Aunque se agotan instancias de conciliación, maestros no cejan en el logro de un acuerdo con el distrito escolar, pero lo ven difícil

November 24, 2018 - por

Aunque se agotan instancias de conciliación, maestros no cejan en el logro de un acuerdo con el distrito escolar, pero lo ven difícil

Alex Caputo-Pearl, líder de los maestros angelinos.

El sindicato de  maestros “no se hacen ilusiones” de que en esta última fase del proceso negociador puedan lograr un acuerdo con el distrito escolar. Y por ello su dirigencia llama a los 35 mil miembros a la solidaridad, a la fortaleza para enfrentar este momento histórico, que puede derivar en una huelga.

Convoca, asimismo, a la gran marcha a efectuarse el 15 de diciembre próximo en el Grand Park del centro de Los Angeles, a las 10:00 de la mañana,  con la cual epilogarán las actividades de este año en defensa de la educación pública y del magisterio en la que se ratificará la voluntad de llegar al paro, en caso de ser necesario.

Dos visiones encontradas han creado esta álgida situación, a decir de esa organización:

1.- El superintendente Austin Beutner quiere  reducir el tamaño del distrito escolar, con lo que esto supone en  despidos de personal, cierres de escuelas, recortes de servicios y de beneficios de maestros, romper al sindicato de maestros y privatizar los planteles.

2.- El sindicato magisterial (UTLA, siglas en inglés) demanda reinvertir en el distrito escolar utilizando la reserva de niveles histórica que tiene: mil 680 millones de dólares.

“Estamos hartos”, expresa el líder sindical, Alex Caputo-Pearl, de la visión y acción del superintendente Beutner que intenta acelerar la tendencia de quitar dinero a las escuelas públicas para acelerar el crecimiento de las chárter.

Su pensamiento es el siguiente:

La industria de las chárter – que han comprado las elecciones de la Junta Educativa del distrito escolar-, considera que tener un banquero como Beutner como superintendente se puede diezmar a los estudiantes, atacar los trabajos de maestros, su atención médica, pulverizar al sindicato y privatizar escuelas.

Considera que Beutner intenta disminuir las condiciones de aprendizaje con más alumnos,  menos maestros y reduciendo el salario real de los mentores.

Es, agrega Caputo-Pearl, el momento de decir: “¡Basta!”.

El dirigente manifestó que a pesar de estos desafíos, los 35 mil sindicalizados están optimistas y decididos. Por lo pronto, “seguiremos haciendo todos los intentos para lograr un acuerdo”.

Afirma que sus propuestas de negociación representan una visión de los que los estudiantes y el sistema de educación necesitan para sobrevivir y para prosperar: atraer familias, aumentar la inscripción, retener educadores, tener a las escuelas como centros vibrantes de la comunidad y mejorar la vida de Los Angeles.

NULOS OFRECIMIENTOS DEL DISTRITO ESCOLAR

Caputo-Pearl habló, además, de los nulos ofrecimientos del distrito escolar en las sesiones de mediación: 18 entre ambas partes y tres con el mediador oficial, quIen declaró  en punto muerto las negociaciones y ahora –ya en la última fase, conocida como Facts Findings- esperan que les presente un informe a principio de diciembre.

Dijo que en este período seguirán intentando alcanzar un acuerdo con su nuestro equipo de negociación.

Cree, sin embargo, que poco podría desprenderse del informe final del panel de investigación – integrado con representantes del distrito escolar, de los maestros y un neutral designado por el estado-, después de haber tenido audiencias con maestros y autoridades.

El presidente de UTLA asegura que los neutrales a menudo son tradicionales y burocráticos en sus opiniones, “por lo que no debemos hacernos ilusiones de que obtendremos una afirmación de todo lo que decimos o una propuesta visionaria para llegar a un acuerdo”.

Indicó que si no se llega a un acuerdo basado en las recomendaciones del panel de investigación, el distrito escolar puede presentar una última oferta que deberá ser respondida por el sindicato.

En  caso de que no haya acuerdo, queda despejado el camino para la huelga.

Entonces Caputo-Pearl recordó que la demora de 56 días de Beutner en la mediación, de agosto a septiembre, tuvo la intención de “desorientarnos y retrasarnos”.

Por su parte, agregó, los maestros usaron esa demora para generar poder al través de su narrativa, misma tarea que realizan ahora.

MAS ESPACIO EN LOS MEDIOS

Caputo-Pear se refirió, además, a la ganancia de espacios de UTLA en los medios de comunicación corporativos, que “ nunca serán nuestros amigos, especialmente desde que Beutener fue editor de Los Angeles Times antes de ser superintendente.

Ilustró: las demandas completas de maestros y la referencia a la reserva de mil 860 dólares del distrito escolar se ha mencionado en importantes medios de manera regular.

Y en un hecho inusitado, cámaras de todas las televisoras angelinas, en español e inglés, llegaron a concentrarse en el edificio de UTLA atendiendo información de interés social ahí generada.

HUELGA, ACTO SOLIDARIO

A continuación, Caputo-Pearl se refirió a la huelga como un acto público.” Debemos comprometernos públicamente con nuestros compañeros de trabajo para estar en la línea de piquete si es necesario”.

Y precisó:

“ Una huelga es el último acto de solidaridad y no debemos tener vínculos débiles. No hay escuelas débiles”.