Reporte de Mueller no incluye nuevas acusaciones, afirman Washington Post y NYT

March 22, 2019 - por

Reporte de Mueller no incluye nuevas acusaciones, afirman Washington Post y NYT

Fiscal especial Robert Mueller.

El fiscal especial Robert Mueller no recomendó nuevas acusaciones en su reporte final sobre la investigación del “Rusiagate”, informaron el New York Times y el Washington Post con base en fuentes del Departamento de Justicia.

“Un alto funcionario del Departamento de Justicia dijo que Mueller no recomendaría nuevas acusaciones, una afirmación dirigida a terminar con la especulación sobre si Trump u otras figuras claves serían acusados”, publicó el New York Times la tarde de este viernes.

Previamente, el fiscal general de Estados Unidos, William P. Barr, informó que Mueller le había entregado su reporte final, mismo que se encontraba revisando. El fin de semana podría entregar un resumen al Congreso, adelantó.

La cuestión, afirmó el diario estadounidense, ahora es conocer si Mueller condenó, exoneró o no se pronunció sobre la conducta del presidente Donald Trump. Por lo pronto, abogados de Trump ya se encuentran revisando las opciones que tienen para argumentar un “privilegio ejecutivo” que les permita mantener en secreto determinadas porciones del reporte.

Noah Bookbinder, director ejecutivo de Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington, escribió un artículo en el diario neoyorquino advirtiendo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos tiene una política bien conocida de no acusar a un presidente en funciones, pero que con sus hallazgos estaría pasando la estafeta al Congreso para que fuera este cuerpo legislativo el que llamara a rendir cuentas a Trump.

Por su parte, el ex director de la Oficina de Ética Gubernamental Walter Shaub advirtió que Mueller buscó en su investigación crímenes y más específicamente, crímenes que pudieran ser probados más allá de la duda razonable. Consideró que las investigaciones del Congreso deben ir más allá, pues “probablemente no criminal” es un estándar muy bajo para la democracia estadounidense.