Recomienda el FMI una reforma fiscal; ingresos actuales, insuficientes

October 11, 2019 - por

Recomienda el FMI una reforma fiscal; ingresos actuales, insuficientes

La nueva directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en la sede del Fondo en Washington el 8 de octubre. Foto Getty Images vía Afp

El Fondo Monetario Internacional (FMI) planteó este viernes dudas sobre la capacidad del gobierno mexicano de recaudar suficientes impuestos para financiar los programas oficiales y la construcción de infraestructura que impulse el crecimiento.

A la vez, recomendó que el plan de negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) sea reconsiderado, dado que coloca directamente en el gobierno la responsabilidad de estabilizar a la compañía petrolera.

“La principal prioridad de las autoridades debe ser aumentar los ingresos fiscales no petroleros”, sostuvo. Recomendó una “revisión exhaustiva” del sistema tributario, que incluya imponer el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los alimentos, y modificar la política de precios de las gasolinas que en su forma actual “beneficia desproporcionadamente a los ricos y debe abolirse”.

En la revisión anual que hace de la economía mexicana, el FMI sostuvo que el crecimiento ha disminuido drásticamente y las presiones fiscales van en aumento.

“Han surgido presiones fiscales en el contexto de nuevas prioridades políticas y un compromiso de no aumentar los impuestos durante la primera mitad del mandato de la administración”, apuntó el FMI, en el documento en el que por primera vez hace una revisión a las políticas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El catálogo fiscal

Como cada año, la economía mexicana y las políticas del gobierno federal y el banco central fueron analizadas por el FMI. El organismo hace esta revisión a todos los países miembros, al amparo del Artículo IV del convenio constitutivo del organismo.

Uno de los puntos que abordó la evaluación de este año fue en el terreno fiscal y a la luz del cambio de gobierno.

El crecimiento económico, mencionó el FMI, ha disminuido drásticamente y las presiones fiscales están aumentando. “Han surgido presiones fiscales en el contexto de nuevas prioridades políticas y un compromiso de no aumentar los impuestos durante la primera mitad del mandato de la administración”, abundó.

Por ello, recomendó, son necesarias medidas adicionales para cumplir con los objetivos de reducción de deuda y del déficit fiscal, así como de financiar las que llama “nuevas prioridades políticas”.

La misión del Fondo que visitó México en los días recientes para hacer la evaluación es de la opinión de que las proyecciones presupuestarias del gobierno federal “se basan en supuestos optimistas para el crecimiento del producto interno bruto (PIB), la producción de petróleo y la variación de los ingresos fiscales”

El cumplimiento de los objetivos fiscales anunciados por el gobierno requeriría cerrar una brecha fiscal emergente de entre 0.5 y 1.5 por ciento del PIB durante 2020-24 con acciones concretas. Esto, apuntó, sería imperativo para salvaguardar la credibilidad de la política fiscal.

“La principal prioridad de las autoridades debería ser aumentar los ingresos fiscales no petroleros mientras se hace que el sistema tributario sea más progresivo”, esto es, que grave en mayor medida a los sectores de más ingreso.

“El rendimiento de los ingresos de México es significativamente inferior al de sus pares regionales e internacionales, con una recaudación del IVA sorprendentemente débil. Por lo tanto, la misión insta a las autoridades a llevar a cabo una revisión exhaustiva del sistema tributario con miras a presentar planes para racionalizar los gastos tributarios y ampliar la base impositiva”.

Las recomendaciones del fondo tocan varios impuestos:

➢ IVA. Gravar los alimentos a una tasa única de 16 por ciento solo aumentaría los ingresos en aproximadamente un 1 punto del PIB (unos 250 mil millones de pesos), mientras que los beneficios específicos podrían compensar el impacto en los pobres: una tasa inicialmente reducida podría suavizar la transición a la tasa estándar.

➢ Impuesto a las ganancias. Racionalizar los gastos tributarios ineficientes y regresivos y ampliar el límite máximo de cobro del Impuesto sobre la Renta podría aumentar los ingresos y aumentar la progresividad.

➢ Combustibles. Garantizar el crecimiento del precio al público del combustible por debajo de la inflación al reducir la tasa de impuestos especiales “beneficia desproporcionadamente a los ricos y debe abolirse”.

➢ Impuestos locales. Una reforma de los impuestos a la propiedad y a la tenencia de vehículos permitiría una reducción en las transferencias del gobierno central a los estados y municipios y, por lo tanto, alentaría la responsabilidad fiscal.

➢ Régimen de impuestos fronterizos. Este régimen especial (que redujo el IVA y el ISR en la frontera norte, por decisión presidencial) tiene carácter temporal para 2019 y 2020. Según el FMI “crea distorsiones y probablemente erosiona la base impositiva y, por lo tanto, debe abolirse de inmediato o al menos no ampliarse”.

Pemex

El FMI recomendó reconsiderar el plan de negocios de Pemex con el objetivo de mejorar la rentabilidad, al tiempo que se brinda alivio al presupuesto.

“La situación financiera de la compañía sigue siendo débil, su deuda es elevada y la producción de petróleo había estado cayendo hasta hace muy poco. El plan de negocios limita la cooperación con firmas privadas en los negocios de aguas arriba de Pemex para contratos de servicios, prevé invertir mucho en refinación, un negocio de baja producción y pérdidas, y carece de formas concretas para reducir los costos operativos”, según el organismo.

Por ello, recomendó reconsiderar estas decisiones, dado que colocan la responsabilidad de estabilizar a Pemex directamente en el gobierno. “Lo que es más importante, las asociaciones entre Pemex y el sector privado siguen siendo la forma más prometedora de reemplazar las reservas y aumentar la producción dadas las presiones fiscales”.

Leer documento original aquí