Videos: Padres y maestros demandan a LAUSD que no permita que chárter operen dentro de planteles públicos, aduciendo que el hacinamiento atenta contra el distanciamiento social

May 7, 2020 - por

Videos: Padres y maestros demandan a LAUSD que no permita que chárter operen dentro de planteles públicos, aduciendo que el hacinamiento atenta contra el distanciamiento social

Frente al edicicio del distrito escolar, manifestantes guardaron su distancia en una protesta contra las chárter por su afán de introducirse en territorios de escuelas públicas.

Es inadmisible que en estos tiempos de pandemia, que exigen distanciamiento social, en escuelas públicas se pretenda anular esa disposición que preserva la vida, en aras de planteles chárter.

Este es el razonamiento de miles de padres y maestros, quienes han demandado al distrito escolar angelino que impida que esos centros, “a los que sólo guía la ganancia”, sean instaladas dentro de escuelas públicas porque constituye un atentado contra la salud y la seguridad.

Por ello, exigieron al Superintendente Austin Beutner y a los integrantes de la Junta Educativa que declaren una moratoria de las nuevas co-ubicaciones chárter para el año escolar 2020-21.

Los demandantes ponen de relieve las tesis del gobernador de California,  Gavin Newsom, quien ha declarado que cuando las escuelas reabran, tendrán que practicar el distanciamiento social y físico.

Con escuelas chárter operando dentro de territorios de planteles oficiales, se crean condiciones de hacinamiento, favorables para la propagación del COVID-19, alertaron los quejosos, quienes realizaron una manifestación al lado de las oficinas del distrito escolar, ofrecieron una conferencia de prensa y luego, en caravana, fueron a protestar a direcciones de quienes solicitan esas co-ubicaciones.

La protesta tuvo lugar desde automóviles, con carteles, cánticos y bocinas.

Padres y maestros considera que los nuevos lugares chárter abarrotarían los edificios escolares e impedirían que las escuelas tomaran las medidas sanitarias necesarias ya que serían obligadas a extender las aulas, agregar períodos adicionales de almuerzo y receso.

Uno de los manifestantes fue Alex Orozco, tesorero de UTLA, quien resaltó que añadir más estudiantes a una escuela pública cuando se está fomentando el distanciamiento social “es absolutamente ridículo”.

Pidió al Superintendente Beutner y a los integrantes de la Junta Educativa que aprobaran la demanda de miles maestros y docentes a fin de garantizar la seguridad de los estudiantes y el personal cuando regresen a las aulas.

Los padres, maestros y estudiantes también están llamando a las escuelas chárter que han solicitado co-ubicaciones para el año escolar 2020-21 para rescindir sus peticiones.

“NO QUEREMOS NINGUN RIESGO”

“Esto sería una sentencia de muerte”, comentó Alex Montero, padre de familia de la escuela primaria Shirley.

Indicó que no se puede poner en peligro la salud de los maestros, de los alumnos, del personal escolar ni de la familia de los estudiantes. Recordó que en su caso, los abuelos de su hijo  son más vulnerables al coronavirus. “No queremos ningún riesgo”, dijo.

Una ley estatal conocida como Proposición 39 permite a las chárter tomar el llamado espacio “no utilizado” de las escuelas públicas del vecindario en un proceso llamado “co-ubicación”. Esto da omo resultado que una chárter ocupe salones y comparta bibliotecas, cafeterías, baños, pasillos y entradas con esa escuela pública.

Actualmente hay 56 escuelas coubicadas en el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD, siglas en inglés).

La protesta se produjo en un escenario muy complicado ya que California enfrenta el mayor déficit presupuestario de su historia,  de 54 mil millones de dólares, provocado por la pandemia que hasta este 7 de mayo había dejado 29 mil 526 infectados de COVID-19 y  mil 420 fallecidos en el condado de Los Angeles.

Las escuelas reciben aproximadamente el 40% de los ingresos de los fondos generales del estado.

En ese sentido, un estudio del el Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés) acreditó que las escuelas chárter cuestan al distrito escolar casi 600 millones de dólares al año. Y por eso la reiterada demanda para que sea evitada esa sangría que daña a la educación pública.

HACINADOS Y SIN ESPACIO

“¿Cómo vamos a distanciarnos socialmente si una nueva escuela chárter viene y toma nuestros espacios?”, preguntó la maestra de primaria Sally Ortiz. “Estaremos hacinados, sin espacio para extender. Nos pondrá en mayor riesgo de propagar el CoVID-19  y llevar el virus a casa a nuestras familias. LAUSD necesita poner la salud en primer lugar. Nuestros estudiantes y maestros merecen una escuela segura”, expuso.

Una de las casas visitadas por los manifestantes fue la de la actriz Kristen Bell, en Los Feliz. Es miembro de la junta directiva de la escuela Citizens of the World Charter, que está prevista para lanzar una escuela primaria con 200 estudiantes para funcionar dentro de la escuela primaria Shirley Elementary, este otoño.

La escuela operará en 11 aulas adicionales que los maestros de Shirley dicen que utilizan para computadoras, arte y otros programas auxiliares.

Algunas 17 chárter están previstas para compartir el campus en las escuelas oficiales en el año académico 2020-21.

Las escuelas chárter reciben fondos públicos pero son manejadas por particulares y son reiteradas las quejas en su contra por no rendir cuentas ni ser transparentes. Además, también son acusadas hacer mal uso de ese patrimonio y múltiples dirigentes están en proceso o han sido sentenciados a varios años de prisión.

“Estamos hablando de dos diferentes escuelas. Una, la chárter, que sólo persiguen ganancias, y la pública, que persigue la educación de los niños”, dijo Alex Montero.