“Se llevaron toda la mercancía”, expresan dueños de negocios afectados por la cuarentena y ahora por los saqueos

June 1, 2020 - por

“Se llevaron toda la mercancía”, expresan dueños de negocios afectados por la cuarentena y ahora por los saqueos

Carla Lara recibió el viernes una alerta por movimiento dentro de su joyería en el centro de Los Ángeles, en California. Pensó que era una falsa alarma, pero vio a través de las cámaras de seguridad que había intrusos rompiendo vitrinas y llevándose joyas y dinero en efectivo. Fue inútil llamar al 911: entonces cientos de policías trataban de contener las protestas en esa ciudad por la muerte de George Floyd.

Las pérdidas por el saqueo y los destrozos ascienden a los 200,000 dólares, calcula esta inmigrante mexicana. “Va a ser difícil recuperarse porque precisamente estuvimos cerrados dos meses por el virus. No se pudo trabajar. Apenas reabrimos el martes. Se llevaron toda la mercancía. No sé cuándo vamos a volver a abrir”, lamentó Lara en una entrevista con Univision 34.

Su negocio no es el único afectado por las revueltas cuando ya atravesaban una de sus peores crisis.

Desde licorerías y restaurantes familiares, hasta tiendas de calzado deportivo y cadenas de supermercados en varias ciudades del país, han sido robadas y hasta incendiadas empañando las manifestaciones pidiendo justicia para George Floyd. Estos comercios recién abrían desde que se emitió la orden de quedarse en casa por la pandemia a mediados de marzo. Su futuro ahora es incierto.

Tanto la cantidad de establecimientos afectados, como el monto de las pérdidas, aún están siendo evaluados. El impacto va más allá considerando que varios de trabajadores seguirán desempleados en el comienzo de una virtual crisis económica. Algunos llevaban varias semanas desocupados por el virus.

“Están dañando a muchísima gente, negocios y familias. Había empleados llorando porque tienen que pagar la renta (…) y ya se quedaron otra vez sin trabajo”, dijo Lara, cuya joyería abrió hace 20 años.

El empresario Sean Wotherspoon también observó con frustración por las cámaras de vigilancia cómo se llevaban pares de tenis y ropa de alta gama del interior de su local en la avenida Melrose, en el oeste de Los Ángeles. Se llevaron unos 250,000 dólares en mercancía. El domingo hizo el recuento de daños con un video que publicó en Instagram. No dijo una sola palabra al grabarlo.

View this post on Instagram

Morning LA @roundtwohollywood @roundtwovintage

A post shared by Sean Wotherspoon (@sean_wotherspoon) on

Whotherspoon colocó tablas en la entrada de su negocio para protegerlo, pero no detuvo a los ladrones. Destrozaron la madera, la puerta principal y las ventanas. Solo dejaron algunos tenis de exhibición y cajas. “George Floyd RIP 2020”, escribieron con aerosol en la fachada de su tienda.

Los comercios más afectados en Los Ángeles están en el centro de la ciudad, el distrito de Fairfax, Beverly Hills, West Hollywood y Santa Mónica. Más de 400 personas fueron arrestadas en esa zona el domingo. Para evitar más saqueos se emitió un toque de queda a partir de la 1 pm de este lunes en todo el condado angelino.

“La atención debe centrarse en acabar con el racismo sistémico y poner fin a la violencia sin sentido contra los hombres y mujeres negros, y no podemos permitir que un pequeño número de personas secuestren ese movimiento poniendo vidas en peligro y destruyendo propiedades”, dijo el alcalde de Los Ángeles, Erik Garcetti, en un comunicado.

Esta metrópoli ha sido escenario de violentas revueltas en el pasado. La ocurrida en 1992, por la absolución de cuatro policías blancos que le dieron una paliza al afroestadounidense Rodney King, dejó daños a la propiedad calculados en 1,400 millones de dólares. Ha sido la trifulca más costosa de EEUU y esa vez también tuvo que intervenir la Guardia Nacional para detener los destrozos.

“Eso no es una protesta, es vandalismo”

A otros comercios les fue peor porque terminaron reducidos a cenizas. Fue el caso del club nocturno El Nuevo Rodeo de Minneapolis, donde trabajaron juntos brindando servicios de seguridad George Floyd y Dereck Chauvin, el policía acusado de asfixiarlo hasta la muerte con su rodilla.

El edificio donde se encuentra El Nuevo Rodeo, así como la estación de radio La Raza 95.7 FM, fue incendiado alrededor de las 4:20 am del viernes. Los efectivos de la Guardia Nacional y los policías no pudieron evitar que destrozaran decenas de inmuebles esos días. Se trata del epicentro de las protestas, porque cerca de allí murió sofocado Floyd.

“Desafortunadamente amanecí hoy con mi edificio en llamas. Está completamente hecho cenizas en esto momento. Perdimos la estación de radio, perdimos El Nuevo Rodeo”, lamentó el viernes su dueña Maya Santamaría en una entrevista con el programa Edición Digital de Univision.

“Ahora no queda más que decir: ‘Por favor, ya paren de destruir la propiedad de los negocios de empresarios latinos y afroamericanos’”, imploró Santamaría.

Las imágenes de los saqueos en Chicago, Nueva York, Seattle, San Diego, Filadelfia. Long Beach y otras ciudades le han dado la vuelta al mundo. Turbas enfurecidas han arrasado igual con patrullas de la Policía, que con tiendas de ropa, farmacias, supermercados y hasta vehículos repartidores de mercancía.

Los dueños de la tienda Attom en Atlanta publicaron un video en Instagram en el que se observa a varios jóvenes entrando al negocio, que desde 2016 vende ropa de diseñador y tenis de alto valor. Se robaron todo y destrozaron su fachada de vidrio.

“Me mudé a Estados Unidos hace seis años para que mi sueño se volviera realidad (…) Como saben, algo muy triste nos pasó”, dijo uno de los propietarios, el inmigrante europeo Zola Dias. “Cuando me enteré de las protestas, pensé que estaría bien, que nadie saquearía y se amotinaría, tenía fe en Atlanta. Lamentablemente me equivoqué”, agregó.

Dias contó que después de grabar el video que subieron a las redes sociales llegaron varios policías creyendo que estaba robando. “Guau, en 2020 todavía no se ha escuchado que una cara negra posea y opere otra cosa que no sea una operación de drogas”, criticó.

Su socio, Kris Shelby, relató que el sonido de disparos cerca de su apartamento lo despertó a la 1 am del sábado. Cuatro horas después descubrió que los saqueadores se habían llevado toda su mercancía.

“Lo sentimos, de verdad nos lastima”, dijo el empresario negro sobre la muerte de George Floyd en Minneapolis. “Nuestro plan era reabrir el primero de junio, pero por esto tendremos que esperar”.

Carla Lara, la joyera mexicana en Los Ángeles, dijo que aún no sabían si alguna aseguradora cubrirá los destrozos en su negocio. Cuenta que le sigue doliendo al recordar cómo en unos minutos destruyeron un local que construyeron con tanto esfuerzo.

“Entiendo que lo que pasó (la muerte de Floyd) fue muy difícil”, señaló Lara. “Pero esto no es una protesta, es vandalismo”, enfatizó.