La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português Français Deutsch

Video: El presidente Boric se lanza a revivir la ruta constituyente en Chile

September 6, 2022

Presidente Gabriel Boric.



La Jornada.

Santiago. 

Al día siguiente de la abrumadora victoria del “rechazo” –61.8 por ciento de los sufragios contra 38.1 por ciento del “apruebo”– a la propuesta de Constitución garantista de derechos sociales, el presidente chileno, Gabriel Boric, comenzó frenéticas consultas con los sectores políticos para revivir el frustrado y agónico proceso constitucional.

A primera hora de ayer, el golpeado mandatario –apostó buena parte de su capital político a impulsar la ratificación de la propuesta, asociándola con el desempeño de su gobierno– se reunió con los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado, Raúl Soto (Partido por la Democracia ) y Álvaro Elizalde (Socialista), respectivamente, a quienes pidió empezar negociaciones.

“Nos ha pedido que en el Congreso se desarrolle un diálogo que permita establecer un camino institucional para avanzar en el proceso constituyente. Convocaremos esta semana a todos los partidos con representación parlamentaria, a las bancadas y también escucharemos a movimientos sociales y representantes de la sociedad civil, con el objeto de promover un diálogo que nos permita a la brevedad transmitir una certeza a Chile”, resumió Elizalde.

Boric y su comité político se citó también con los presidentes de los partidos de las dos coaliciones que sustentan a su gobierno: Apruebo Dignidad (alianza entre el Partido Comunista y el Frente Amplio) y Socialismo Democrático (partidos Socialista, Radical, Liberal y PPD).

También convocó para este martes a la oposición derechista a La Moneda para abordar esta materia.

Al respecto, el presidente del PC, Guillermo Tellier, dijo: “estamos dispuestos a conversar con todos, incluso con el Partido Republicano (ultraderecha pinochetista), si es que se sientan a lo que ha convocado el presidente”.

Tellier planteó que “lo que se ha rechazado es una propuesta, un texto”, pero que “el proceso sigue y vamos a ver cómo, esa es la discusión; el acuerdo es sobre cómo se materializa ese proceso y nosotros vamos a estar en esa discusión”.

Desde la derechista coalición opositora Chile Vamos, Renovación Nacional –el partido mayoritario con 25 diputados (de 155) y 12 senadores (de 50)– confirmó su asistencia, pero advirtiendo que no están apurados por llegar a acuerdos.

“El partido más grande de Chile se va a tomar el tiempo necesario para escuchar a todas las bases para entender y dirigir el resultado y actuar con responsabilidad; y que el presidente Boric pueda hacer la autocrítica en su propia coalición de gobierno”, dijo su timonel, Francisco Chahuán.

Mientras el mandamás de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Javier Macaya, aseguró que “tenemos disposición a conversar”, aunque “hay que masticar lo que ocurrió, el presidente tiene que asimilar cuáles son las causas de esa derrota”.

La derecha, si bien dice estar anuente a mantener abierto el tema, ha sido esquiva en las formas y plazos, por ejemplo, si una nueva convención con paridad de género, cuánta representación de pueblos originarios, si sólo convencionales electos o también con expertos, etcétera.

Cambio ministerial

Simultáneamente a todo lo anterior, planea en el ambiente la inminencia de un sustantivo recambio ministerial, incluidos dos de los principales: la titular del Interior, Izkia Siches –jefa política del gabinete–, y el de la presidencia, Giorgio Jackson, a cargo de la agenda legislativa. El asunto no es sí o no, sino cuándo.

La ministra portavoz, Camila Vallejo, declaró: “no estamos aquí por nosotros mismos, estamos aquí por un proyecto de gobierno, por un programa y que a través de ese programa y su adecuada ejecución podamos responderle a las personas a sus necesidades”.

Agregó: “venimos diciendo hace tiempo que el plebiscito con cualquier resultado iba a marcar un segundo tiempo”.

También se profundizaba en las causales del apabullante “rechazo”, abundando explicaciones: el mal tratamiento de la plurinacionalidad y derechos de los pueblos originarios se citaba entre los principales, lo mismo que los “excesos” y “gustitos” que se dieron los convencionales, desde el día uno, durante el año que sesionaron, y desde luego la feroz campaña de desinformación y mentiras acerca del contenido del texto que desató la derecha.