Revela la dirigencia de Morena, que la entonces presidenta, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, ordenó un depósito superior a 400 millones de pesos a favor de una inmobiliaria y una constructora

June 19, 2020 - por

Revela la dirigencia de Morena, que la entonces presidenta, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, ordenó un depósito superior a 400 millones de pesos a favor de una inmobiliaria y una constructora

Yeidckol Polevnsky, ex dirigente de Morena. Foto Cristina Rodríguez / Archivo

Las supuests obras que se iban a realizar en bienes del partido no se identificaron. Enrique Borbolla, propiestario de ambas empresas. Esta información, obtenida por La Jornada, consta en la denuncia presentada ante la Fiscalía General de la República.

___________________________________________________________________________________________

El 31 de diciembre de 2019, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, presidenta en funciones de Morena, ordenó al Secretario de Finanzas de su partido, Joel Frías Zea, depositara –a través de transferencias electrónicas bancarias-, 312 millones 444 mil 479 pesos a favor de la Inmobiliaria Moscati de Querétaro, S.A. de C.V., y 82 millones 555 mil pesos a la Constructora Estrada Miranda Proyecto y Construcción S.A. de C.V. Tales cantidades de dinero se pagaron para construir o remodelar edificios que no se identificaron. Ambas empresas son propiedad del empresario Enrique Borbolla, a través del Grupo Inmobiliario Ebor.

La Dirigencia Nacional de Morena elaboró una denuncia que el lunes pasado se elevó ante la Fiscalía General de la República (FGR). El texto, que fue aportado por una fuente judicial a este diario, advierte que las transacciones citadas hacen “presumir que se han desviados recursos federales ministrados al partido mediante operaciones perjudiciales y contrarias al interés y patrimonio de Morena, en beneficios de terceros ajenos al instituto político”. Así, se solicita al Ministerio Público (MP) realizar las investigaciones pertinentes y ejercer acción penal contra quienes resulten responsables.

La denuncia de hechos presentada por el representante legal de Morena, Ángel Salvador Chávez, el pasado 15 de junio ante la Dirección de la Unidad de Documentación y Análisis de la Oficina del Fiscal General de la República (FGR), refiere que el 7 de mayo pasado, el mismo Secretario de Finanzas Joel Frías, informó al presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, de la existencia de dos contratos para la remodelación y equipamiento de inmuebles adquiridos por el CEN y el Comité Ejecutivo Estatal.

El primero, celebrado el 29 de diciembre de 2019 con la empresa Moscati por 312 millones 444 mil 479 pesos, y el segundo, también celebrado el 29 de diciembre con la empresa Estrada Miranda por 82 millones 555 mil pesos. En ambos contratos, explicó el secretario de Finanzas, se “muestran irregularidades en cuanto a firmas, objeto y montos entre otros”.

Días después, el 14 de mayo, el CEN instruyó con carácter de urgente a Yeidckol Polevnsky y al secretario de Finanzas, a que presentaran un informe detallado sobre los contratos que hubieran celebrado. Polevnsky envió un correo electrónico el 19 de mayo, pero omitió referir la existencia de los dos contratos citados arriba.

Ante la falta de documentación que avalara ese informe vía correo electrónico, en sesión urgente el CEN solicitó la comparecencia inmediata de Polevnsky y el Secretario de Finanzas, a más tardar el 26 de mayo. Ninguno se presentó, y fueron citados de nueva cuenta al primero de junio.

Este último día Joel Frías explicó los hechos:

“El 29 de diciembre de 2019, Yeidckol Polevnsky, en su carácter de Secretaria General en funciones de Presidenta, firmó y celebró los siguientes contratos. El primero con la empresa Moscati por lo 312 millones 444 mil 800 pesos, y el segundo con la empresa Estrada Miranda por 82 millones 555 mil pesos. El accionista principal y administrador única de Inmobiliaria Moscati de Querétaro, es del señor Enrique Borbolla García.

“En síntesis, en los contratos se pactó el desembolso por adelantado de cantidades muy considerables, a cambio de un servicio no especificado, que no había sido prestado y no tiene fecha de inicio. El supuesto objeto de ambos contratos es tan vago como idéntico. Además, es sumamente amplio que incluye adaptaciones, construcciones, remodelaciones, restauraciones, edificaciones, trabajo de mantenimiento, equipo de cómputo, tanto para oficinas nacionales como regionales, es decir, no se establece claramente el objeto o proyecto, ni se identifica cuáles serían esos inmuebles”.

Los contratos pactaron que en caso de que no se le informara al cliente (Morena), las obras se realizarían en un periodo de seis meses, y una pena convencional del 20 por ciento.

El 31 de diciembre fue el último día para ejercer recursos públicos ministrados a Morena, conforme al acuerdo del Consejo General del INE, por el que se distribuyó el financiamiento público a los partidos políticos en 2019.

Así ese día a las 16:15 horas en un escrito, la señora Polevnsky solicitó al contador Frías, realizara dos transferencias de la siguiente manera: una por 312 millones 445 mil pesos a Inmobiliaria Moscati en la cuenta clave 044680035052697689, del banco Scotiabank. El RFC empresarial es IMQ-150217-PG6, y su correo electrónico es: tesorería@grupoebor.com.mx; y la segunda operación a favor de la empresa Estrada Miranda, por 82 millones 555 mil pesos, en la cuenta clave 044680256006121799, también de Scotiabank. El RFC de esa empresa es EMP-181129-5Z5. El correo electrónico de esa empresa también es: teoreria@grupoebor.com.mx.

Minutos después, el mismo 31 de diciembre, entre las 16 horas con 59 minutos y las 17 horas con 29, se realizaron 24 transferencias electrónicas desde la cuenta 0108935467 a nombre de MORENA CEN EGRESOS, a las dos empresas de Grupo Ebor.

Para la empresa Moscati se generaron 20 depósitos electrónicos por 312 millones 444 mil 794 pesos, y para Estrada Miranda 4 transferencias por 82 millones 555 mil pesos.

La denuncia de hechos, que se dio a conocer a este diario por fuerte judiciales, señala que “en la comparecencia del 1 de junio del 2020, Joel Frías confirmó haber realizado las transacciones por instrucciones de Yeidckol Polevnsky, quien a su vez había celebrado el contrato aún si su firma.

Entre las irregularidades de los contratos es que fueron firmados con empresas creadas con un capital de 50 mil pesos cada una, por lo que, en caso de responsabilidad social, los socios únicamente serían responsables hasta por el monto de sus acciones. “Es decir, resulta ilógico que hayan celebrado contratos por cantidades tan elevadas, sin fianzas ni garantías de cumplimiento; el precio pactado fue adelantado en su totalidad, sin tener un objeto determinado ni determinable, sobre el cual recayera la obra o inmueble; aparentemente los contratos no se encuentran registrados en el Sistema Integral de Fiscalización del INE, y no se cuenta con los documentos originales; en el texto se mencionan diferentes tipos de contratos: contra de obra, contra de obra a precio alzado y sistema de obra”.