Trump afirma que físicamente puede noquear a Biden e inflama a sus partidarios que aluden a una “guerra civil” e intensifican agresiones e intimidaciones

October 31, 2020 - por

Trump afirma que físicamente puede noquear a Biden e inflama a sus partidarios que aluden a una “guerra civil” e intensifican agresiones e intimidaciones

Donald Trump señaló que físicamente podría vencer a su rival político, el demócrata Joe Biden. Foto Afp

Nueva York. 

En las últimas 72 horas de campaña, Donald Trump afirmó que físicamente podría derrotar a su contrincante demócrata Joe Biden, sus simpatizantes pusieron en peligro un autobús con integrantes de la campaña de Biden en Texas y varias ciudades y comercios están tomando medidas para proteger sus áreas públicas ante el potencial de violencia relacionada con el día final de las elecciones, el 3 de noviembre.

Trump hizo campaña en el estado de Pennsylvania -considerado por ambas campañas como potencialmente el que podría determinar el resultado final-, donde sugirió que podría noquear fisicamente a su contrincante e insinuó que la diputada federal progresista Ilhan Omar -refugiada somalí musulmana- podría ser nombrada como secretaria de Seguridad Interna de un gobierno de Biden y regresó a su acusación de que los demócratas están fraguando un fraude electoral masivo sin ninguna evidencia.

Tambien pidió a sus simpatizantes ser “observadores de casilla”, lo cual sugiere que desea que hagan sentir su presencia en lo que opositores dicen serán actos obvios de intimidación.

Biden, hoy acompañado en algunos actos con el ex presidente Barack Obama, realizó actos en Michigan, otro estado clave en el mapa electoral, donde con Obama atacaron el flanco más vulnerable de Trump al enfocarse en el manejo cada vez más irresponsable de la pandemia por el presidente mientras se establecen récords diarios de nuevos casos en gran parte del país -el viernes se marco récord de un díaa con más de 99 mil.

De hecho, una investigación de la Universidad de Stanford calculó que 18 de los mítines de campaña de gran escala de Trump, en los que no se respetan medidas para mitigar el Covid-19, resultaron en 30 mil casos confirmados de contagio y probablemente llegaron a más de 700 muertes entre los participantes y otros que fueron infectados por ello.

Pero las tensiones por posible violencia relacionada con la pugna electoral se intensificaron con agresiones y actos de intimidación de fuerzas pro-Trump en varias partes del país.

La campaña de Biden informó que canceló un evento en Texas el viernes después de un incidente en una autopista entre San Antonio y Austin, donde un autobús de su campaña fue rodeado por autos con banderas y pancartas pro-Trump, intentando forzarlo a salir de la carretera y poniendo en riesgo al equipo de campaña. Este sábado, Trump retuiteó un video de lo que parece ser el mismo incidente con la exclamación: “Amo a Texas”.

En Carolina del Norte, oficiales de seguridad pública rociaron con algún spray tóxico una concentración multiracial de unos 400 participantes que escuchaban pacíficamente a oradores en un acto para promover el voto y abordar el tema de la justicia racial, sin ningún motivo, y después arrestaron a varios, mientras simpatizantes de Trump los agredían con insultos.

La preocupación por violencia electoral, nutrida cada día por el propio presidente quien repite que no aceptará los resultados si no gana ya que eso sólo es posible si hay fraude, se ha multiplicado con cada vez más mensajes en redes sociales de ultraderechistas hablando de “guerra civil” y advertencias de agencias de seguridad pública sobre actividades de grupos extremistas. Un par de encuestas registran que una amplia mayoría anticipan un incremento en violencia como resultado de la elección.

A pesar de todo esto, continuó la participación electoral anticipada a niveles sin precedente con más de 90 millones de votos -mas del 65 por ciento del voto total de la última elección presidencial- emitidos antes del día final del 3 de noviembre.

Aunque esa participación alta favorece a los demócratas, y las encuestas continúan indicando un triunfo de Biden, nadie se atreve a cantar victoria. La batalla se centrará en los entre 12 y 14 estados, de los 50 en total, considerados como los claves para determinar quién ocupará la Casa Blanca y el Capitolio.

Y nadie sabe cuándo se sabrá el resultado -el verdadero.

Mientras tanto, negocios en varias ciudades -Chanel y Levi’s, entre otros, en Nueva York- siguen colocando triplay sobre sus ventanas y puertas para prepararse para el festejo democrático del martes y sus secuelas.