Video: EU: Corea del Norte posee hasta 60 bombas nucleares y el tercer mayor arsenal de armas químicas del mundo

August 19, 2020 - por

Video: EU: Corea del Norte posee hasta 60 bombas nucleares y el tercer mayor arsenal de armas químicas del mundo

Foto: Jo Yong-Hak / Reuters.

Pionyang podría disponer de hasta 60 bombas nucleares, así como del tercer mayor arsenal de armas químicas del mundo con un total de hasta 5.000 toneladas, según cálculos del cuartel general del Departamento del Ejército de EE.UU. recogidos en un reciente informe titulado ‘North Korean tactics’ (‘Tácticas de Corea del Norte’).

Armas nucleares

“Las estimaciones para las armas nucleares de Corea del Norte oscilan entre 20 y 60 bombas, con una capacidad para producir seis nuevos dispositivos cada año”, sostienen los autores del documento.

Según los analistas, Pionyang “buscó armas nucleares porque sus líderes pensaron que la amenaza de un ataque nuclear evitaría que otros países contemplaran un cambio de régimen” en la hermética nación. En este sentido, sostienen que la familia Kim “no quiere que ocurra algo similar en Corea del Norte” a lo que pasó en Libia en 2011, con la intervención de las potencias externas, luego de que Muamar Gadafi renunciara a sus armas nucleares en 2003.

Armas químicas

Además, se estima que Pionyang posee entre 2.500 y 5.000 toneladas de armas químicas “de aproximadamente 20 tipos diferentes”, lo que convierte al país en el tercero con más agentes químicos en el mundo. Según el informe estadounidense, es “muy probable” que el Ejército norcoreano utilice proyectiles de artillería química.

Armas biológicas

Por otro lado, Corea del Norte también ha realizado investigaciones sobre armas biológicas y, posiblemente, ántrax o viruela como armas, que podrían montarse sobre misiles para su uso contra Corea del Sur, EE.UU. y Japón, advierten los expertos.

Guerra informática

Más allá de las armas convencionales, el informe estima que Pionyang posee capacidades avanzadas de guerra informática, siendo capaz de “llevar a cabo con éxito actividades de guerra informática invasiva desde la seguridad de su propio territorio”, y de llegar a “computadoras específicas en cualquier parte del mundo”, siempre que estén conectadas a Internet.