Respaldo a huelga y boicots contra Ralphs, Vons, Albertsons y Pavilions

July 1, 2019 - por

Respaldo a huelga y boicots contra Ralphs, Vons, Albertsons y Pavilions

Los Ángeles

Este 1 de Julio, líderes sindicales en representación de 300 sindicatos y 800,000 trabajadores y sus familias, afiliados a la Federación de Trabajo del Condado de Los Ángeles recomendaron unánimemente que la Mesa Directiva de la Federación Laboral autorice una sanción de huelga respaldando potenciales acciones económicas en contra de Ralphs, Vons y Albertsons.

 Las acciones económicas afectarían tiendas de supermercado desde San Luis Obispo hasta áreas de la frontera con México, poniendo a alrededor de 60,000 trabajadores de supermercados en las líneas de protesta. Miembros de siete locales sindicales del Sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria de Alimentos y Comercio (UFCW) en California votaron la semana pasada en apoyo a una potencial huelga, incluyendo los locales de UFCW 324, 770, 1442 y 1428, todos miembros de Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles.

 “Nosotros no queremos tomar estas acciones pero estamos siendo obligados por las corporaciones propietarias de Ralphs, Vons y Albertsons”, indicó Héctor Barrera, empleado de Ralphs en Los Ángeles. Estas compañías hicieron billones de dólares en ganancias, obtuvieron enormes exenciones en sus impuestos y pagaron billones de dólares a sus accionistas. Sin embargo, ellos están obligando a sus empleados, quienes generan las grandes ganancias, a vivir en la pobreza y obligándonos a laborar en múltiples empleos solamente para sobrevivir. Un sólo trabajo debería ser suficiente. Estas corporaciones tienen la capacidad para tratarnos de manera justa”, señaló Barrera.

 “Una huelga y sanciones de boicot significan que todos los 800,000 trabajadores y sus familias y los 300 sindicatos del Condado de Los Ángeles se unirán a la lucha de los trabajadores de supermercados en el momento en que ellos nos necesitan más. Cuando ellos nos llamen a la acción, nosotros vamos a respetar las líneas de piquete o boicots y no compraremos en Ralphs, Vons, Albertsons y Pavilions,” dijo Rusty Hicks, Presidente de la Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles. “Si los trabajadores de supermercados son obligados a irse a huelga, nuestros miembros y sus familias no cruzarán las líneas de piquete”, agregó.

 Hicks también señaló que las marcas de Ralphs, Vons, Albertsons y Pavilions serán agregadas a la lista compañías de “No patrocinar” si la disputa no llega a un arreglo. La recomendación de sanción de huelga cubre a otros seis locales de UFCW (además del Local 770) que son parte del contrato que están negociando.

 El secretario-tesorero de los Teamsters o camioneros, Local 396 declaró: “Los Teamsters Local 396 están orgullosos de luchar unidos con nuestros hermanos y hermanas de UFCW en su lucha para lograr un contrato fuerte. Tengan por seguro que los miembros del Local 396 lucharán al lado de UFCW hasta que sus miembros, quienes trabajan arduamente, logren el respeto que se merecen”.

 El contrato venció a principios de marzo y desde entonces, los empleados de supermercados han estado laborando sin un acuerdo negociado.

 El presidente de UFCW 770, John Grant dijo el miércoles que el sindicato está listo para intensificar la lucha hasta que los trabajadores de tiendas de supermercado logren un contrato sindical justo.

La disputa laboral afecta a aproximadamente 60,000 empleados sindicalizados que laboran en tiendas que van desde el condado de San Luis Obispo hasta San Diego.

Desde el 3 de marzo, miembros del sindicato en las tiendas Ralphs, Vons, Albertsons y  Pavilions han estado laborando sin un contrato. Después de 17 reuniones en la mesa de negociaciones, los negociadores corporativos sólo han ofrecido:

  • Aumentos de salario de menos del 1 %, muy por abajo del costo de vida

  • Recortar el sueldo de los cajeros casi en un 25 %

  • Poner el plan de atención médica en riesgo de bancarrota

Noventa y seis por ciento de los miembros del local que votaron el pasado lunes y martes, lo hicieron para rechazar las ofertas de las corporaciones y autorizar una huelga si las empresas dueñas de los supermercados no mejoran sus raquíticas propuestas de contrato.