“Puedo ver salir el sol”, dice bisabuela al salir libre tras pasar injustamente 11 años en prisión

July 14, 2018 - por

“Puedo ver salir el sol”, dice bisabuela al salir libre tras pasar injustamente 11 años en prisión

María Méndez celebra emocionada tras ser liberada de una prisión estatal en California. Foto: Project for the Innocent

LOS ÁNGELES

 La bisabuela María Méndez salió emocionada y corriendo de una prisión estatal en el norte de California en la que injustamente pasó 11 de sus 64 años. “No tengo palabras”, expresó alejándose a prisa del penal. Fue condenada por la muerte de su nieto de 9 meses, pero un jurado que revisó el caso determinó que el fallecimiento del menor pudo ser accidental y ordenó ponerla en libertad.

María, quien en 2009 fue sentenciada a 25 años de prisión con la posibilidad de que pasara el resto de sus días tras las rejas, salió libre el pasado jueves 5 de julio. Tanto se quería alejar de la cárcel donde estuvo más de una década que este viernes ya estaba en México. Su plan es rehacer su vida en la isla de Cozumel, en el Caribe.

“Puedo sentir el aire, puedo ver las aves, puedo ver salir el sol, me siento tan feliz de estar afuera”, expresó María al canal local NBC4. “En este momento no quiero pensar en esos días tristes, porque me siento mal”, comentó sobre su larga estancia en la prisión estatal Central para Mujeres en Chowchilla.

Su nieto de nueve meses, Emmanuel, murió repentinamente en diciembre de 2006 y ella fue la principal sospechosa. Siete meses después del fallecimiento ella fue arrestada y acusada de asesinato.

Al ser juzgada en 2009, la Fiscalía argumentó que mientras ella cuidaba al bebé lo agitó violentamente y lo lastimó fatalmente. Un médico que testificó aseguró que el menor sufrió una lesión traumática una o dos horas antes de la llegada de los paramédicos. Entonces se afirmó que María estaba deprimida por la muerte de su esposo y que le molestó que su hija adolescente dio a luz a Emmanuel.

Pero la organización que defiende a los presos inocentes Project for the Innocent de la Escuela de Leyes Loyola tomó el caso y usó nueva evidencia que resultó en la liberación de María, como la opinión de varios expertos médicos que tras analizar una tomografía computarizada del cerebro del niño fallecido concluyeron que su muerte habría sido accidental. Dicha prueba no la vio el jurado en 2009.

También agregaron una declaración del médico forense Frank Sheridan en la cual señala que el abogado de María ignoró preguntarle varios aspectos del caso, por lo cual sentía culpabilidad por la condena de la bisabuela. “Es mi firme convicción que María Méndez(…) fue condenada injustamente”, escribió el doctor. “Este caso me ha perseguido durante años”.

Dos médicos más también cuestionaron la condena. Uno sugirió que una caída accidental unos días antes quizás le causó un paro cardiaco; otro cuestionó la opinión de la especialista de que el menor sufrió una lesión traumática una o dos horas antes de que lo atendieran los paramédicos.

Con esta nueva evidencia, un juez anuló su antigua condena como parte de un acuerdo de culpabilidad en el que ella no impugnó el homicidio involuntario. Con eso ya había cumplido la sentencia máxima de 11 años de prisión y logró salir libre el pasado jueves.

María se trasladó inmediatamente a México al salir de la prisión porque cumpliendo su condena no pudo renovar su tarjeta de residente permanente y se volvió indocumentada. Sus abogados le sugirieron regresar a su país para evitar que la detuviera el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Ahora que ella regresó a su comunidad de origen, en la cual se reencontró con su familia, quienes la defendieron en la corte recolectan donativos en una cuenta de GoFundMe para ayudarla a rehacer su vida. “María ha perdido cada una de sus posesiones mientras estuvo encarcelada”, dice la página. “Por favor ayúdenla a reconstruir su vida y a la transición a su vida como una mujer libre”, concluyen.