Suprema Corte permite a Trump aplicar nuevas restricciones de asilo a migrantes

September 11, 2019 - por

Suprema Corte permite a Trump aplicar nuevas restricciones de asilo a migrantes

Foto/AFP

Washington

En una decisión sin precedentes que, además, supone un revés a la larga tradición de asilo en Estados Unidos, la Corte Suprema ha autorizado a la administración Trump prohibir a muchos migrantes centroamericanos solicitar asilo.

En una orden breve y sin firmar –que tendrá carácter temporal–, la mayoría de los magistrados del tribunal supremo permitieron que entre en vigencia esta prohibición mientras avanzan los desafíos legales que enfrenta esta decisión de la administración Trump en tribunales de menor instancia.

Apenas el pasado lunes 9 de septiembre un juez federal en California había restituido a nivel nacional la interrupción de un plan del gobierno del presidente Donald Trump que impediría que la mayoría de los migrantes soliciten asilo en la frontera entre Estados Unidos y México.

En esa decisión, el juez de distrito Jon Tigar determinó que una orden judicial que frena la entrada en vigor de la política migratoria del gobierno deberá cumplirse en todo el país.

Tigar bloqueó la medida en julio después de una demanda presentada por grupos que brindan asistencia a solicitantes de asilo. Pero la Corte Federal de Apelaciones del Noveno Circuito limitó el impacto de la orden de Tigar a los estados que se encuentran dentro del área que abarca la corte de apelaciones.

Con base en eso, la medida fue bloqueada en los estados fronterizos de California y Arizona, pero no en Nuevo México ni Texas.

En medio de esta feroz batalla judicial, en base a la nueva orden emitida por el Tribunal Supremo, el gobierno puede comenzar a negar las solicitudes de asilo de los migrantes en la frontera sur que hayan viajado a través de México u otro país sin buscar protección allí.

Solo los jueces Sonia Sotomayor y Ruth Bader Ginsburg notaron su desaprobación de la acción.

“Una vez más, el Poder Ejecutivo emitió una norma que busca anular las prácticas de larga data con respecto a los refugiados que buscan refugio de la persecución”, escribió Sotomayor.

“Aunque esta nación ha mantenido sus puertas abiertas durante mucho tiempo a los refugiados, y aunque las apuestas para los solicitantes de asilo no podrían ser mayores, el Gobierno implementó su regla sin primero dar aviso público e invitar a la opinión pública generalmente requerida por la ley”.

En un informe a la Corte Suprema, el procurador general, Noel J. Francisco, en representación de la administración, dijo que la nueva política era necesaria para abordar “un aumento sin precedentes en el número de extranjeros que ingresan ilegalmente al país a través de la frontera sur y, si son detenidos, solicitar asilo y permanecer en el país mientras se resuelven sus solicitudes “.

Según la política, que se anunció el 15 de julio, solo los inmigrantes a quienes se les ha negado el asilo en otro país o que han sido víctimas de trata de personas “severa” tienen permitido presentar una solicitud en los Estados Unidos.

“Por lo tanto, la norma excluye a los solicitantes de asilo que se negaron a solicitar protección en la primera oportunidad”, escribió Francisco.