Video: Trump desoye a alumnos y padres de familia y daña la educación pública al dejarla sin recursos para otorgárselos a quienes se proponen privatizarla, asegura el Sindicato de Maestros de LA

October 21, 2020 - por

Video: Trump desoye a alumnos y padres de familia y daña la educación pública al dejarla sin recursos para otorgárselos a quienes se proponen privatizarla, asegura el Sindicato de Maestros de LA

Juan Ramírez, vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles.

Con Trump, la educación pública ha sido dañada, los alumnos, sus padres, la comunidad y los maestros, ignorados y las minorías -latinos y afroamericanos- criminalizadas y reprimidas. Por eso se requiere con urgencia un cambio en el país para acceder a la justicia negada en esta presidencia republicana.

Este escenario es planteado por el Sindicato de Maestros de California, el más grande del estado, que multiplica su accionar para sumar votos de conciencia en favor de la educación pública, sus candidatos y proposiciones que la respaldan. Es una labor que se intensifica a medida que se acerca el día de la votación: el 3 de noviembre.

La Educación habló en días pasados con el vicepresidente de esa organización, Juan Ramírez, durante un evento en la secundaria Dorsey en el que padres, estudiantes y maestros pidieron al distrito escolar no reabrir las escuelas a menos de que existan suficientes recursos para poner en marcha estrictas medidas que aseguren la salud de la comunidad escolar.

Demandaron 12 estudiantes por aula, distanciamiento social obligatorio, rastreo de contactos para evitar la propagación del coronavirus, limpieza profunda y esterilización de los planteles, entre otras medidas.

Ramírez es tajante:

“Trump no toma en cuenta la voz de los padres, de los alumnos, no hace las cosas como debe ser para cuidar la seguridad, la salud de estudiantes y maestros”.

Y ahonda: el mandatario ignora la necesidad de recursos de la educación pública.

En ese sentido, el Superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD, siglas en inglés), Austin Beutner, ha subrayado reiteradamente la ausencia del apoyo federal a las escuelas angelinas en este momento que exige mayores recursos para enfrentar múltiples gastos que permitan enfrentar efectos  de la pandemia.

El distrito escolar, pues, ha sufragado de su erario las computadoras otorgadas gratuitamente a los alumnos de escasos recursos y los ha conectado al internet. Ha encarado los gastos de limpieza profunda y sanitización de los planteles, las pruebas para detectar COVID-19, los programas de seguimiento de contactos, para la educación virtual y las 70 millones de despensas a alumnos, sus familias y la comunidad.

Y los recursos federales siguen brillando por su ausencia.

El vicepresidente de UTLA (siglas en inglés del sindicato magisterial) afirma que Trump y su Secretaria de Educación, Betsy DeVos, se enfocan sólo en ayudar a las escuelas privadas y a aquellos grupos que impulsan la privatización de la educación.

O sea, que en lugar de refaccionar financieramente a las escuelas públicas, Trump les quita dinero, es el razonamiento del entrevistado.

Ante este panorama, el sindicato de docentes postula la necesidad de cambiar de gobierno para que la educación pública – a la que asiste casi el 85 por ciento de los estudiantes del país- logre los cambios que requiere en el corto plazo.

Por ello, los maestros movilizan sus recursos para persuadir a votantes a que apoyen al aspirante presidencial demócrata Joe Biden, a los candidatos a estar al frente de los distritos 3 del distrito escolar, Scott Schmereleson, y del distrito 7, Patricia castellanos, y a la Proposición 15, que generaría casi doce mil millones de dólares anuales en favor de la eduación y servicios sociales.

El triunfo de Schmerelson -quien pretende reelegirse- y Castellanos sería fundamental para que la Junta de Educación cuente con mayoría de sus siete miembros como defensores y promotores de la educación pública, en un distrito escolar donde el 80 por ciento de sus más de 600 mil alumnos, son de escasos recursos y de ellos, el 72% son latinos.

Con el retiro de Richard Vladovic, los miembros de ese cuerpo directivo quedan empatados ya que a favor de la educación pública están George e MacKenna, Scott Schmerelson y Jackie Goldberg, mientras que por el bando de los privatizadores se encuentran Mónica García, Kelly Gonez y Nick Melvoin.

Por ello, es crucial que Schmerelson y Castellanos se alcen con el triunfo, indica UTLA

LA TRASCENDENCIA DE LA PROPOSICION 15

La Proposición 15 será fundamental para mejorar financieramente al distrito escolar. Recientemente, el diario Los Angeles Times manifestó su apoyo a esta medida.

El rotativo considera que la propuesta no es una solución completa, pero sí  un primer paso crucial para resarcir parte del daño causado por la Proposición 13, la iniciativa de “rebelión fiscal” de 1978,  que revirtió los impuestos sobre la propiedad en California y los limitó al 1% del precio de compra.

De hecho, agrega, gran parte de lo que aflige a California —carreteras derrumbadas, escuelas con pocos recursos y servicios sociales inadecuados— se puede rastrear a la Proposición 13 y a las medidas conexas.  Dijo que la resolución ha matado de hambre a los gobiernos locales de los ingresos que necesitan para proporcionar servicios

Una encuesta le da ventaja a la Proposición 15. Casi la mitad de los votantes de California apoya esta una medida electoral de noviembre que relajaría los límites impositivos sobre las propiedades comerciales e industriales y gastaría los ingresos resultantes en los gobiernos locales y las escuelas.

En el sondeo del Instituto de Estudios Gubernamentales de UC Berkeley el 49% dijo que votaría a favor de la Propuesta 15, mientras que el 34%  se opondría y el 17% permanece indeciso.

QUIEREN COMPRAR LA ELECCION

Los multimillonarios y las corporaciones quieren comprar las elecciones del 3 de noviembre para afectar a la educación pública,  a la mayor población estudiantil del distrito escolar, los latinos y los afroamericanos. Su propósito es derrotar a los candidatos Patricia Castellanos y Scott Schmerelson, así como a la Proposición 15, advirtió la lideresa de UTLA, Cecily Myart-Cruz.

Esto no hay que permitirlo, expresó. Refirió que durante un juego de los Lakers – de gran nivel de audiencia televisiva- se proyectó un anuncio pagado – que cuesta una fortuna- por magnates en contra de Schmerelson.

“Cuando tienes multimillonarios como Jim Walton, de Walmart, y Reed Hastings, de Netflix, que gastan un millón de dólares en un día para atacar a Schmerelson, supongo que pueden permitirse un anuncio como el de los Lakers”, dijo la dirigente.

Ahora, cuando las boletas electorales son puestas  en los buzones de correo, es el momento de contactar a los votantes antes de que ven más anuncios con ataques a los defensores de la educación pública – como es el caso de Schmerelson y Castellanos-  y de que esas mentiras vayan a ser creídas por los electores, dice la dirigente.

El vicepresidente Ramírez llamó a los votantes a que acudan a las urnas y que no se dejen confundir por la publicidad engañosa de los privatizadores.

Ls campañas sucias contra Schmerelson, Castellanos y la Proposición 15 se multiplican, pero los maestros consideran que junto con los padres, con la comunidad van a derrotar una vez más al poder del dinero que pretende comprar por enésima ocasión a los comicios para poner sus intereses por encima de los de la comunidad, ha reiterado Ramírez.