Video: Vivir Quintana: La lagunera autora de la “Cancion sin miedo”, convertida en himno internacional de la lucha de las mujeres

September 15, 2020 - por

Video: Vivir Quintana: La lagunera autora de la “Cancion sin miedo”, convertida en himno internacional de la lucha de las mujeres

Vivir Quintana en la estación Tacubaya del metro de la Ciudad de México.

    Saltillo, Coah.

Ella vive y se solidariza con las causas sociales. De deambular por varios bares de la ciudad de Saltillo con su guitarra a la espalda, hoy es considerada una de las mejores voces de América Latina: eso es Vivir Quintana, cantautora coahuilense quien en los últimos días se fue a apoyar a las mujeres que tomaron las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México y fueron violentamente desalojadas de las oficinas en Ecatepec y se unió al video producido por artistas para denunciar que el director de Cultura del municipio de Saltillo, Iván Márquez, agredió a una de ellas y acosó sexualmente a amigos de ésta.

Su nombre es Viviana Monserrat Quintana Rodríguez y el próximo 17 de septiembre llega a los 36 años de edad. Decidió convertirse en Vivir porque una maldición seguía a las mujeres de su familia que llevaban su primer nombre y quienes no pudieron cumplir el sueño de cantar. Así, al diminutivo de su nombre le agregó la letra inicial del apellido materno para convertir en filosofía su existencia que empezó En Su Natal Francisco I. Madero, municipio en la región lagunera de Coahuila.

Es la autora del himno feminista “Canción sin miedo” que fue la bandera que las manifestaciones durante marzo y hasta la fecha por parte de mujeres víctimas de delito o familiares de ellas.

“Es una canción que hicimos entre todas porque es el sentimiento colectivo que existe ahora en México por el tema que estamos viviendo de los feminicidios. Fue un sentimiento colectivo sobre algo que ya nos reventó”, dijo en una pasada visita que realizó a su estado natal donde también recordó que el feminicidio han estado cerca de ella y una amiga de ella que fue una de las muchas víctimas.

Sin embargo, desde antes Vivir Quintana era identificada por sus interpretaciones de música regional del noreste compuestas por ella misma e interpretadas con su peculiar característica.

Contra el director de Cultura del municipio de Saltillo, Iván Márquez, acusado de agresor de una mujer y de acosar sexualmente a hombres.

“Hago corrido contemporáneo con las armonías de la música norteña”, es como se describe quien considera que el arte, en cualquiera de sus manifestaciones, debe ser utilizado para denunciar y levantar la voz ante las injusticias, como las que viven a diario miles de mujeres en México e incluso lleva a cabo una tarea de hacer recorridos de las historias de quienes se encuentran presas por haber atacado a sus parejas para defenderse de la violencia de que fueron hoy objeto.

Vivir empezó a tocar en un bar en la capital del estado y el día de su presentación sólo estaban dos de sus amigos en una mesa y conforme transcurría la noche, la gente iba llegando y se entusiasmó al escuchar a la estudiante en de la Escuela Superior de Música.

Esa anécdota no la olvida, como tampoco aún y aprendió a tocar la guitarra con las enseñanzas de un carpintero en su pueblo natal y quien tuvo la visión de que pronto la niña que acudía a sus clases en la plaza municipal, podría componer sus propias canciones y acompañarlas con arreglos creados por ella.

Recientemente fue incorporada al proyecto de Las Voces de Latinoamérica, en el que participan artistas como Lila Downs, Soledad Pastorutti, Susana Baca, Margarita Laso y Tita Parra, entre otras más y quienes interpretaron en línea la canción “Yo vengo ofrecer mi corazón” y más reciente es la de “Gracias a la vida”.

Pese a que su carrera avanza rápidamente y ha llegado a que el himno feminista se canté en otros idiomas, Vivir Quintana se mantiene activa y cercana en los movimientos de las mujeres a través de su música y canciones con contenido; enseñando a través de talleres creación musical con perspectiva de género.

“Tenemos la responsabilidad de crear conciencia, no por nosotros sino por los que vienen detrás y el arte nos permite evitar la violencia”, opinó.