Video: Ante el triunfo del neoliberal Marshal Tuck, los maestros estrecharán vínculos con el gobernador electo, Gavin Newsom, quien también fue blanco de ataques de la Asociación de Escuelas Chárter de California

November 7, 2018 - por

Video: Ante el triunfo del neoliberal Marshal Tuck, los maestros estrecharán vínculos con el gobernador electo, Gavin Newsom, quien también fue blanco de ataques de la Asociación de Escuelas Chárter de California

Gobernador electo Gavin Newsom: mayor relación con los 500 mil maestros californianos.

Muy cerrada fue la elección que ganó Marshall Tuck para convertirse en el próximo Superintendente de Instrucción Pública de California. Tuvo el respaldo de 34 millones de dólares, aportados por la Asociación de Escuelas Chárter de California y por corporaciones y multimillonarios que pugnan por la privatización educativa.

Este dinero le permitió comprar la elección, con todo el daño a la democracia que esto supone, dijo Juan Ramírez,  vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles, que proyecta una huelga en el corto plazo debido a exigencias no cumplidas de parte de neoliberales del distrito escolar.

Casi hasta el mediodía de este miércoles se determinó al ganador ya que desde el inicio resultó reñida. Tuck tuvo tres millones 90 mil 707 votos, el 50.7% de los sufragios, y el demócrata Tony Thurmond, tres millones 4 mil 259 votos, 49.3%.

Ha sido elección en la que el poder del dinero se impone a la voluntad popular. El dinero como comprador de elecciones, de acuerdo a expresiones de Ramírez, cuyo sindicato y el gremio magisterial californiano apoyó al asambleísta Tony Thurmond, quien defendía a la educación pública.

Thurmond ganó en Los Angeles, en San Francisco y en amplias zonas urbanas californianas.

La asociación de chárter repitió la misma fórmula que ha hecho posible que sus candidatos a la Junta Educativa del distrito escolar angelino hayan llegado a ser mayoría: derrochar caudales de dinero para ganar a toda costa, de acuerdo al razonamiento de Ramírez.

Gremios magisteriales consideran que Tuck hará peligrar la educación pública californiana, que atiende a siete millones de alumnos en 1,200 distritos escolares.

Ramírez dijo que el resultado de la elección acreditó que Los Angeles sigue siendo bastión de la educación pública y por ello los maestros ahondarán sus vínculos con los padres y con la comunidad.

Además, indicó que tendrán mayor acercamiento con el próximo gobernador, Gavin Newsom, a quien UTLA apoyó como candidato, y con legisladores a fin de lograr regular la actividad de las chárter.

Ramírez indicó que el propio Newsom sintió en carne propia lo dañino de las chárter ya que durante la elección primaria demócrata aportaron más de 20 millones de dólares al mexicoamericano y ex alcalde angelino Antonio Villaraigosa para que lo derrotara, lo cual no ocurrió.

“Newson sabe de lo que son capaces las chárter”, dijo el dirigente.

La Asociación de Chárter de California hace un fuerte daño a la democracia ya que destina fuertes cantidades económicas a sus candidatos, quienes realizan campañas con base en difamaciones y juegos sucios.

Así es como han ganado posiciones en la Junta Educativa de Los Angeles y ahora con Tuck, dijo Ramírez.

Unos observadores precisaron otro elemento que daño a Thurmond – de origen afroamericano y latino-: el prejuicio racial de votantes conservadores, incluyendo demócratas.

Otro elemento que consideraron fue el camuflage de republicanos que se  identifican convenencieramente como demócratas en la California donde desde los 90 tienen cerrada la puerta del poder por sus ataques al pueblo inmigrante latino.

Ese fue el caso de Tuck, que pertenece a ese círculo de privatizadores, del que forman parte el superintendente del distrito escolar angelino, Austin Betner, los miembros de la Junta Educativa Mónica García, Nick Melvoin y Kelly Gonez.

MAS ATAQUES A LA EDUCACION PUBLICA

Ramírez precisó que el nuevo escenario obliga a fortalecer la unidad de los 500 mil maestros californianos para defender a los estudiantes y a la educación pública, que ahora estará bajo mayor ataque por parte delos privatizadores.

Este es el video de la entrevista con Ramírez:

Las credenciales de Tuck en el medio educativo no eran tan buenas, a grado tal que los más importantes diarios de California, Los Angeles Times, en ingles, y La Opinión, en español, le dieron su respaldo a Thurmond, de dilatada experiencia en este terreno.

En 2008 Tuck encabezó la Asociación por Escuelas de Los Ángeles, una red establecida por el alcalde Antonio Villaraigosa, con cuestionables resultados. Además, tuvo conflicto con las organizaciones docentes. Anteriormente dirigió la red de chárter Green Dot.

Villaraigosa ha perdido la buena imagen que llegó a tener, que lo colocó como uno de los máximos líderes latinos, debido a que cambió de banderas y pasó a formar parte de los grupos reformistas que postulan la privatización de servicios públicos. De liberal pasó a neoliberal.

Tuck, por su parte, ha suavizado su retórica reformista y propugna un enfoque más integral para mejorar las escuelas, incluida una mirada más crítica sobre si las escuelas autónomas cumplen con sus promesas.

De acuerdo a EdSource, lo recaudado por Tuck y Thurmond supera el récord establecido de 30 millones de dólares durante la elección entre  Tom Torlakson, y Tuck, hace cuatro años.

A Tuck lo respaldaron la Asociación de Escuelas Chárter de California, EdVoice for the Kids PAC, que manejaron comités de campaña independientes para Tuck, el desarrollador de bienes raíces Bill Bloomfield, quien donó 5.3 millones de dólares; Doris Fisher, cofundadora de la compañía de ropa Gap, 3.1 millones y el capitalista de riesgo Arthur Rock, 3 millones, entre otros.

A Thurmond lo apoyaron los sindicatos de maestros, organizaciones comunitarias y de derechos humanos de inmigrantes y el Partido Demócrata.