Trump nomina a Amy Coney Barrett como jueza de la Corte Suprema

September 26, 2020 - por

Trump nomina a Amy Coney Barrett como jueza de la Corte Suprema

El presidente de EE.UU., Donald Trump, y my Coney Barrett.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nominó la tarde del sábado a Amy Coney Barrett, como jueza de la Corte Suprema, en sustitución de la fallecida Ruth Bader Ginsburg.

Trump hizo su anuncio desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca y dijo que la jueza Ginsburg fue “una pionera, una gigante legal, una pionera entre las mujeres; su extraordinaria vida y legado inspirarán a los estadounidenses por generaciones”.

Al nominar oficialmente a Barrett para el importante cargo en el sistema de justicia de EE.UU., el mandatario afirmó: “Ahora tengo el honor de nombrar a una de las mentes legales más brillantes de nuestro país a la Corte Suprema”.

También dijo que se trata de “una mujer sin paralelo, de enorme intelecto, de brillantes credenciales y una lealtad inquebrantable a la Constitución”.

Barrett, al aceptar la nominación se comprometió a dar lo mejor de sí misma.

“Esta es una decisión crucial para el presidente y si el Senado me hace el honor de confirmarme le prometo cumplir las responsabilidades de esta posición con lo mejor de mi capacidad. Amo a Estados Unidos y amo la Constitución de Estados Unidos”, afirmó.

Un momento decisivo

La decisión del presidente de llenar la vacante en la máxima corte estadounidense antes de su acalorada contienda de reelección con el exvicepresidente estadounidense Joe Biden ha desencadenado una feroz batalla política en Washington, con los líderes republicanos del Senado, argumentando que el proceso de confirmación debería proceder lo más rápido posible, mientras los demócratas argumentan que la nominación debería ser retrasada hasta que se conozca al ganador de las elecciones presidenciales de noviembre.

La inclinación política de la Corte Suprema, en la que los jueces son nombrados de por vida se movería así hacia la mayoría conservadora por 6-3.

The flag-draped casket of Justice Ruth Bader Ginsburg lies in state in the U.S. Capitol on Friday, Sept. 25, 2020. Ginsburg…
El ataúd cubierto con la bandera de la juez Ruth Bader Ginsburg se encuentra en el Capitolio de los Estados Unidos el viernes 25 de septiembre de 2020. Ginsburg murió a la edad de 87 años el 18 de septiembre.

Quien sea elegido para ocupar el puesto vacante de Ginsburg desempeñará un papel en la toma de decisiones clave de la Corte Suprema en los próximos años sobre una variedad de temas importantes, que probablemente incluyan derechos de aborto, atención médica, leyes de armas, libertad religiosa, inmigración y libertad de expresión.

Se acerca el día de las elecciones

Los líderes republicanos del senado planean actuar rápidamente para confirmar al nominado de Trump a la Corte Suprema. El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, prometió confirmar la elección de Trump antes del día de las elecciones, el 3 de noviembre.

Trump ha dicho que es importante tener un tribunal en pleno el día de las elecciones, en caso de que haya desafíos legales con respecto a la votación.

“Creo que esto terminará en la Corte Suprema”, dijo Trump el miércoles sobre las elecciones generales, y agregó, “y creo que es muy importante que tengamos nueve jueces”.

Ya ha comenzado una oleada de litigios electorales en estados de todo el país, en medio de la expectativa de grandes aumentos en las boletas electorales por correo y la votación anticipada provocada por la pandemia de coronavirus.

Soporte para Barrett

Barrett ha obtenido un amplio apoyo del sistema legal conservador en Estados Unidos.

Es una devota católica de 48 años que es muy popular entre los cristianos evangélicos conservadores, posiblemente los partidarios más leales de Trump.

Barrett enseñó derecho en la Universidad de Notre Dame, una de las universidades católicas más destacadas de Estados Unidos, durante 15 años antes de que Trump la nombrara en 2017 para el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el Séptimo Circuito, que cubre los estados de Illinois, Indiana y Wisconsin.

FILE PHOTO: Judge Amy Coney Barrett poses in an undated photograph obtained from Notre Dame University
FOTO DE ARCHIVO: La jueza Amy Coney Barrett posa en una fotografía sin fecha obtenida de la Universidad de Notre Dame.

Los conservadores religiosos esperan que Barrett vote para revocar la histórica decisión de 1973 que legaliza el derecho al aborto en Estados Unidos. Si bien Barrett ha expresado en el pasado críticas al fallo, también dijo durante su audiencia de confirmación de 2017 ante el tribunal de apelaciones que vería los fallos anteriores de la Corte Suprema como un precedente vinculante.

Los demócratas se opusieron a su confirmación en 2017, expresando su preocupación por el papel que asigna a la religión en su vida. Citaron comentarios que hizo Barrett en Notre Dame, diciendo que “una carrera legal no es más que un medio para un fin … y ese fin es la construcción del Reino de Dios”.

El vicepresidente Mike Pence le dijo a ABC News esta semana que Barrett enfrentó “intolerancia” sobre su fe en su última audiencia de confirmación.

Batalla política

Los republicanos tienen una mayoría de 53 a 47 en el Senado, el cuerpo legislativo responsable de confirmar los nombramientos judiciales.

Dos republicanos han dicho que se oponen a ocupar el escaño de la Corte Suprema de Ginsburg antes de noviembre: Lisa Murkowski de Alaska y Susan Collins de Maine. Sin embargo, dos senadores republicanos más tendrían que unirse a ellos para darles a los demócratas la capacidad de bloquear a un candidato potencial, y parece que los republicanos restantes están unidos en su intento de que se lleve a cabo una audiencia de confirmación.

Los líderes demócratas en el Senado acusan a los republicanos de hipocresía porque se negaron a permitir la consideración del último candidato a la Corte Suprema del expresidente Barack Obama en 2016. En ese momento, los republicanos argumentaron que las vacantes de la corte superior deberían dejarse sin cubrir durante un año electoral para que el pueblo estadounidense pueda opinar sobre la elección.

Ahora, los demócratas argumentan que los republicanos deberían aplicar esa misma lógica y postergar la ocupación del escaño de la Corte Suprema hasta después de las elecciones presidenciales.

Los republicanos han defendido sus acciones, argumentando que la situación era diferente en 2016 porque en ese momento había un gobierno dividido, un partido ocupaba la presidencia y el otro partido el Senado, mientras que en 2020 los republicanos controlan ambos órganos.

El nominado de Trump a la Corte Suprema sería el tercero, luego de la aprobación del Senado de otros dos jueces conservadores, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, los cuales se produjeron después de airadas audiencias de confirmación.