Reapertura de escuelas, cuando “sea seguro y apropiado”, dice el Superintendente Beutner. Mientras, apoyo a estudiantes para que aprendan a distancia y a familias necesitadas

April 20, 2020 - por

Reapertura de escuelas, cuando “sea seguro y apropiado”, dice el Superintendente Beutner. Mientras, apoyo a estudiantes para que aprendan a distancia y a familias necesitadas

Superintendente de LAUSD, Austin Beutner.

La reapertura de las escuelas se dará cuando “sea seguro y apropiado”, aseguró el Superintendente Austin Beutner. En tanto, dijo que el distrito escolar seguirá ayudando a los estudiantes a aprender en línea y a las familias necesitadas, incluso con comida. En este periodo en el que la pandemia trastornó la normalidad, agregó, las autoridades escolares han incurrido en un gasto adicional de 200 millones de dólares durante el resto del año escolar.

Beutner destacó la necesidad de que haya un mayor gasto en educación en medio de los problemas presupuestales que se avecinan. “A menos que estemos preparados para sacrificar a una generación de niños y niñas que cuentan con una gran educación como camino para salir de la pobreza”, advirtió.

En un mensaje a la comunidad escolar esta mañana, Beutner hizo saber que este día ya se han llegado a proporcionar más de 10 millones de comidas a las comunidades a la que sirve el distrito escolar.

Madre e hija con su dotación alimenticia proporcionada por el distrito escolar. 

Informó de las personas e instituciones que la semana pasada aportaron para esa causa: un millón de dólares de Reed Hastings, 300 mil, T Mobile, Chuck Lorre, 250 mil, 20 de un maestro jubilado, 3 computadoras usadas de una anciana.

El Superintendente, asimismo, destacó que hay avances en cuanto a las escuelas en las que el cien por ciento de los estudiantes ya están conectados.

Dijo que han sido reducidas de 15 mil escuelas a tres mil cuyos alumnos no están conectados.

La brecha, agregó, continúa en las primarias a medida que llegan los dispositivos.

“La población a la que servimos es bastante transitoria, por lo que es posible que no lleguemos a todos los estudiantes que estuvieron en nuestras escuelas el 13 de marzo, pero seguiremos haciendo el esfuerzo”, planteó.

Beutner manifestó la necesidad de que los estudiantes estén comprometidos en la educación en línea. Y se preguntó: “¿Se están comportando los estudiantes apropiadamente y dentro de las normas escolares? ¿Sienten que son parte de la comunidad escolar? ¿Están utilizando diferentes enfoques y mostrando progresos en su aprendizaje?”.

Enseguida agregó:

“Estamos en los primeros días en la transición a la educación en línea y los educadores todavía están averiguando cómo resolver este rompecabezas. Hay un montón dey todos tendrán que encajar cuidadosamente juntos en el trabajo para abordar las necesidades únicas de cada estudiante”.

Indicó que se puede medir la frecuencia con la que los estudiantes están en línea y durante cuánto tiempo, si están involucrados en discusiones sobre sus estudios y si están entregando tareas. . Y se puede hacerlo por grado, nivel escolar y para diferentes tipos de estudiantes.

Indicó que todavía se exploran otras cuestiones más sutiles que se pueden observar en el salón de clases: ¿Cómo se siente los estudiantes? ¿Están conectados con sus compañeros de clase y maestros?

¿Están creciendo como individuos y como estudiantes?

Por otra parte, citó, los educadores continuarán perfeccionando sus pensamientos sobre esto.

Otro capítulo en la continua mirada a la práctica educativa es el involucramiento de los padres de familia en la educación de sus hijos. Dijo que era importante aumentar la voz de las familias en las escuelas.

REGRESO A CLASES Y GASTOS

El funcionario dijo que había especulación sobre el regreso a clases. Y puntualizó:

“La respuesta es simple: tan pronto podamos, cuando sea seguro y apropiado. Menos simple no es cuándo, sino cómo. Las autoridades sanitarias tendrán que proporcionar respuestas clases sobre varias preguntas importantes para ayudarnos a responder al cómo”.

Al respecto planteó:

“ 1.- ¿Qué pruebas están disponibles para asegurarse de que in individuo no está llevando el virus?

2.- ¿Esa prueba es actual y cómo se realiza un seguimiento de aquellos que dieron positivo o negativo?

3.- ¿Cuál es el riesgo de exposición en una escuela y podría causar que una persona traiga el virus a casa con ellos?”.

Recordó que en tiempos ordinarios hasta un millón de personas podrían estar en las escuelas en un día, entre estudiantes, personal en aulas y familias y visitantes a eventos escolares como actuaciones musicales y juegos de futbol. Esos millones de personas se van a casa con un par de millones de personas más.

Por eso la insistencia de que haya máxima seguridad, para que no haya mínima condición de propagación de COVID-19.

Beutner destacó: “ Cerramos escuelas antes de que se conociera la ocurrencia del virus en las escuelas para mitigar la propagación de la enfermedad y parece haber hecho una diferencia”.

Al mismo tiempo, destaca, “todos estamos conscientes de que a largo plazo no hay economía sin educación y en el corto plazo hay una economía mucho más pequeña sin la red de cuidado de niños y la seguridad que las escuelas públicas proporcionan a las familias trabajadoras”.

Dijo que el equilibrio entre los riesgos para la salud y la necesidad de reabrir la economía es uno que necesitará una evaluación cuidadosa y una conversación pública abierta en las semanas venideras.

“Continuaremos haciendo de la seguridad de todos en nuestra comunidad escolar (estudiantes, personal, familia sy visitantes) una prioridad a medida que planeamos reabrir las instalaciones escolares”, expuso.

También puso de relieve que la parte del regreso a clases será ayudar a los estudiantes a recuperarse de la oportunidad del aprendizaje perdido.

“Esto será fundamental para los estudiantes que se ven más afectados por la ausencia de la escuela en particular, aquellos que podrían ser menos capaces de trabajar en forma independiente: nuestros estudiantes más jóvenes, estudiantes con diferencias de aprendizaje y discapacidades y estudiantes de inglés. Esperamos poner un mayor esfuerzo en los estudiantes de primaria con más maestros de lectura y matemáticas en cada nivel de grado y apoyo adicional para ayudar a todos los estudiantes a abordar los problemas sociales y emocionales que esta crisis pudo haber causado”.

Subrayó que a la luz de la situación actual, hay que asegurarse de que cada niño tenga una base de alfabetización, habilidades matemáticas y pensamiento crítico antes de terminar la primaria.  “Se lo debemos a los niños para proporcionarles la educación que merecen”, dijo.

Por eso aludió al costo para niños y la sociedad si no se supera con creces la inversión que se tiene que hacer ahora.

También explicó los rubros de los costos adicionales de 200 millones de dólares que han generado las acciones asumidas debido a la pandemia: 9 millones para equipos y suministros se seguridad, 78 millones para comidas a niños y adultos, 23 millones para disminuir la brecha digital, 31 millones para formación de educadores 50 millones para escuelas de verano.

Dijo que tomará tiempo, así como apoyo público y político para asegurarse que los gobiernos local, estatal y federal reembolsen estas inversiones en estudiantes y familias.

Beutner indicó que en tiempos normales, el estado de California aprobaría un presupuesto antes del 30 de junio ya que el año escolar comienza el 1 de julio. Explicó que alrededor del 90% de los fondos escolares son proporcionados por el estado y el resto por el gobierno federal.

Dijo que ante la realidad, el estado retrasará la aprobación del presupuesto completo y la fecha límite para los Planes de Responsabilidad del Control Local que los distritos escolares necesitan para complementar sus presupuestos.

Dijo que la Junta Educativa del distrito escolar se reunirá las próximas semanas para revisar estos problemas y tomar una decisión final sobre el presupuesto para le próximo año escolar a medida que el estado emita más orientación,.

El Superintendente Beutner terminó su mensaje con estas palabras:

“Si esta realidad actual está empezando a parecer normal, está bien recordarle que no lo es. No es normal estar lejos de los demás, no es normal tener tu vida patas arriba y no estar seguro de dónde vendrá tu próxima comida y no es normal que nuestra comunidad escolar no esté en las escuelas. Pero seguiremos haciendo todo lo posible para ayudar a los estudiantes y aprender y apoyar a los estudiantes y a las familias necesitadas. Y todos podemos esperar con ansias nuestro egreso seguro a las escuelas”.