Videos: Se cumple un año de la huelga de maestros que reorientó y fortaleció el rumbo de la educación pública angelina y sentó un precedente de lucha gremial de alcance nacional

January 14, 2020 - por

Videos: Se cumple un año de la huelga de maestros que reorientó y fortaleció el rumbo de la educación pública angelina y sentó un precedente de lucha gremial de alcance nacional

La primera marcha con motivo de la huelga magisterial, con más de 70 mil asistentes, en el centro de Los Angeles.

Primera de dos partes.

Aún estaba oscuro, con tormenta y frío de 42 grados cuando hace un año -el 14 de enero- estalló la huelga de maestros de Los Angeles. Eran las 7:00 de la mañana. El punto de arranque: la secundaria Marshall. La energía, coraje y determinación de miles de maestros, alumnos, padres y miembros de la comunidad se extendió como marea roja por las casi mil escuelas del distrito escolar. Fue una sinergia que duró los seis días de paro, que derivó en un triunfo histórico para ese movimiento popular que logró la mayor parte de sus exigencias, lo que motivó en un cambio favorable para la educación pública.

Las calles del centro angelino fueron testigo fiel de las movilizaciones, que llegaron a las 70 mil personas. Allí estaban los docentes, las madres, los padres, sus hijos estudiantes, los líderes de organizaciones comunitarias y de inmigrantes, la supervisora del Condado de Los Angeles, el alcalde Eric Garcetti, miembros de la Junta Educativa del distrito escolar, lideresas de sindicatos magisteriales nacionales que representan a al menos 5 millones de miembros y aspirantes a funcionarios de elección popular.

En la marcha con lluvia, la vicepresidenta de UTLA, Gloria Martínez, con el altavoz, la Secretaria ,Arlene Inouye, el líder ,Alex Caputo-Pearl, y el vicepresidente, Daniel Barnhart.

Una muchedumbre heterogénea sin precedente. Una encuesta de la Universidad Loyola Marymount hizo notar que el 82 por ciento de la comunidad manifestó su respaldo a los maestros paristas. La fuerza y significado de esa alianza emergente fue una de las poderosas razones que doblegaron a los negociadores de un reticente distrito escolar.

El Superintendente del distrito escolar (LAUSD, siglas en inglés), Austin Beutner, no dio muestras de tener voluntad política para negociar con los maestros. Recurrió a tácticas dilatorias, a pretextos sin credibilidad y a juegos sucios.

Los maestros querían negociar, no la huelga, destacó el líder de los maestros, Alex Caputo-Pearl. Responsabilizó de haber llegado al paro al superintendente Beutner, “por mentir, desinformar y no responder a las exigencias magisteriales”.

También reiteró su demanda de poner freno a la expansión de las chárter, su regulación y transparencia. Cuestionó la agenda privatizadora del funcionario.

Beutner creó circo para presentar propuestas. Primero lo hizo ante medios y luego donde debía hacerlo, ante los negociadores de maestros, acusaba Gloria Martínez, vicepresidenta del sindicato magisterial angelino. Estas fueron sus tesis:

“LLEGAMOS AL LIMITE”

En sus pancartas, los maestros anotaban: “Llegamos al límite”, “Ni un paso atrás con el distrito escolar privatizador”. También se puso de manifiesto el respaldo de los inmigrantes.

Los maestros demandaban, fundamentalmente, lo siguiente, al distrito escolar:

*Que disminuyera el número de alumnos en salones de clase.

* Que usara los mil 900 millones de dólares que tiene en reserva no restringida para clases más pequeñas; para más enfermeras, consejeros, y bibliotecarios; y para financiar completamente las escuelas.

* Que se comprometa a brindar más apoyo a la educación especial, educación temprana, educación bilingüe y educación de adultos.

* Que ponga fin a los excesos de exámenes tóxicos a los alumnos.

* Que empodere  las voces de padres y educadores en el sitio escolar con Consejos de Liderazgo Escolar Local más fuertes.

* Que impidiera que  la industria chárter siguiera extrayendo más de 600 millones de dólares de las escuelas públicas cada año.

*Que aumentara la inversión por estudiante, que era de 10,200 dólares, que colocaba a California en los últimos sitios del país, cuando es la quinta economía del mundo.

LAUSD desoyó las exigencias y la huelga estalló de manera irremediable.

Con la tormenta que azotaba, cuando el día no clareaba, el líder Caputo-Pearl, pronunció estas palabras, en la primera horas de la huelga:

La presidenta de la Asociación Nacional de Educadores, Lily Eskelson-García, con 3.5 millones de agremiados, se encontraba allí, junto con la lideresa de la Federación Americana de Maestros, Randi Weingarten, que posee 1.5 millones de afiliados.

Las lideresas nacionales de maestros, Randi Weingarten, de la AFT, con impermeable blanco, y a su izquierda, Lily Eskelson-García, de NEA, que participaron en diversas marchas en solidaridad con sus compañeros angelinos.

Eskelson García habló a La Educación en estos términos:

Hilda Solís, Supervisora del Condado de Los Angeles y Secretaria del Trabajo durante la administración Obama, también asistió a la marcha y declaró lo siguiente:

UN AÑO DESPUES

Transcurrió un año de la huelga, que ha servido de modelo para otros paros y exigencias magisteriales en diversos estados de la nación. Juan Ramírez, vicepresidente de UTLA, evoca: “La huelga fue porque eran décadas que a la educación pública no se le dio la atención necesaria”.

Aunque el sindicato de docentes obtuvo la mayor parte de sus demandas, aún sigue negociando con el distrito escolar el cumplimiento cabal de algunas, sobre todo acerca de un menor número de estudiantes en aulas y una mayor inversión por alumno.

Este fin de enero reiniciarán las negociaciones.

Destaca que ese movimiento fue, sobre todo, en favor de los estudiantes.

UTLA, acentúa, no cejará de acentuar su acción en esas necesidades de alumnos y de la educación pública.

Aquí la primera parte de la entrevista con el dirigente: