Poco a poco, la música de concierto y la ópera empiezan a sonar en vivo

June 14, 2020 - por

Poco a poco, la música de concierto y la ópera empiezan a sonar en vivo

CIUDAD DE MEXICO

Mientras en México las orquestas, ensambles, coros y solistas continúan en silencio debido a la contingencia por el Covid-19, y no hay visos aún de cuándo se reanudarán las actividades, la música de concierto y la ópera comienzan a sonar en vivo en varios puntos del planeta donde se han flexibilizado las restricciones sanitarias.

Europa es el epicentro de esa resurgimiento sonoro, donde la Filarmónica de Viena y la Orquesta del Concertgebouw, por ejemplo, ofrecieron hace unos días sus primeras presentaciones públicas.

Algunas casas de ópera, como la Scala de Milán y el Teatro Real de Madrid, anunciaron ya su programación de este año, lo mismo que el Festival de Salzburgo, que celebrará su centenario del 18 de julio al 30 de agosto, aunque con 110 presentaciones de las 200 que se tenían previstas.

La Filarmónica de Nueva York informó el jueves pasado la cancelación de su temporada de otoño y que sus actuaciones regresarán hasta el 6 de enero de 2021.

El Metropolitan Opera House de Nueva York cerró el 11 de marzo y anunció a principios de este mes que volverá a abrirlas el 31 de diciembre próximo, con una gala de Año Nuevo. La Filarmónica de Israel informó de su regreso a los escenarios con dos series de conciertos en aquel país, del 14 de junio al 9 de julio.

Las presentaciones se realizarán en las ciudades de Tel Aviv, Jerusalén y Haifa, y deberán seguir las pautas del Ministerio de Salud de aquella nación, según las cuales cada una podrá recibir un máximo de 500 espectadores.

Nuevos protocolos

La Orquesta del Concertgebouw, de Ámsterdam, dirigida por el español Gustavo Gimeno, realizó sus primeros conciertos el 3 y el 5 de junio en su sede ubicada en la capital holandesa.

Ambas presentaciones carecieron de público y fueron transmitidas en vivo vía streaming. La agrupación aprovechó la situación para explorar diversos escenarios de cara a retomar la normalidad de su programación en el futuro más próximo.

El protocolo de seguridad obligó a la orquesta a programar un repertorio para ser ejecutado por un máximo de 100 músicos y a que éstos mantuvieran un distanciamiento mínimo de 1.75 metros entre ellos.

Los ejecutantes, varios con mascarillas, fueron distribuidos no sólo en el escenario, sino en el espacio destinado al coro y en las butacas ubicadas detrás del proscenio. Allí fueron colocados los vientos, bronces y maderas, todos a dos metros entre ellos y separados del resto, al ser los que más partículas de saliva desprenden al tocar.

Como se informó en estas páginas el martes pasado, la Filarmónica de Viena, bajo la dirección de Daniel Barenboim, reanudó sus actividades con un concierto el pasado 5 de junio en la majestuosa Sala Dorada del Musikverein, cuyas 2 mil 854 butacas fueron ocupadas sólo por 100 personas.

Los atrilistas se hicieron la prueba de Covid-19 y todos dieron negativo. Usaron máscaras antes y después del programa, y además se les harán pruebas regularmente. En el escenario no hubo distanciamiento social.

Casi tres meses después de su cierre, la Casa de la Ópera de Cagliari, Italia, reabrió a principios de mes con una serie de ensayos. Los artistas y demás trabajadores han debido adaptarse a nuevas normas de seguridad contra el contagio.

Entre ellas, los integrantes del coro, además de guardar una considerable distancia, tienen una barrera de separación de un material plástico para cada uno, mientras los músicos de la orquesta están sentados a más de un metro de distancia uno del otro.

En espera de la confirmación de las autoridades, El Teatro de la Scala de Milán dio a conocer que volverá a subir el telón en septiembre con dos conciertos, al tiempo que el Teatro Real de Madrid hizo pública hace unos días su programación, integrada por siete títulos, dos de ellos estrenos absolutos, que comenzará el primero de julio con La Traviata.

Los BBC Proms, una de las citas musicales más queridas por el público británico, cambiarán este año su formato habitual, para convertirse en un festival en formato digital. Así, del 17 de julio al 12 de septiembre, ofrecerán una amplia programación con contenidos de sus archivos por medio de radio, televisión e Internet.