidas, siempre y cuando se mantengan a seis pies de distancia de personas ajenas a su núcleo familiar.

La nueva regulación también exime a los reos y trabajadores de las cárceles estatales, sin embargo, estas instalaciones deberán contar con sus propios protocolos sobre el uso de cubrebocas de todas las personas en los centros penitenciarios.

¿QUÉ DICEN LAS AUTORIDADES FEDERALES?

Las guías locales, estatales y federales sobre el uso de cubrebocas varían ligeramente entre sí, pero en términos generales comparten un lenguaje común.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan el uso de cubrebocas o mascarillas de tela simple en público como medida para prevenir el aumento de contagios de coronavirus, contradiciendo su consejo inicial donde le pedían a la población saludable evitarlas. Pero el presidente Donald Trump ha descartado que la guía sea obligatoria. “Si la gente quiere usarlas, podrán hacerlo”, dijo.

Antes de emitir el mandato estatal, el Departamento de Salud indicó que los condados que promuevan su uso a nivel local a través de leyes deben tomar en cuenta ciertas consideraciones, como asegurar que sus políticas no incrementarán la demanda de respiradores N95 o mascarillas quirúrgicas.

Como ocurre con las órdenes de confinamiento, las ciudades y condados están en la posibilidad de endurecer la medida, pero no podrán eliminarla.

¿QUÉ ES ‘CLOTH FACE COVERING’?

Este término en inglés, ya de uso común en medio de la pandemia, se refiere a la práctica de cubrir nariz y boca con algún tipo de tela, ya sea algodón, seda o lino u otra. Las autoridades de salud explican que este material puede ir asegurado a la cabeza o nuca con cintas o elásticos, o simplemente amarrado alrededor de la parte inferior del rostro.

El Departamento de Salud de California señala que dichos cubrebocas o mascarillas pueden ser fabricados en casa o improvisados con artículos como pañuelos, bufandas, playeras, camisetas, sudaderas e incluso toallas. Las bandanas para el cabello y las prendas con cuello de tortuga también son aceptables.

Cualquiera que sea el tipo de material que se utilice, la recomendación general es que lavarlo de manera frecuente con agua caliente y someterlo a un ciclo de secado a alta temperatura.

Lo ideal es separarlos del resto de la ropa sucia y lavar el rostro después de cada uso. Además, es importante asegurarse de que estén bien ajustados alrededor de nariz y boca, para evitar tocarse el rostro al intentar acomodarlos.

¿LOS CUBREBOCAS DE TELA ME PROTEGEN DEL CORONAVIRUS?

Existe evidencia científica de que el uso general de protecciones faciales durante una pandemia puede ayudara reducir la transmisión de la enfermedad. El principal papel de esta práctica es limitar la liberación de partículas infecciosas en el aire cuando las personas hablan, tosen o estornudan.

Las autoridades de salud han puesto énfasis en que el uso de mascarillas responde más bien a una acción para proteger a los demás, en caso de que seas un infectado con coronavirus asintomático y no lo sepas.

“Su uso puede ayudar a reducir la liberación de partículas infecciosas por parte de aquellos individuos que pudieran estar contagiados, pero no presentan ningún síntoma”, indicó la doctora Sonia Angell, directora del Departamento de Salud de California.

Sin embargo, el llamado ‘cloth face covering’ no debe ser usado como sustituto de las prácticas de distanciamiento social, lavado de manos frecuente y permanecer en casa, “pero puede ser una herramienta adicional cuando se combina con las anteriores”.

¿QUÉ PASA CON LOS RESPIRADORES N95 Y LAS MASCARILLAS QUIRÚRGICAS?

Oficiales de salud de todos los niveles coinciden en que el uso de los respiradores N95 y cubrebocas de grado quirúrgico deben ser reservados para los trabajadores de salud y el personal de servicios de emergencia en todo Estados Unidos.

Hospitales y centros de salud a lo largo y ancho del país están enfrentando un gran desabasto de estos productos, por lo que las autoridades buscan evitar a toda costa que se incremente su demanda entre el público general y se ponga en riesgo al personal que se encuentra en el primer frente de batalla contra el coronavirus.

Sigue nuestra cobertura sobre la pandemia y encuentra los recursos que ofrecen las autoridades y las organizaciones no lucrativas para sobrevivir a la crisis del coronavirus: