Viajeros con coronavirus llegaron en marzo al aeropuerto LAX , nadie advirtió al público y lo propagaron aceleradamente

June 14, 2020 - por

Viajeros con coronavirus llegaron en marzo al aeropuerto LAX , nadie advirtió al público y lo propagaron aceleradamente

En la terminal aérea angelina surgió una cadena de transmisión de coronavirus de grandes proporciones.

El vuelo 341 de American Airlines con destino a Los Ángeles despegó del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York a mediados de marzo, cuando la mayor parte del país estaba recibiendo las órdenes de quedarse en casa por la pandemia del coronavirus.

Ese vuelo no venía lleno, sólo viajaban 49 pasajeros y ocho tripulantes, los mismos que compartieron baños, cabina de aire y un pasillo estrecho durante seis horas, según un reporte de Los Angeles Times .

RELACIONADOS

En ese momento nadie lo sabía, ni tampoco se enteraron después y muchos de esos pasajeros se estarán enterando hasta publicación de Los Angeles Times, pero un cirujano retirado de Manhattan que viajaba en primera clase estaba infectado con el virus.

Un día después de llegar al aeropuerto en Los Ángeles (LAX), ese pasajero fue transportado en ambulancia al Centro Médico Cedars-Sinai con fiebre alta y tos con flema. El virus se propagó rápidamente entre aquellos con quienes había entrado en contacto luego de salir del LAX, incluso en un centro geriátrico de Westside donde una enfermera de 32 años y una docena más murieron por causa del covid-19 más tarde.

Los Ángeles todavía estaba en una etapa temprana de la pandemia de covid-19 cuando el vuelo del cirujano aterrizó en LAX; se habían confirmado unos 250 casos. Los funcionarios de salud locales, con frecuencia, aseguraban al público que el condado estaba investigando cada caso y participando en el rastreo agresivo de contactos para controlar la propagación del virus.

Sin embargo, nadie informó a ninguno de los pasajeros y la tripulación que había volado desde New York a LAX con el cirujano que estaban en riesgo. La aerolínea se enteró recientemente del caso por The Times.

Ese fue uno de dos vuelos de larga distancia a LAX en marzo que el The Times identificóo y de los cuales los funcionarios de salud pública no alertaron a los pasajeros y la tripulación que habían volado con una persona que luego dio positivo con coronavirus.

En segundo vuelo, que aterrizó del 8 de marzo desde Seúl, la pasajera afectada informó que tuvo fiebre días antes de abordar el avión y sufrió un paro cardíaco la mañana después de aterrizar, convirtiéndose en la primera muerte confirmada de covid-19 en el condado de Los Ángeles.

Sin instrucciones de ponerse en cuarentena por sí mismos o de hacerse la prueba de detección de covid-19, más de 200 personas en esos dos vuelos regresaron a sus hogares y comunidades sin saber que habían sido expuestos y que podrían causar un brote.

¿Ha sido adecuado el rastreo de los casos?

“Cristo. Eso es un problema”, dijo George Rutherford, exepidemiólogo estatal de California, tras enterarse de que los pasajeros y la tripulación no fueron contactados para informarles que estuvieron expuestos, según cita el diario angelino.

El mal manejo de estos casos plantea preguntas sobre qué tan bien han llevado a cabo el rastreo de contactos los funcionarios públicos y si están preparados para un repunte cuando California reabra por completo. El estado actualmente tiene más de 140,000 casos confirmados de covid-19.

Rastrear a un pasajero enfermo puede ser un proceso más sencillo que investigar a empleados de supermercados o trabajadores de la salud infectados que pueden haber estado en contacto con cientos de extraños. Las aerolíneas mantienen listas detalladas de pasajeros, asignaciones de asientos e información de contacto.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) tienen un sistema establecido para ayudar a los departamentos de salud locales a obtener la información y notificar a los pasajeros sentados cerca de la persona infectada.

Un portavoz de los CDC dijo a Los Angeles Times que sus registros indicaban que en los casos de LAX, los funcionarios de salud pública de Los Ángeles nunca alertaron a la agencia sobre los vuelos para poder iniciar el rastreo de contactos.

“Cualquier retraso en contactar personas expuestas aumentará la probabilidad de propagación de la enfermedad”, dijo un portavoz de los CDC.

El Departamento de Salud del Condado dijo que las autoridades informaron a una oficina de los CDC en LAX sobre el vuelo surcoreano. En el caso del vuelo JFK, sus rastreadores de contacto cerraron el caso después de que no pudieron comunicarse con el cirujano para una entrevista. El Departamento actualmente tiene más de 1,500 rastreadores de contactos y planea agregar más si aumentan los casos.

El vuelo 202 de Asiana Airlines partió de Seúl hacia LAX el 8 de marzo con 154 pasajeros, entre ellos una mujer de 68 años de Florida y su esposo.

La mujer volvía de visitar su natal Filipinas y, en sus últimos días allí, se había quejado de que no se sentía bien y tenía fiebre. Cuando abordó un vuelo de conexión en Corea del Sur, al parecer, ya no tenía esos síntomas porque pasó por un control de temperatura en el aeropuerto, según su hija, quien pedió que ni ella ni su madre fueran identificadas por temor a ser acosadas.

Después del vuelo de casi 11 horas, la mujer fue a la casa de un pariente y a la mañana siguiente, dejó de respirar. Ella murió el 10 de marzo y fue la primera muerte confirmada de covid-19 en el condado de LA. Casi de inmediato, un representante del Departamento de Salud Pública contactó a su hija para que la ayudara a reconstruir las interacciones finales de su madre. En el momento de su muerte, solo había 17 casos conocidos en el condado.

Entre esos contactos, las autoridades de salud pudieron dar con el conductor que recogió a la mujer y a su esposo de LAX; era un conocido de un pariente. Ese hombre, según el relato de la hija de la fallecida, también habría muerto de covid-19.

Hasta ahora, según afirma La Times, las agencias responsables parecen culparse entre si por lo ocurrido. Un portavoz de los CDC dijo: “este vuelo no está en nuestra base de datos de investigación de contactos y los CDC no recibieron solicitudes sobre el mismo”. El departamento de salud del condado mantuvo que los funcionarios “notificaron a la estación de cuarentena de los CDC en LAX según el protocolo para un posible seguimiento”. El diario afirmá que solicitó la documentación de dicha notificación, pero que el condado no proporcionó ninguna.