UTLA relanza su campaña contra enemigos de la educación pública, encabezados por Trump, al través de 75 billboards, ubicados en diversos puntos de LA

February 6, 2020 - por

UTLA relanza su campaña contra enemigos de la educación pública, encabezados por Trump, al través de 75 billboards, ubicados en diversos puntos de LA

Trump, enemigos y favorecedores de la educación, en un billboard de UTLA.

____________________________________________________________________________

En la autopista 5, a la altura del centro citadino, exhibe al magnate, a quien califica “el presidente más peligroso de la historia moderna”. De igual manera, proyecta a la Secretaria de Educación, Betsy DeVos y a poderosos multimillonarios, por favorecer la privatización, las chárter y los vales. Llama a la comunidad a que en las elecciones del 3 de marzo venidero, apoye con su voto a los candidatos a la Junta Educativa de LAUSD, Jackie Goldberg, Sccott Schmerelson, George  McKenna y Patricia Castellanos, por ser defensores de la educación pública.

____________________________________________________________________________

Donald Trump, su secretaria de Educación, Betsy DeVos, y una cauda de multimillonarios privatizadores, se encuentran en el centro de una campaña publicitaria del sindicato de maestros. Los mensajes se emiten en 75 anuncios espectaculares (billboards), instalados en diversas partes de la geografía angelina.

En la autopista 5, en el centro de la Ciudad de Los Angeles, se encuentra el anuncio de Trump, considerado como “el presidente más peligroso de la historia moderna”. Es una de las vías más transitadas del país.

Allí está ese espectacular desde el mismo día que el mandatario, en su discurso sobre el Estado de la Unión, del pasado día 4, atacó a maestros y calificó a las escuelas públicas de “fallidas”.

En esos espacios, aparecen de manera relevante el magnate que ocupa la Casa Blanca y aquellos que “tratan de comprar nuestras elecciones, dividir nuestras escuelas en ganadores y perdedores, y quitar fondos importantes de nuestras escuelas públicas del vecindario”.

En decenas de anuncios espectaculares, la campaña “We Are Public Schools” destaca las necesidades de los estudiantes y las historias de la vida real de los miembros del Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés), incluidos profesores de aula, de artes, bibliotecarios, enfermeras, trabajadores sociales, psicólogos, servicios de alumnos,  consejeros de asistencia y académicos, así como profesionales de la educación para adultos y bilingüe.

UTLA también exhorta a la comunidad a el 3 de marzo entrante vote por candidatos a la Junta Educativa del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) que se identifiquen con la educación pública como es el caso de Jackie Goldberg, el el distrito 5, Patricia Castellanos, en el 7, Scott Schmerelson, en el 3  y George McKenna, en el uno.

“ Estos candidatos estarán con estudiantes, padres y educadores de L.A. para defender nuestras escuelas contra la industria de la chárter corporativa”, precisa UTLA.

El organismo gremial destaca que aquellos que atacan la educación pública y que aparecen en los anuncios son:

Donald Trump, el presidente más peligroso de la historia moderna, quien en su Estado de la Unión, el 4 de febrero, declaró la guerra a las escuelas públicas y dice que quiere más dinero de los contribuyentes para financiar la privatización y los esquemas de cupones. Continúa con sus políticas y ataques destructivos y racistas contra mujeres, inmigrantes, musulmanes, LGBTQ+ y nuestras comunidades más vulnerables.

Betsy DeVos: En su papel de secretaria del Departamento de Educación, llama a las escuelas públicas estadounidenses un “callejón sin salida”. En 2018, redujo el financiamiento federal de la educación pública en 9.000 millones de dólares, al mismo tiempo, asignó 440 millones de dólares al Programa Charter Schools y  también subvenciona los vales escolares.

Rob Walton: La décima séptima persona más rica del mundo, con una riqueza estimada en 53.000 millones de dólares. La Fundación Walton es la mayor contribuyente privada de escuelas chárter y vales en los Estados Unidos. Sólo en 2018,  destinó 210 millones para luchar contra los sindicatos y promover la privatización de las escuelas públicas.

Ben Austin: Líder estratega en la guerra contra la educación pública en Los Angeles y cabildero de la Asociación de Escuelas Charter de California. En un memorándum confidencial enviado 6 días después de la exitosa huelga de UTLA, establecía un plan para comprar la elección de la Junta Escolar de LAUSD, para que conculcara los derechos contractuales de UTLA y  abatiera el financiamiento de afroamericanos, latinos y grupos comunitarios.

Bill Bloomfield: El empresario conservador que ha canalizado más de 500 mil dólares  en una campaña de desprestigio contra Jackie Goldberg, en el distrito 5.  También apoya a los candidatos de la Asociación de Escuelas Chárter de California en los distritos 3 y 7. En la pasada elección estatal, canalizó  También 3.5 millones de dólares en una campaña fallida para elegir a Marshall Tuck como Superintendente Estatal de Instrucción Pública.

Robert Gutiérrez: En su papel de presidente y CEO de la Asociación de Contribuyentes de California, ha canalizado 139 mil dólares para oponerse a la iniciativa de votación Escuelas y Comunidades Primero que traería fondos muy necesarios a nuestras escuelas públicas; sigue difundiendo mentiras y desinformación con el fin de proteger a las corporaciones adinerados de pagar su parte justa en impuestos.

María Salinas:  Como presidenta y directora ejecutiva de la Cámara de Comercio del área de Los Angeles, se opuso vehementemente a la Medida EE, que habría traído 500 millones de dólares al distrito escolar angelino.

“Los multimillonarios y los intereses especiales corporativos no forman parte de nuestras comunidades escolares, pero tienen una influencia indebida en nuestras elecciones y en la dirección de nuestras escuelas públicas del vecindario”, dijo Kimberly Hinkston, una educadora de la primera infancia en Wilton Place Early Education Center.

Y agregó:

“Es hora de oponerse a la privatización y votar por las necesidades de nuestras comunidades sobre la política del miedo y el odio”.