Videos: Ya han sido detenido 82 insurrectos. Identifican a algunos: son neonazis, extremistas, racistas, fanáticos, admiradores de Trump. Unos llevaban armas de alto poder y cocteles molotov

January 8, 2021 - por

Videos: Ya han sido detenido 82 insurrectos. Identifican a algunos: son neonazis, extremistas, racistas, fanáticos, admiradores de Trump. Unos llevaban armas de alto poder y cocteles molotov

Jake Angeli, el de cuernos de bisonte, durante la irrupción en el Capitolio. A su derecha, Matthew Heimbach, el militante neonazi. (EFE/EPA/JIM LO SCALZO)

En la revuelta hubo 5 muertos y 50 policías lesionados.

__________________________________________________________________________________________

Ya han sido detenidos 82 insurrectos violentos que vandalizaron en el Capitolio. Se estima que en total participaron entre tres mil y 20 mil personas, en una jornada que ha llevado al presidente Trump al borde de su destitución, acusado – entre otros por el presidente electo, Joe Biden- de ser el responsable de esa intentona de golpe. Hubo cinco muertos, más de 50 policías lesionados.

Los agitadores escalaron las murallas del Capitolio, destruyeron propiedades y rompieron ventanas mientras se dirigían a la rotonda. Saquearon las oficinas del Congreso. Los agentes de la ley están buscando información sobre los extremistas.

Según el fiscal general en funciones del Distrito de Columbia, Michael Sherwin, fue arrestado un sujeto con un rifle militar y once cocteles molotov listos para ser usados.

Las estimaciones de cuántas personas se unieron a la insurrección varían mucho. Habrían participado entre 3.000 y 20.000 personas, según el Crowd Counting Consortium, una empresa conjunta de la Universidad de Connecticut y Harvard que rastrea las protestas.

Mientras los funcionarios todavía están haciendo arrestos y revisando videos e imágenes de las redes sociales en busca de sospechosos, los datos publicados por la Policía Metropolitana de Washington y la Policía del Capitolio de los Estados Unidos revelan los cargos presentados contra los acusados de participar en el motín.

El cargo más común fue por violar el toque de queda impuesto por el alcalde de Washington Muriel Bowser, que entró en vigor a las 6 p.m. ET del miércoles. Más de 60 personas han sido arrestadas bajo sospecha de violaciones del toque de queda.

Otros 37 fueron detenidos bajo sospecha de entrada ilegal. Otros fueron acusados de asalto, daños a la propiedad y una variedad de cargos por armas. Muchos fueron acusados de más de una ofensa.

El número de detenciones está siendo vigilado de cerca, con personas haciendo comparaciones con los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes de Black Lives Matter el verano pasado, lo que resultó en detenciones masivas.

“También debemos entender por qué la respuesta federal a las fuerzas del orden fue mucho más fuerte en las protestas durante el verano que durante el ataque de ayer al Congreso”, dijo el oficial Muriel Bowser, del Departamento de Policía Metropolitano y del Capitolio.

Fiscales federales de Estados Unidos ya han presentado cargos contra 55 personas en relación al asalto al Capitolio

Según ha detallado el fiscal general en funciones del Distrito de Columbia, Michael Sherwin, 40 de estos casos se han presentado ante el Tribunal Superior de Washington, y muchos de ellos incluyen cargos por entrar de forma ilegal en ciertas zonas del recinto del Capitolio.

“Tenemos varios casos por asalto y ocho casos de posesión (ilegal) de armas de fuego”, dijo.

En rueda de prensa, Sherwin también ha confirmado que hubo “una gran cantidad de robos” en el edificio que alberga las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos, según ha informado la cadena de televisión CNN.

“No se equivoquen con esto. Fue una situación muy peligrosa”, ha agregado, asegurando que las autoridades tratan de abordar estos casos “lo antes posible”.

Se espera que los acusados comparezcan ante un juez federal este mismo jueves, aunque por el momento no están disponibles detalles adicionales sobre los cargos en cuestión.

Partidarios de Trump asaltaron el Capitolio mientras la Cámara de Representantes y el Senado celebraban una sesión conjunta para verificar la victoria de Biden en las elecciones del 3 de noviembre, triunfo que Trump se ha negado a reconocer, reiterando –sin proporcionar pruebas– la existencia de un supuesto “fraude” y un “robo” cometido durante los comicios.

¿QUIENES SON?

Sus rostros han dado la vuelta al mundo desde que irrumpieron en el Capitolio el miércoles, fotografiados con los pies sobre el escritorio de una congresista, desfilando con una bandera confederada o sentados en la oficina del presidente del Senado.

¿Quiénes son estos partidarios de Donald Trump, tan embriagados en la retórica del presidente que fueron capaces de sembrar el caos en el Congreso estadounidense?

Muchos ya han sido identificados, incluida la mujer que resultó herida de muerte. A continuación, los principales elementos recogidos sobre algunos de ellos, la mayoría activos en las redes sociales.

RICHARD BARNETT, EL DEL ESCRITORIO

Originario de Arkansas (sur), este sexagenario con un fuerte acento sureño irrumpió en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Es “mi oficina”, dijo el miércoles al canal local KFSM 5News. “Yo soy un contribuyente. Soy un patriota. No es su oficina. Se la hemos prestado”.

Conocido localmente por manejar un grupo de Facebook a favor de las armas, 2A NWA STAND, Richard Barnett afirma que se halló en esta oficina por casualidad. “Me empujaron aquí”, dijo, cuando “buscaba el baño”.

Apodado “Bigo”, el hombre dejó antes de irse una nota insultante dirigida a Pelosi.

Tras los acontecimientos en el Capitolio, Barnett sabía que posiblemente iba a ser arrestado. “¿Estoy asustado? ¡No! Pero la cárcel es una posibilidad”, dijo a los periodistas después de salir del edificio.

JAKE ANGELI, EL DE CUERNOS DE BISONTE

Con el torso desnudo y una cofia amerindia con cuernos de bisonte, este “guerrero espiritual” -como se describe a sí mismo- atrajo como un imán a fotógrafos y camarógrafos de las cuatro esquinas del Capitolio.

Originario de Arizona, Jake Angeli fue visto numerosas veces en las protestas pro-Trump en Phoenix de los últimos meses, vistiendo siempre su ahora famoso tocado.

Este treintañero se presenta como “un soldado digital de QAnon”, el movimiento conspirativo que ha hecho de Trump un héroe y que considera la intrusión del miércoles un triunfo.

“Somos patriotas, en el frente de Arizona, que queremos llevar nuestra energía positiva a (Washington)”, escribió en un mensaje publicado en diciembre en la red social favorita de los ultraconservadores, Parler.

MATTHEW HEIMBACH, EL MILITANTE NEONAZI

Fotografiado junto a Jake Angeli, este hombre de 29 años, rostro redondo y anteojos sin montura es calificado por el Southern Poverty Law Center, un observatorio de grupos extremistas, como “el rostro de una nueva generación de nacionalistas blancos”.

Se le considera uno de los organizadores del mitin de extrema derecha en Charlottesville (Virginia), en agosto de 2017, al margen del cual una mujer fue asesinada por un simpatizante neonazi.

ADAM JOHNSON, EL DEL PODIO

Sorprendido por la cámara cuando se llevaba el podio de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, este treintañero que llevaba una gorra de Trump hizo un gesto amistoso al fotógrafo, todo sonrisas.

Fue rápidamente identificado como Adam Johnson, un residente de Parrish, Florida, según la prensa local.

Por el momento su esposa, una médica, es quien está pagando las consecuencias. Ahora los numerosos sitios que hacen referencia a ella están inundados de mensajes sarcásticos sobre el vandalismo del marido.

ASHLI BABBITT, LA MUJER QUE MURIÓ

Fue la primera víctima conocida de la violencia del miércoles. Mientras intentaba atravesar una ventana rota en un pasillo del Congreso, la mujer recibió, a quemarropa, una bala disparada por un policía del Capitolio. Más tarde sucumbió a sus heridas.

De cerca de treinta años, californiana, conspirativa y “libertaria”, según su cuenta en Twitter, Babbitt creía que la marcha a favor de Donald Trump en Washington sería como una “tormenta” que sacaría al país “de la oscuridad”.