Toledo deja Semarnat, y Albores la toma. En Bienestar, asciende Subsecretario. Es oficial: AMLO

September 2, 2020 - por

Toledo deja Semarnat, y Albores la toma. En Bienestar, asciende Subsecretario. Es oficial: AMLO

"No vamos a poder transitar a la agroecología de manera libre porque el Presidente y la Secretaría de Agricultura y el Jefe de Presidencia están en contra”, habría dicho el entonces Secretario del Medio Ambiente, Víctor Toledo. Foto: Cuartoscuro.

Los principales “focos rojos” para la tercera dirección de la Semarnat en este Gobierno federal es la reducción de emisiones contaminantes, frente a la política energética enfocada en los fósiles; evaluar el programa social Sembrando Vida; y recuperar el presupuesto recortado a las principales instituciones ambientales, observan miembros de organizaciones.

 Víctor Manuel Toledo Manzur, quien abanderó la transición a la agroecología, cuestionó a Grupo México, sugirió nacionalizar el litio y señaló como “infiernos ambientales” las zonas contaminadas por corredores industriales, ha dejado el cargo de la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat), luego de tomar la batuta en mayo de 2019 tras la renuncia de Josefa González Blanco por influir en el retraso de un despegue para evitar perder el vuelo.

La Semarnat ahora será dirigida por María Luisa Albores González, extitular de la Secretaría del Bienestar, mientras que su cargo será asumido por el Subsecretario de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional, Javier May Rodríguez.

Los cambios fueron confirmados esta mañana por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de un fin de semana de especulaciones sobre la salida de Toledo Manzur por motivos de salud. El mandatario reconoció al exfuncionario por su labor y trayectoria.

“En efecto presentó su renuncia Víctor Manuel Toledo como Secretario de Medio Ambiente. Él es una gente honesta, un profesional de primera, pero está mal de salud. Además la actividad pública, el servicio público produce estrés. Antes yo pensaba que el estrés era una exquisitez de la pequeña burguesía, pero no. Sí existe y no todos estamos hechos para resistir presiones”, dijo.

En su conferencia de prensa, el mandatario afirmó que se trata de “una gente de primer orden. Yo diría que el ecologista, ambientalista más culto del país y consecuente”. Sin embargo, contó que ya le había informado que no se sentía bien, pues su salud ya no “le estaba ayudando y que pensaba renunciar”.

Aclaró que esto ocurrió “desde antes que se generara la polémica por el agroquímico y ya la semana pasada me dijo que no podía seguir. Entonces ya me presentó su renuncia, como se dio a conocer en los medios. En efecto deja la Secretaría. Él regresa a la academia. Es investigador de la UNAM y va en su lugar María Luisa Albores, que también es ambientalista. Es la actual Secretaría del Bienestar y para Bienestar va a ascender el Subsecretario, Javier May. Eso se va a formalizar el día de hoy”.

Víctor Toledo siempre enfatizó su dualidad entre la academia y la función pública. Foto: Cuartoscuro.

Víctor Manuel Toledo volverá a la academia. Estuvo al frente de la Semarnat durante 15 meses; prohibió el herbicida glifosato en el país y se enfrentó a los agroindustriales y otros del Gabinete. Hace un mes se reveló un audio en el que señala a Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, de bloquear energías renovables y temas ambientales.

Pero ahora María Luisa Albores tendrá como uno de los principales pendientes aprobar o no la Manifestación de Impacto Ambiental Regional del Tren Maya presentada por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

“Es difícil tener una política consistente con cambios en el gabinete que además implican cambios de visión, entonces es difícil hablar de una política ambiental”, dijo Dolores Rojas Rubio, coordinadora de la Fundación Heinrich Böll en México. “Algo que vimos con mucha simpatía fue el querer limitar la introducción de glifosato y querer transitar hacia otra forma de producir alimentos e impulsar a la agroecología como una respuesta a la seguridad alimentaria y a la preservación del medio ambiente. No sé si vaya a cambiar esta medida que marcaba una ruta diferente; veremos si se mantiene”.

A inicios de agosto se filtró un audio, donde se oye al también académico Toledo opinar sobre la falta de consenso en el Gobierno federal entorno a la transición energética y a la agroecología, es decir, a una producción alimentaria sin agrotóxicos que dañen el suelo, agua, polinizadores y salud humana. Un mes antes, en julio, Toledo sugirió en un webinar crear una empresa –pública o privada– para “nacionalizar” y que “el Gobierno controle el uso del litio”. En diciembre aseguró que como el litio será el nuevo petróleo, “nuestro país debería ser capaz de producir autos eléctricos en fábricas públicas”.

“No vamos a poder transitar a la agroecología de manera libre porque el Presidente y la Secretaría de Agricultura y el Jefe de Presidencia están en contra”, habría dicho en el audio.

Contrario a los intereses de la industria química y de la agroindustria, como Monsanto, Syngenta y el Consejo Nacional Agropecuario, la Semarnat ha negado la importación de más de 60 mil toneladas del herbicida glifosato de noviembre de 2019 a la fecha por la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) al ser un Plaguicida Altamente Peligroso (PAP). Pese a la presión de los grandes productores y 22 embajadas, se planteó su prohibición gradual rumbo a 2024. Desde 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha catalogado como potencialmente cancerígeno.

Dentro de la Secretaría de Agricultura (Sader), el titular Víctor Villalobos, cercano a Monsanto según organizaciones civiles, comparte la visión de seguir empleando agrotóxicos, contraria a la postura del Subsecretario Víctor Suárez, exintegrante de Sin Maíz no Hay País, colectivo que ha pedido reiteradamente al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador producir alimentos de manera sana.

EL SEÑALAMIENTO A GRUPO MÉXICO

En julio del año pasado, luego del derrame de 3 mil litros de ácido sulfúrico en el puerto de Guaymas, el entonces titular de la Semarnat informó que las mineras de Grupo México, propiedad del millonario Germán Larrea Mota, han registrado 22 accidentes desde que empezó a operar en 1998, incluyendo el derrame de tóxicos sobre ríos de Sonora en agosto de 2014, por lo que no descartaba suspender sus operaciones, aunque “nos enfrentamos a una enorme compañía”.

Adrián Fernández, director de Iniciativa Climática de México, dijo que dentro de los claroscuros de la política ambiental de esta administración resalta la regulación tanto a los agrotóxicos como a la contaminación de ríos en corredores industriales y zonas mineras, coordinada por Toledo. Pero el principal pendiente que deja es el combate al cambio climático.

“Como el propio Secretario Toledo lo dijo en el audio que se filtró, hay muchas contradicciones en el Gobierno, las cuales han ocasionado que la Semarnat no atienda algunos temas”, dijo Fernández. “Al igual que las administraciones anteriores, permite la contaminación por parte de Pemex y de la CFE; los cambios ambientales del sector energético es lo que menos ha atendido. Políticamente siempre ha sido más débil que la Secretaría de Energía y la visión presidencial”.

Por ende, dijo el director de Iniciativa Climática México, los principales “focos rojos” que deja a la nueva dirección de Semarnat es la reducción de emisiones contaminantes, como México lo firmó en el Acuerdo de París; evaluar el programa social Sembrando Vida para enfocarlo más al aspecto ambiental; terminar de actualizar las Normas Oficiales Mexicanas de emisiones contaminantes del transporte, industria y calidad de combustibles, rezagadas por 15 años; y recuperar el presupuesto perdido para las principales instituciones ambientales.

“Sería una tragedia que no pudieran operar”, advirtió Fernández.

En enero de 2015 se tenía una asignación de 67 mil 976 millones de pesos mexicanos para todo el Ramo 16, encargado de Medio Ambiente y Recursos Naturales, mientras que en enero de 2020 se tuvo un presupuesto de 29 mil 869 millones de pesos, es decir, 56 por ciento menos de presupuesto en cinco años.

“Vemos con dolor y preocupación su desmantelamiento”, aseguraron en una carta enviada al Presidente en junio pasado ex Secretarios de Medio Ambiente (SEMARNAT), presidentes del Instituto Nacional de Ecología (INECC), procuradores Federales de Protección al Ambiente (PROFEPA), Comisionados de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), directores de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), por lo que le exigieron dejar de “desdibujarlas” con recortes presupuestales.

“En estos momentos de crisis sanitaria, con mayor razón, medio ambiente, sostenibilidad y combate al Cambio Climático deben ser complementarios y ser uno de los grandes ejes rectores para impulsar la recuperación económica, a través de un Plan Verde, enmarcado en la Agenda 2030 de nuestra gran nación”