Videos: “Parece que soy inmune”: Trump afirma que ya no tiene covid-19. Relanza su campaña

October 11, 2020 - por

Videos: “Parece que soy inmune”: Trump afirma que ya no tiene covid-19. Relanza su campaña

El presidente de EE.UU. ha declarado este domingo durante una entrevista con Fox News que está libre de coronavirus y es “inmune” a la enfermedad. Asimismo, el mandatario aseguró que las pruebas a las que se sometió mostraron que ya podría volver a emprender su campaña para las próximas elecciones presidenciales sin representar un riesgo para los demás.

“Pasé la prueba más alta, los estándares más altos y estoy en muy buena forma”, afirmó Trump en sus declaraciones. “Parece que soy inmunePuedo salir del sótano“, dijo el inquilino de la Casa Blanca, agregando que tal vez su protección ante el coronavirus dure “mucho tiempo, tal vez poco tiempo, tal vez toda la vida”.

“El presidente está en muy buena forma para librar las batallas”, aseguro el mandatario, reiterando: “Vencí este horrible virus de China“.

En sus declaraciones Trump calificó a los médicos de la Casa Blanca como “los mejores” y fueron ellos quienes le informaron de que está “totalmente libre de propagación” del virus. Además, el político señaló que se sintió “realmente bien” después de tomar un cóctel de anticuerpos, que, según él, no es una simple “terapia”, sino una “cura”. “Tengo que decirles que me siento fantásticamente. Realmente me siento bien”, aseguró.

Por su parte, el médico personal de Donald Trump, Sean Conley, confirmó este sábado que el presidente estadounidense se ha recuperado y ya no es portador del coronavirus. “La muestra de PRC de covid-19 de esta mañana demuestra, según los estándares actualmente reconocidos, que ya no se le considera un riesgo de transmisión para otros“, señaló el doctor en un memorando sobre el estado de Trump.

Este lunes, Donald Trump fue dado de alta del hospital militar Walter Reed, donde había sido ingresado el viernes anterior tras dar positivo por coronavirus. Tras recibir el alta, el mandatario afirmó que se sentía “mejor” de lo que se había sentido “en mucho tiempo” e instó a los estadounidenses a “salir ahí fuera” y no tener miedo al coronavirus.

Trump relanza su campaña

La Jornada. 

Washington.

Me siento muy bien, dijo ayer el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al dirigirse a sus partidarios desde el balcón de la Casa Blanca, en su primer acto público tras dar positivo a Covid-19 el pasado 1° de octubre, en el que también destacó los logros de su gestión y reanudó las críticas a sus rivales políticos.

Solo y sin cubrebocas, el líder republicano reapareció en este acto, que denominó como una protesta pacífica por la paz y el orden, para instar a sus cientos de seguidores congregados en el lugar –en su mayoría latinos y afrodescendientes– a unírsele para ganar las elecciones del 3 de noviembre. Quiero que sepan que nuestra nación va a vencer este terrible virus de China, aseguró a los asistentes, quienes acudieron al acto al aire libre con barbijos, pero con escaso distanciamiento social.

Aseguró que los votantes negros y latinos han rechazado las políticas izquierdistas socialistas radicales del Partido Demócrata y que la policía es necesaria para apoyar a las comunidades de color, mientras los demócratas reducirían la presencia policial y pondrían así en riesgo a estas comunidades.

Además, volvió a desprestigiar la carrera de su rival demócrata a la presidencia, Joe Biden, pues aseguró que si gana las elecciones prohibirá el fracking. Advirtió de que los negocios de negros y latinos han sido saqueados por fanáticos de izquierda durante la reciente ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial.

El discurso vehemente y sin titubeos fue más corto que de costumbre para los actos de campaña. El mandatario se refirió a su trabajo en la lucha contra el crimen y en las medidas de su gobierno para sostener la economía, al tiempo que criticó a los demócratas.

La decisión de dirigirse al público es considerada como el primer paso para que Trump encarrile su campaña con nuevos actos públicos a partir de ayer, apenas una semana después de recibir tratamiento por coronavirus, que ha matado a más de 210 mil estadunidenses.

El médico de la Casa Blanca, Sean Conley, aseguró anoche que Trump ya no es contagioso, nueve días después de haberse anunciado su diagnóstico de Covid-19. La prueba PCR de esta mañana demuestra, según los estándares reconocidos actualmente, que él ya no está considerado en riesgo de transmitir (el virus) a otros, señaló en un comunicado.

Golpeado por su hospitalización de tres noches la semana pasada, el presidente se encuentra en medio de un frenético intento de recuperar terreno ante Biden, a quien las encuestas dan como vencedor a escala nacional, e incluso la activista medioambiental sueca Greta Thunberg pide votar por él.

La Casa Blanca no había revelado los resultados de la última prueba de Covid-19 de Trump y tampoco explicaba si el mandatario es negativo de la enfermedad.

El mandatario tiene previsto realizar un encuentro en Florida el lunes, que estaba programado originalmente para el 2 de octubre. Volverá a reunirse con sus seguidores el martes, en Pensilvania, un estado clave para el mandatario que busca la relección, y el miércoles estará en Iowa, de acuerdo con su agenda de campaña.

En este contexto, el juez federal Robert Pitman bloqueó el viernes la orden del gobernador de Texas, Gregg Abott, de reducir el número de lugares habilitados para dejar el voto por correo en ese estado de cara a las elecciones presidenciales, una medida que fue cuestionada por los demócratas.

Abott, fiel partidario de Trump, anunció que reducía a uno por condado los puntos para que los ciudadanos que quieran votar por correo lo hagan sin usar el servicio postal. Esta decisión ayudará a luchar contra los intentos de votar ilegalmente, aseguró, cuando se prevé que el voto por correo aumente debido a la epidemia de coronavirus.

Pitman bloqueó la decisión con el argumento de que la medida restringe los derechos de votantes, y agregó que la decisión del gobernador obliga a los electores a desplazarse y esperar más para votar, lo que aumenta el riesgo de contagio.