Videos: “Ray Bradbury nos advirtió sobre lo que nos esperaba en el futuro”

August 24, 2020 - por

Videos: “Ray Bradbury nos advirtió sobre lo que nos esperaba en el futuro”

El autor estadunidense Ray Bradbury. Foto Wikimedia Commons

Ciudad de México.

Ray Bradbury es uno de esos escritores que no puede ser encasillado sólo en un género, en este caso el de ciencia ficción. Del escritor, pensador, poeta, guionista y dramaturgo hay que rescatar y poner en circulación toda su obra, porque fue realmente un personaje que nos enseña a soñar con los ojos abiertos de manera permanente, y esa es su principal enseñanza: su apuesta por la imaginación, expresa el escritor Vicente Quirarte, quien coordinó el encuentro Ray Bradbury en El Colegio Nacional, el 20 y 21 de agosto, para conmemorar el centenario de su nacimiento que se cumple hoy.

Hay que leerlo con el mismo asombro, con el mismo agradecimiento que tuvimos en nuestra adolescencia. Todos los que participamos en el coloquio empezaron leyendo a Bradbury mucho muy jóvenes. Su obra es un excelente combustible para las primeras lecturas, porque enciende la imaginación de los jóvenes lectores y los obliga a leer, a buscar más, añade Quirarte en entrevista telefónica.

Y este combustible para la imaginación es ideal para el momento y el mundo en el que estamos viviendo, porque es justamente lo que nos advirtió Bradbury sobre lo que nos esperaba en el futuro, y ya está aquí, y tenemos que poseer la capacidad humanista para entenderlo y para disfrutarlo, no para que sea nuestro enemigo.

En este caso, la frase de la novela Fahrenheit 451 “se presta mucho para lo que estamos viviendo al decir: ‘cuando lleguemos a la ciudad’. Todos queremos salir de este encierro en el que nos tiene el enemigo invisible. Todos queremos gozar de la ciudad que hemos merecido, que hemos construido; por supuesto, todos queremos esa vida, pero creo que este encierro nos va a enseñar a ser más justos y más humanos.

“Y eso es lo que hace la literatura, precisamente lo que dice Bradbury en Fahrenheit 451: que los hombres leen libros y su misión es recordar. Esa es la tarea y eso es lo que tenemos que hacer: recordar siempre para que las cosas no sucedan siempre de la misma manera.”

Aunque su obra fue escrita hace varias décadas, supo vaticinar lo que vivimos hoy: los viajes a Marte, las televisiones planas, los cajeros automáticos, la gente caminando con audífonos todo el tiempo en una enajenación absoluta.

Él ya advertía sobre los peligros del progreso, y no pensaba que éste fuera benéfico para la humanidad. Era un defensor de la lectura y del libro: Promueve el entusiasmo para la tarea creativa. Eso es lo que examinamos: la relación que existe entre la imaginación y la ciencia.

En el coloquio participaron “hombres y mujeres de ciencia, astrónomos, neurocientíficos, lingüistas, humanistas, lo cual le otorgó al encuentro una dimensión diferente; por ejemplo, que la astrónoma Susana Lizano hablara de Crónicas marcianas y la exploración reciente de Marte, es lo que sucede con la realidad tangible cuando se comprueba. Podemos comprobar que a lo mejor no existe la vida que Bradbury predijo, pero eso no impedirá la comprobación científica y que uno siga soñando con los ojos abiertos, imaginando todo lo que nos enseñó Ray Bradbury”.

Extraordinario constructor de frases maestras

La imaginación, entonces, es el motor “que mueve y provoca los verdaderos cambios en todos los órdenes. La imaginación es el oxígeno que necesitamos para continuar viviendo; esa es la gran enseñanza de Bradbury.

“Es un escritor, un pensador y un poeta. Un gran autor, porque aparte de que escribió muchos versos hay que leer su prosa: se lee y se vuelve a leer porque hay frases maestras, son de una construcción poética extraordinaria. Por eso es que un escritor como Borges lo admiró tanto y escribió: ‘¿Qué ha hecho este hombre de Illinois?, me pregunto al cerrar las páginas de su libro, para que me pueblen de terror y de soledad’.

Eso es lo que hace la gran literatura: poblarnos de preguntas y no de respuestas. La gran literatura, el gran arte, nos deja con una serie de preguntas y de dudas que nos obligan a reflexionar sobre nuestra condición, y la hacen por supuesto más grande.

Participaron en el coloquio el lingüista Luis Fernando Lara, el escritor Francisco Segovia, el biólogo Antonio Lazcano, el geofísico Jaime Urrutia Fucugauchi, la astrónoma Susana Lizano, el neurofisiólogo Pablo Rudomin, el astrónomo Luis Felipe Rodríguez Jorge, el matemático José Antonio de la Peña, el escritor Juan Villoro y la escritora Gabriela Frías, quien compartió una entrevista con Sam Weller, biógrafo de Bradbury.