“Los montoncitos negros son los cuerpos. No los traten como animales, como un palo quemado”

January 19, 2019 - por

“Los montoncitos negros son los cuerpos. No los traten como animales, como un palo quemado”

Desde la zona cero de la tragedia: una mujer llora, horrorizada, mientras recogen los cuerpos carbonizados. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Familiares de las víctimas de la explosión de una toma clandestina colocada en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), ubicado en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, tratan de identificar a sus seres queridos entre los cuerpos que han rescatado los servicios de emergencia, ya que hasta el momento no saben nada de ellos. 

El siniestro se registró la tarde de ayer, cuando decenas de personas se encontraban en el lugar intentando llevarse el combustible que salía de una fuga, por lo que el fuego los alcanzó y dejó un saldo de 66 muertos y 76 heridos, los cuales fueron trasladados a diversos hospitales del Estado de México y la capital del país.

____________________________________________________________________________

Tlahuelilpan, Hidalgo

Montoncitos negros son los cuerpos“, señaló una anciana con su bastón de madera a unos metros de la zona acordonada, donde los peritos aún recogen cadáveres calcinados tras la explosión en el ducto Tuxpan-Tula, ubicado en TlahuelilpanHidalgo, mientras pobladores y familiares miran.

Aún huele a gasolina. Aún hay bidones tirados.

Bajando al área del accidente que dejó 66 muertos y 76 heridos, se ven zapatos enterrados a un lado de bidones y cubetas vacías.

Cuando las camionetas comenzaron a llevar los cuerpos al Semefo de Tula, los familiares, angustiados, les cerraron el paso. Piden que aún no los lleven a las funerarias para poder reconocerlos.

Una toma clandestina explotó ayer por la tarde en un ducto que transportaba hidrocarburos cerca del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

“Estamos con el dolor. Varias personas no se han reconocido. Hay desaparecidos”, dijo una mujer sollozando. “No estamos en una fiesta. Son seres humanos. No los traten como animales, como un palo quemado”.

Omar Fayad, Gobernador de Hidalgo, informó que los cuerpos de emergencia lograron sofocar el siniestro después de cinco horas. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

“No hemos comprado ni la pinche caja”, agregó otro hombre.

Peritos trabajan en la zona para localizar los cuerpos de las víctimas. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Hay presencia de militares, policía municipal y federal, así como servicios periciales.

Mientras que Petróleos Mexicanos (Pemex) dio a conocer que se iniciarán los peritajes para determinar las causas del incidente. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Sergio no encuentra a su sobrino de 35 años. Le piden una hebilla o la llave de la camioneta, un metal, que pudiera permitirle reconocerlo.

A lado, un joven pregunta por celular si ya actualizaron la lista de heridos y muertos. También tiene un desaparecido.

En otra llamada, una señora le comentaba a su interlocutor que “para qué están los pinches soldados” cuidando los ductos, si dejaron pasar a tanta gente a tomar el combustible de la fuga.

“Si estaban viendo el peligro, para qué dejaron pasar a la gente. ¡Ellos son los responsables!”, gritó.

Alberto, un abuelo en bicicleta, fue a la zona anoche tras oír la explosión poco antes de las siete de la noche. “Estaba viendo toda la gente corriendo y quemándose”, evocó.

El Sistema de Detección y Vigilancia de Pemex detectó este viernes la presencia de una fuga de combustible debido a una toma clandestina colocada en el ducto Tula Salamanca, a la altura del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, por lo que se aplicó el protocolo de seguridad. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Vio niños y mujeres. “Traen a sus hijos a recoger gasolina”, aseguró.

Opinó que “esta desgracia” es por la “terquedad de la gente que no mide las consecuencias”.

Elementos de la Secretaría de la defensa Nacional arribaron al lugar para resguardar el área. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

El habitante cuenta que en la zona seguido hay fugas.

“A ver si ya les sirve de experiencia”, consideró.

El Gobernador de Hidalgo Omar Fayad informó esta mañana desde Palacio Nacional en la capital mexicana que son 66 los muertos del estallido del ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, y 76 heridos. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Sus cinco hijos se salvaron por minutos. Estaban tomando gasolina, pero su madre, esposa de Alberto, les marcó.

“Háblales, que se vengan”, le dijo. “Gracias a Dios sí obedecieron”.

Los pobladores siguen sin dejar pasar la fila de camionetas de la funeraria “Tepeyac” de Tula con cuerpos adentro. Temen que lucren y les cobren. Aunque el Gobierno ofreció el servicio de manera gratuita, faltan las necropsias a algunos cadáveres.

“Estamos de apoyo”, dice Jorge, un empleado de la funeraria. Semefo oficial no hay.

Juan Luis Lomelí, de Gobernación de Hidalgo, explicó que los pobladores también piden excavar el canal de agua para descartar que no haya cuerpos o restos atorados.

El empleado de la funeraria opinó que eso sería peligroso, porque aún hay gasolina burbujeando. Y huele a combustible.

Finalmente la gente aceptó que se llevaran los cuerpos a la funeraria “El Ángel”, aunque con dudas sobre si los harán pagar.