Trump pone en riesgo la vida de maestros, estudiantes y sus familias al presionar para que en otoño se reabran las escuelas, sin considerar el rebrote de la pandemia, acusa el Sindicato de Maestros de LA

July 9, 2020 - por

Trump pone en riesgo la vida de maestros, estudiantes y sus familias al presionar para que en otoño se reabran las escuelas, sin considerar el rebrote de la pandemia, acusa el Sindicato de Maestros de LA

La nueva presidenta de los maestros angelinos, Cecily Myart-Cruz.

Al exigir que las escuelas vuelvan a clases presenciales pese al rebrote de la pandemia, Donald Trump sacrifica las vidas de educadores, estudiantes y sus familias en nombre de la codicia y el interés propio. Además, ignora a expertos en ciencia y salud que opinan lo contrario.

Así respondió el Sindicato de Maestros de Los Angeles a su amenaza – “peligrosa y moralmente corrupta”- de retener fondos federales si las escuelas no vuelven a las clases presenciales.

“Está claro que Trump está politizando una crisis de salud pública para apuntalar su flagrante oferta de reelección y atender a la élite corporativa”, indicó UTLA, siglas en inglés de la agrupación de los docentes.

La directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer, recomendó a los funcionarios de las escuelas públicas y privadas  “tener planes establecidos para continuar el aprendizaje a distancia el 100% del tiempo”.

“Seríamos irresponsables si no le dijéramos que tienen que tener listo el plan de respaldo”, dijo Ferrer al informando sobre los más recientes números de la pandemia en la jurisdicción, donde se encuentra el Distrito Escolar del Los Ángeles (LAUSD), el segundo más grande de Estados Unidos con más de 700 mil estudiantes.

Las cifras hasta el 8 del presente mes indican que en California hay 289,468 infectados y 6,562 fallecimientos por coronavirus. La tendencia se ha acelerado en los últimos catorce días, indicó el Departamento de Salud de California. En Angeles, los casos son 123,004 y 3,642 defunciones.

El alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, aseguró que es posible que vuelvan las restricciones, sobre todo para que la población se quede en casa, ante esta nueva ola de contagios y defunciones, que también casi han saturado los centros hospitalarios.

“El intento de Trump de obligar a las escuelas a reabrir para que las personas a vuelvan al trabajo durante una pandemia acelerada significa arriesgar desproporcionadamente la vida de los estudiantes negros y marrones y sus familias, que tienen más probabilidades de tener trabajos ‘esenciales’, atención médica insuficiente, mayor niveles de condiciones de salud preexistentes y viven en viviendas abarrotadas ”, dijo la presidenta de UTLA, Cecily Myart-Cruz.

Indicó que “en el condado de Los Ángeles, este racismo estructural ha provocado que negros, latinos e isleños del Pacífico mueran de COVID-19 al doble de la tasa de residentes blancos”.

UTLA destaca que el reinicio de las escuelas debe ser manera segura y equitativa y ello sólo se puede lograr en un entorno más amplio de preparación comunitaria, con  mayores recursos federales y estatales y con un fuerte énfasis en la higiene y la capacidad de respuesta a la epidemiología que emerge rápidamente de este nuevo virus.

La organización magisterial indicó que se necesitan pruebas de COVID-19 amplias basadas en la comunidad y protocolos de rastreo de contactos y una reducción significativa de casos nuevos.

“Los educadores anhelan volver a nuestras escuelas y aulas. Sabemos que la educación a distancia crea desafíos reales, pero la ciencia, no la política o el mercado de valores, debe determinar cuándo se reinician las escuelas ”, dijo Myart-Cruz.

Agregó:

“Deberíamos aprovechar este tiempo para mejorar el aprendizaje a distancia para todos, incluidos educadores, padres y estudiantes”.

Autoridades sanitarias consideran que ahora la pandemia es tan peligrosa como en marzo pasado cuando se cerraron los planteles.

El lunes anterior, el Superintendente Austin Betner, aseguró que no se ha decidido sobre el regreso a clases. Sin embargo, es razonable que la instrucción incluirá un componente en línea para la mayor parte de los estudiantes, dijo.

Señaló que mientras COVID-19 sea una amenaza real y no haya visos de que cambiará pronto, hay que adaptarse a ese desafío.

CADA DISTRITO ESCOLAR DECIDIRA QUE HACER, AFIRMA EL GOBERNADOR NEWSOM

Por su parte, el gobernador Gavin Newsom anunció ayer que la posibilidad de retornar a las escuelas ha quedado bajo la discreción de autoridades educativas locales..

“Tenemos que abordar la reapertura segura de las escuelas. Y debemos insistir en aprender al comienzo del año escolar”, declaró.

Newson señaló, además, que no reaccionará a la amenaza que el presidente Trump publicó en su cuenta de Twitter, en el que amaga con retener fondos a los estados que no vuelven a abrir en el otoño.

Dijo que el estado ha reservado dinero para la educación a distancia y está trabajando con socios en todo el estado para determinar el momento más seguro para reabrir.

TRUMP INSISTE EN VOLVER A LAS ESCUELAS

Ayer, en su encuentro en la Casa Blanca con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, destacó que Estados Unidos es el número uno en el número de pruebas realizadas y la tasa de mortalidad es la más baja – o de las más bajas- entre las naciones del mundo. Dijo que con seguridad se está reabriendo el país y también quiere que el mismo curso sigan las escuelas a partir de otoño.

“Y ya nos hemos dado cuenta que aprender otra vez en una computadora no es igual as aprender en una escuela, en una aula. Queremos regresar a las aulas, vamos a abrir las escuelas en otoño”, declaró.

Sin embargo, las cifras oficiales dicen otra cosa. Hasta ayer, la cantidad de muertos en Estados Unidos, que registró su primer deceso vinculado al virus a principios de febrero, asciende a 129 mil 718. El país registró dos millones 852 mil 807 contagios. Las autoridades consideran que 894 mil 325 personas sanaron.

El mares pasado, durante un evento en la Casa Blanca para discutir la reapertura de las escuelas, Trump dijo que los demócratas quieren mantener las escuelas cerradas por razones políticas.

“Vamos a presionar mucho a los gobernadores y a todos los demás para que abran las escuelas”, dijo Trump, y agregó que tanto los padres como sus hijos quieren esto.

Betsy DeVos, titular de Educación de la administración Trump, ha criticado a los distritos que planean ofrecer instrucción en persona sólo unos pocos días a la semana.

“Una elección de dos días a la semana en el aula no es una opción en absoluto”, señaló al agregar que  el aprendizaje a distancia fue un “desastre”.