Unos murales que representan a George Washington con esclavos, a punto de desaparecer en San Francisco; académicos se oponen

July 11, 2019 - por

Unos murales que representan a George Washington con esclavos, a punto de desaparecer en San Francisco; académicos se oponen

George Washington señala el camino hacia el Oeste a un grupo de colonos armados. Fragmento de uno de los murales de Víctor Arnaútov. Consejo Comunitario Ruso de EE.UU.

Un debate sobre arte y memoria histórica se ha desatado en Estados Unidos debido a una reciente decisión de la Junta Escolar de San Francisco. Los miembros del ente acordaron unánimemente en junio destruir varios murales de los años 1930 dedicados a la vida del primer presidente del país norteamericano, George Washington.

Algunas de estos frescos —13 piezas en total— representan escenas que glorifican la esclavitud, el genocidio, la colononización y el supremacismo blanco, sostienen los detractores, que han podido convencer de su postura a los miembros del organismo californiano.

Según publicó esta semana el periódico San Francisco Chronicle, se trata de un debate que tiene una larga historia pero actualmente “está en su apogeo”, después de que más de 400 académicos y personas relacionadas con las artes firmaran una petición para que la junta reconsiderara su decisión. Cubrir esta “importante obra de arte” con pintura blanca es “una grave violación de la lógica y del sentido común”, mantienen los impulsores de la iniciativa.

Los frescos en cuestión se encuentran en la escuela secundaria George Washington, situada en el distrito de Richmond, y son obra del pintor soviético Víctor Arnaútov (1896-1979), quien vivió y trabajó casi cuatro décadas en EE.UU. y también pasó por México, donde se hizo aprendiz del famoso muralista Diego Rivera. .

Argumentos en pro y en contra

Los padres de algunos estudiantes, incluidos algunos miembros del comité escolar, sostienen que ellos o sus hijos se sienten ofendidos viendo las imágenes.

En una de ellas, el padre fundador de EE.UU. aparece parado señalando el camino a un grupo de colonos armados que caminan junto a un indígena muerto tendido en el suelo. Otras escenas representan el arduo trabajo de esclavos negros, mientras que el propio prócer estadounidense era un conocido esclavista, recuerda el medio.

A juicio de los que rechazan las pinturas, destruir o, al menos, tapar los murales sería una forma de reparación por las históricas injusticias cometidas contra afroamericanos y nativos norteamericanos. El rechazo de algunos llega a tal punto que hay quienes abogan que destruirlas sería preferible a ocultarlas con paneles: una opción que la junta se reservópor si se retrasara el cumplimiento de su decisión a causa de disputas legales u otros motivos.

Mientras, la petición en apoyo de las pinturas de Arnaútov defiende que, por el contrario, la obra “expone y denuncia en forma pictórica la historia estadounidense de racismo y colonialismo. Los únicos espectadores que deben sentirse incómodos ante este mural son los racistas”.

Paradójicamente, el artista rusoestadounidense fue un comunista muy crítico con el tema del racismo. Los detractores de los murales no ponen en tela de juicio su valor artístico, pero las obras corren el riesgo de desaparecer pronto si las autoridades no atienden a la petición de los que se oponen a la medida.

El presidente de la junta escolar, Stevon Cook, ya advirtió que no piensa hacerlo. En su opinión, se trata de un intento más de “decir a otros cómo responder a la representación de su comunidad”. Para quienes están en desacuerdo, sugirió: “Si están tan emocionados, deberían encargar sus propios murales“.

Las autoridades estiman el coste de los trabajos necesarios para pintar sobre los murales en 600.000 dólares.