Video: Se lanzan al mar desesperados migrantes que viajan desde hace 17 días en el barco de ayuda humanitaria Open Arms ya que ninguna nación quiere acogerlos

August 18, 2019 - por

Video: Se lanzan al mar desesperados migrantes que viajan desde hace 17 días en el barco de ayuda humanitaria Open Arms ya que ninguna nación quiere acogerlos

Nadan en el mar por la ansiedad se seguir mayor tiempo en el barco.

Tras 17 días a bordo del Open Arms, la situación del barco de ayuda humanitaria llegó a su límite cuando algunos migrantes se tiraron al mar para intentar nadar y alcanzar las costas de Lampedusa, Italia, según informó el fundador de la ONG Oscar Camps en su cuenta de Twitter.

“Avisamos hace días, la desesperación tiene límites. Se lanzan al agua y los socorristas intentan pararlos”, escribió Camps en la red social.

Open Arms insistió en la “desesperación” de los migrantes a bordo. “¿Qué más necesitamos? ¿Muertos?”, se pregunta Camps, quien publicó un video en el que se ve a un grupo de cuatro migrantes que se lanzaron al agua para llegar a nado a Lampedusa y fueron devueltos al barco por socorristas.

El barco humanitario rechazó este domingo por “inviable” llevar a un puerto español al centenar de migrantes a bordo desde hace más de dos semanas, tal y como ofreció Madrid, que fustigó a Italia por cerrarle sus puertos.

Ante “la inconcebible respuesta de las autoridades italianas (…) de cerrar todos sus puertos”, el gobierno español anunció este domingo que habilitaría el puerto de Algeciras, al sur de la peninsula iberica, para recibir al “Open Arms”.

Pero poco después la ONG española Proactiva Open Arms declinó la propuesta, afirmando que es “absolutamente inviable” navegar hasta Algeciras desde su ubicación actual, cerca de la isla italiana de Lampedusa, debido a la “emergencia humanitaria” a bordo, según indicó su portavoz Laura Lanuza.

“¿Quiere que naveguemos 950 millas, unos 5 días más, a Algeciras, el puerto más lejano del Mediterraneo, con una situación insostenible a bordo?”, se preguntó en Twitter Óscar Camps, quien recordó que los migrantes llevan 17 días en el barco.

Rechaza ‘Open Arms’ acogida de España
Armando G. Tejeda, corresponsal de La Jornada. 

Madrid. Ante la “cerrazón” y la “inconcebible respuesta” del gobierno italiano y del ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, el presidente del gobierno español en funciones, el socialista Pedro Sánchez, ordenó que se habilite el puerto de Algeciras, en el Mediterráneo, para que pueda atracar el buque de ayuda humanitaria Open Arms.

Sin embargo, la ong decidió rechazar la oferta, alegando que se encontraba muy lejos del puerto y que la situación era de extrema gravedad para afrontar un trayecto que supondría entre siete y ocho días de navegación.

El barco tiene ahora en su interior a 107 migrantes africanos que fueron rescatados de la muerte en alta mar, cuando intentaban llegar a costas europeas en su diáspora en busca de una vida mejor.

Las llamadas de socorro de los últimos días de los responsables de la organización no gubernamental Open Arms, fundada y coordinada por el catalán Óscar Camps, finalmente obtuvieron respuesta por parte del gobierno español, que se había mostrado reticente a abrir las fronteras del país para darle cobijo a estas personas en riesgo de muerte, como sí hizo en su día con el buque Aquarius y a los pocos días de tomar posesión del cargo, hace algo más de un año y tres meses.
En un comunicado, el gobierno del socialista Sánchez explicó que “ha tomado esta decisión por la situación de emergencia que se vive a bordo, tras dos semanas de navegación. La inconcebible respuesta de las autoridades italianas, y en concreto de su ministro del Interior, Matteo Salvini, de cerrar todos los puertos, y las dificultades expuestas por otros países del Mediterráneo central, han llevado a España a liderar nuevamente la respuesta a una crisis humanitaria”, dice el texto.
Sin embargo, un vocero de la ONG rechazó la oferta alegando que la situación es de “emergencia humanitaria” y que, tras 17 días en el mar, no están en condiciones de afrontar una travesía tan larga. “No aceptamos España. No podemos poner en peligro la seguridad y la integridad física de los inmigrantes y de la tripulación.
Necesitamos desembarcar ya”, señaló el vocero, reclamando de nuevo un gesto del gobierno italiano y de la Unión Europea (UE).
A pesar de la gravedad de la situación desde hace días y de las órdenes judiciales que había recibido el gobierno italiano, el ministro Salvini se aferró a su ideario xenófobo y ultranacionalista para negarse a abrir las puertas del país a estas personas. Sólo lo hizo y a regañadientes para desalojar de la embarcación a 27 menores de edad al borde de la muerte. Ni los intentos de suicidio al interior de la embarcación ni que varios migrantes decidieran saltar sólo con un chaleco salvavidas para intentar llegar a nado a las costas italianas hicieron cambiar su postura al gobierno italiano.
Una vez que los inmigrantes desembarquen en Algeciras se procederá al reparto que ya fue pactado entre seis países europeos, (Francia, Alemania, Portugal, Luxemburgo y Rumania, además de España), por lo que en España se quedarán en torno al 10 por ciento de los pasajeros del buque.
“Los puertos españoles no son lo más cercanos ni los más seguros para el Open Arms, pero en estos momentos España es el único país dispuesto a acogerlo en el marco de una solución europea”, explica el comunicado del gobierno español, que además informó que las patrulleras de la marina y las policías españolas cumplen con los tratados internacionales en su vigilancia y rescate de personas en la zona fronteriza con el Estrecho de Gibraltar, donde se registra el mayor número de intentos de llegar a suelo español desde África.