Piratas cibernéticos de China robaron a EU documentos sobre arma secreta: Washington Post

June 9, 2018 - por

Piratas cibernéticos de China robaron a EU documentos sobre arma secreta: Washington Post

Piratas cibernéticos del gobierno de China penetraron los sistemas de computación de una empresa contratista de la Marina y robaron documentos militares de un arma secreta, reportó hoy The Washington Post.

Los piratas informáticos del gobierno chino -dijo el diario- intervinieron las computadoras de un contratista de la Armada y robaron cantidades masivas de datos altamente confidencialesrelacionados con la guerra submarina, incluidos los planes secretos para desarrollar un misil antibuque supersónico para usar en submarinos estadounidenses en 2020, según funcionarios estadounidenses.

Los hechos ocurrieron en enero y febrero, dijeron los funcionarios hablando bajo condición de anonimato. Los hackers atacaron a un contratista que trabaja para el Naval Undersea Warfare Center, una organización militar con sede en Newport, Rhode Island, que lleva a cabo investigaciones y desarrollos para submarinos y armamento submarino.

Fueron sustraídos al menos 614 gigabites de información de la operación “Sea Dragon”(Dragón del Mar), un proyecto para desarrollar un misil anti-barcos supersónico que está previsto a ser instalado en los submarinos de Estados Unidos a partir de 2020, según funcionarios estadounidense.

El robo incluyó además la sustracción de documentos relacionados con datos de sensores, sistemas criptográficos e información de la biblioteca para el desarrollo de guerra electrónica.

The Washington Post informó haber retenido una parte de la información a su disposición, a petición de la Marina, la cual argumentó que su divulgación podría afectar la seguridad nacional de Estados Unidos.

“Los datos robados fueron de una naturaleza altamente sensitiva a pesar de haber estado almacenados en una red cibernética de información no-clasificada en los servidores de la empresa contratista”, de acuerdo con el reporte.

“Esta violación es parte del esfuerzo de largo plazo de China de buscar diezmar la ventaja estadounidense de tecnología militar y convertirse en el poder dominante en el sureste asiático”, indicó el diario.

La investigación del incidente corre a cuenta de la Marina, con el apoyo de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).