Recuerdan el 50 aniversario de la Marcha del Moratorio Chicano. Sus banderas contra racismo, sexismo y fascismo, siguen vigentes

August 30, 2020 - por

Recuerdan el 50 aniversario de la Marcha del Moratorio Chicano. Sus banderas contra racismo, sexismo y fascismo, siguen vigentes

El periodista Rubén Salazar, de Los Angeles Times, que escribía sobre la ncesidad de que se hiciera justicia a la comunidad latina y mexicana de aquellos años.

La marcha en la avenida Whitter, este sábado.

LOS ÁNGELES

Cientos marcharon a pie y en autos a lo largo de Whittier Boulevard el sábado para conmemorar el 50 aniversario de la Marcha del Moratorio Chicano, una protesta contra el efecto desproporcionado de la Guerra de Vietnam en la comunidad mexicano-estadounidense.

La marcha simboliza el Día Nacional de la Resistencia contra el Racismo, el Sexismo y el Fascismo.

El 29 de agosto de 1970, más de 25.000 personas se presentaron en el este de Los Angeles. Se convertiría en la mayor reunión de manifestantes mexicano-estadounidenses en la historia de Estados Unidos hasta ese momento. Mientras las cosas empezaban pacíficamente, el día se volvió violento cuando los ayudantes del sheriff aparecieron en Laguna Park. El caos seguiría cuando cientos de personas fueran arrestadas, los edificios se incendiaron y los vehículos resultaron dañados.

Más notablemente, tres personas murieron ese día, incluyendo el columnista de Los Angeles Times Rubén Salazar, uno de los periodistas latinos más prominentes de su época. El hombre de 42 años murió después de ser golpeado por un bote de gas lacrimógeno disparado por un ayudante del sheriff del condado de Los Angeles dentro del Silver Dollar Bar & Cafe.

El día se convirtió en un momento decesivo de los Derechos Civiles Chicanos, y algunos continuarían la labor de justicia social después. Pero otros abandonaron tales protestas en medio de las caóticas secuelas del mitin.

Los organizadores de la marcha de este año dicen que 50 años después muchos de los temas en ese entonces siguen siendo relevantes ahora más que nunca.

LA MUERTE DE RUBEN SALAZAR

Rubén Salazar falleció hace 50 años, el 29 de agosto de 1970, durante una marcha organizada por el movimiento Chicano en el este de Los Ángeles en contra de la guerra en Vietnam.

“En el movimiento Chicano estaban luchando para una mejor educación, mejores trabajos, más justicia, contra el abuso policiaco que también fue muy importante”, dijo Daniel Hernández, reportero de Los Ángeles Times.

De hecho, en el período de la guerra en Vietnam, los latinos representaban el 10% de la población en estados del suroeste, y el 20% de todas las muertes durante la guerra.

Bajo la Moratoria Chicana, la multitudinaria marcha que reunió a más de 25,000 personas clamaban mayor justicia social tanto en la guerra que se libraba en tierras asiáticas como en su propia nación, en Estados Unidos. Sin embargo, la protesta que buscaba ser pacífica se tornó tensa y violenta, con enfrentamientos entre alguaciles de Los Ángeles y los manifestantes.

El periodista mexicano, Rubén Salazar, sacó a la luz la realidad de marginalicación de la comunidad latina a través de su trabajo por una década en Los Ángeles Times. Su labor es ahora fuente de inspiración para neuvas generaciones de periodistas hispanos que buscan poner en evidencia los problemas sociales que aquejan actualmente a la comunidad.

“Él estaba comprometido a repotar acerca de la marginalización de la comunidad latina y de traer esas historias que nunca se veían para que el latino se sitiera reflejado en la sociedad”, dice Jesús Ayala, profesor de periodismo de CSUF.

“Tenemos que seguir luchando, tenemos que seguir. Hay que ver más #MoreLatinosInNews”, dice Kimberly Cruz, estudiante de periodismo.

Asímismo, Gabriela Martínez, asegura que el legado de Salázar es una inspiración en su carrera. “Voy iniciando mi carrera, pero veo que todavía falta sacar más notas relacionadas a la gente marginada, los indocumentados y siento en mi corazón que esa es mi motivación, como Rubén Salazar”.

Líder y visionario comprometido con la comunidad

Rubén Salazar es considerado un líder de la comunidad hispana en Estados Unidos. Su nombre está junto a grandes íconos de los medios de comunicación que a mediados del siglo pasado eran dominados por personas anglosajonas.

Salazar, oriundo de Ciudad Juarez, México fue un periodista visionario que abrió paso para futuras generaciones de personas que no se conforman con ver los atropellos contra su comunidad y que nunca tuvo miedo de poner en evidencia los problemas que más afectan a la sociedad.

Sin embargo, el 29 de agosto de 1970, a los 42 años, en el punto máximo de su carrera y cuando aún tenía toda una vida por delante, un proyectil detonado por un alguacil acabó con su vida.

El hecho ocurrió durante la multitudinaria marcha de la Moratoria Chicana. “Fue un día de gran esperanza. Me tocó estar con Rubén ese día, marchamos juntos, platicando por una buena milla”, narra Moctezuma Esparza, un estudiante de la universidad de California Los Ángeles. Ese día lo imaginó como un momento cumbre para su carrera pues grababa su primera película.

Su idea era hacer “un documental sobre lo que yo pensaba iba a ser una gran celebración y protesta de la comunidad contra la guerra de Vietnam, y resultó siendo una película enfocada sobre su muerte. El asesinato de Rubén Salazar”, cuenta Esparza.

El fallecido activista y defensor de los derechos de los trabajadores agrícolas, César Chávez, recordaba a Salazar como una persona “muy profesional en su trabajo, pero además de eso también abogaba y sentía muy de cerca el problema y lo conocía”.

Un alguacil identificado como el sargento Tom Wilson, estaba armado con un proyectil capaz de atravesar paredes y ventanas. Se había parado afuera del bar Silver Dollar. Según versiones había respondido a un disturbio en el lugar.

Carlos Montes era parte de las llamadas Boinas Café y asegura que “él vino y nos entrevistó porque muchos de nuestros jóvenes eran reclutados, mandados a Vietnam y se morían en grandes cantidades”.

Salazar y Univision 34

Rubén Salazar, quien en ese entonces fungía como director de KMEX Univision 34, ese día documentaba la protesta.

Los alguaciles del condado de Los Ángeles, en su mayoría de raza blanca, no escondían su agresividad contra los que se hacían escuchar. En un momento en el que Rubén Salazar decidió beberse un refresco adentro del bar Silver Dollar, sobre el Bulevar Whittier, su vida cambió para siempre.

“No fue un acto intencional de la persona en sí, pero sí hubo un cierto… una falta de respeto a los derechos civiles y a la vida humana en aquellos días”, dijo el Alguacil de Los Ángeles, Alex Villanueva.

“Rubén estaba determinado a defender la constitución, tenía desconfianza de los abusos de poder y no le gustaba lo que hacía la policía con los que no eran de raza blanca”, afirma el cinematógrafo, Philip Rodríguez, director del documental The Man in the Middle que será transmitido este sábado 29 de agosto en la aplicación y en la página de Facebook de Univision 34.

Porque hablar en español en esos días no tenía los beneficios de hoy. El ser un hombre de éxito en el mundo del periodismo aunque dominado en esos días por solo personas anglosajonas era un reto.

“Hombres como Rubén eran aguerridos, no se distraía buscando los hechos, y la seriedad en el trabajo a veces con ingenuidad y compromiso con la constitución”, aseguró Rodríguez.

Adentro del Silver Dollar ese proyectil hizo impacto en el rostro de Rubén Salazar provocándole una muerte instantánea.

Su violenta muerte fue categorizada como un accidente por la misma agencia donde trabajaba la persona que le quitó la vida hace 50 años. La misma agencia, el Departamento del Alguacil del condado de Los Ángeles, que selló el expediente de Rubén Salazar por 41 años.