2 millones de adictos a drogas y alcohol en Los Angeles

June 2, 2018 - por

2 millones de adictos a drogas y alcohol en Los Angeles

Analiza el problema y concluye que no es suficiente la acción gubernamental, enfatiza que falta conciencia de la importancia de la salud mental y denuncia corrupción en la distribución de recursos destinados a combatir estos males.

________________________________________________________________________________

LOS ANGELES

En Los Angeles hay dos millones de adictos a las drogas y al alcohol, de los cuales uno de cada tres padece enfermedades mentales. Es una crisis sin control, que rebasa al estado y a la sociedad civil, declaró la doctora en psicología Elisa Jiménez, directora ejecutiva de la organización California Mental Health Conecction. Además, fracasan las acciones para abatir el problema.

Indicó que esto se traduce en un número creciente de muertes, No hay estadísticas precisas, pero “las cifras son grandes”.

Y recalcó que a los gobiernos les falta conciencia de la importancia del área de salud mental y servicios especializados para atender este problema.

Además, agregó, hay corrupción en la distribución de recursos que no llegan a las instituciones comunitarias que promueven medidas preventivas y atienden a adictos.

“ Los recursos se reparten de una forma que la gente no conoce. 300 millones de dólares fueron dados para trabajar contra el abuso de sustancias. ¿A quién se los van a dar? No a las clínicas que hacen trabajo con la comunidad”, expuso.

Estableció que el estado por sí mismo resulta insuficiente para atender esta crisis:
“ Ningún esfuerzo único va a poder vencer al alcohol y a las drogas. Cuando estuvo la propuesta para legalizar la mariguana, nosotros dijimos que la decisión fue tomada sin consultar a los terapeutas. Nosotros somos la primera línea estratégica para trabajar con eso. El esfuerzo tiene que ser comunitario, con la familia, las escuelas, las iglesias y el gobierno:.

Indicó que todas las comunidades están afectadas por las drogas. Agrega: “Esto se debe a los permisos para el uso de mariguana y al decir que ese enervante es legal cuando solo es legal para propósitos médicos y no para la juventud en general”.

SOBREMEDICACION PELIGROSA

Asimismo, puso de relieve que la crisis de los opioides la advirtió desde hace diez años, sobre todo porque “las personas estaban super medicadas”. Explicó que los medicamentos que se dan en emergencias son calmantes extremadamente poderosos,

Los doctores – agregó- recetan con  facilidad Norco, uno de los calmantes principales, que es un narcótico.

“A diez años que empezamos a ver este tipo de movimiento empezamos a ver que es una crisis que no se ha podido controlar”.

También la doctora Jiménez se opone a la prescripción de la metadona, un medicamento para bajar los efectos de la droga, cuando se trata de otro estupefaciente y los resultados no son favorables.

Y precisó:
“ Una persona recuperada tiene que vivir sin químicos que alteren sus estados de ánimo y que sus familias tengan una vida normal”.

Los consumidores de droga son, en su mayoría, personas de los 12 a los 21 años, aunque hay de ocho años. Dijo que los menores dejan las escuelas, los padres no los pueden controlar, los hijos llegan a pegarles y robarles a sus progenitores. La gente, agregó, no entiende como se están dando estos fenómenos, cuando se trata de una consecuencia de las drogas.

La adicción a drogas y alcohol – explicó- es una enfermedad incurable que sólo se controla con terapia o medicamentos.

Indicó que el abuso de sustancias no es sobre la cantidad sino el efecto y el impacto negativo en los seres queridos. Los primeros afectados son la pareja y la familia.

Y vino la pregunta: ¿ Cuáles son las causas fundamentales que motivan a estas personas a ingerir alcohol o usar drogas?

“ Esta es la pregunta de los 64 millones. Todo mundo quiere contestarla pero generalmente hemos visto que si la persona carece de recursos familiares o de apoyo, si carece de valores espirituales, si tiene problemas altamente destructivos y si su parte química y neurológica tiene un contacto específico con el alcohol o las drogas, eso es lo que hace un adicto perfecto”.

PROGRAMA SURGIDO EN MEXICO

Nacida en Honolulu, Hawaii, la entrevistada es de madre japonesa y padre mexicano. Estudió la licenciatura en psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México y obtuvo un doctorado en la Universidad Intercontinental de la Ciudad de México.

La organización Mental Health Conecction. Nació en la Ciudad de México hace 30 años para atender a personas de escasos recursos, especialmente a mujeres y a víctimas de crimen y paulatinamente se extendió a la prevención de la drogadicción y el alcoholismo. Posteriormente, Jiménez fue invitada por el gobierno de Estados Unidos para abrir un programa para inmigrantes en Michigan y desde el 2009 se trasladó a Los Angeles al acreditar la necesidad de la población latina en estos rubros.

El organismo tiene un portal en Internet en esta dirección: www.californiamhc.org. Los interesados en contactar a la doctora Jiménez o solicitantes de servicios pueden llamar al 626 430 6197.

En estos dos videos, la entrevista con la doctora Jiménez, celebrada en su clínica de Baldwin Park:

URGEN PSICÓLOGOS QUE HABLEN ESPAÑOL EN LA

Es marcado el déficit de esos especialistas.  Tan sólo en la institución California Mental Health Conecction hay 14 para atender 1073 casos mensuales. Gestiona ante las autoridades que hagan más expedita la titulación de los terapeutas internacionales.

Es notoria la escasez de psicólogos latinos en Los Angeles, donde se requieren con urgencia. Tan sólo en la  organización California Mental Health Conecction existen 14 terapeutas para atender 1073 casos que solicitan sus servicios por mes.

Ante ello, la titular de ese organismo, Elisa Jiménez, hizo saber que gestionan ante las autoridades que proporcionen mayores facilidades para que terapeutas internacionales puedan ser licenciados lo más pronto posible para que se sumen a las campañas de prevención del alcoholismo y drogadicción.

Por lo pronto, en este semestre ya fueron incorporados siete de ellos.

La directora ejecutiva manifestó que han solicitado a las autoridades que elaboren un capítulo para impulsar a los terapeutas internacionales y para que les abreven el camino y uniformen los requerimientos para licenciarlos.

En la medida que haya más especialistas de la conducta latinos, más recursos y mayor efectividad de los programas de prevención y rehabilitación promovidas por los gobiernos local, estatal y federal, en esa medida habrá familias e hijos sanos, “pero no lo estamos logrando”, de acuerdo a su razonamiento.

En este punto, la entrevistada hizo hincapié que hay que mover a las autoridades para que los programas de prevención lleguen a la comunidad  y para que cambien algunas cosas del sistema  como la manera en que se disciplina a los hijos.

CAMBIO EN LA DISCIPLINA DE LOS HIJOS

“No estoy justificando golpes sino la manera que se disciplina a los hijos que tiene que ser tomada en cuanta para que puedan cambiar”, dijo.

Se le preguntó ¿qué orientación puede dar a los padres para que no pierdan el control de los hijos cuando son menores, porque perdiéndose el control se van con la pandilla, con la droga, y terminan en hospitales, la cárcel o cementerios?

Esta fue su respuesta:

Todos los papás latinos tienen buenas intenciones hacia sus hijos. Pero no hay padres perfectos. Hay un shock cultural muy grande y la mejor forma es estar informados y tener apoyo. En las cortes, el número de casos de latinos comparados con otras razas es impresionante. “He visto niños removidos por razones que niños de otras razas no son removidos. La discriminación desafortunadamente sí existe, es un fenómeno de diferencias muy doloroso, es un negocio de muchos millones de dólares lo cual no justifica a los malos padres”.

Dijo que los padres requieren información, apoyo, trabajo en clases de crianza parenting), para prevenir fenómenos dolorosos a largo plazo.

Jiménez y sus colaboradores hacen llegar a padres orientaciones al través de medios de comunicación en español. Además, han trabajado con la policía, los Departamentos de Niños sy Familias y de Salud Mental, la Comisión de Salud Mental de la congresista Napolitano.

“Esto no es de dinero, nosotros vivimos modestamente, pero tenemos la convicción de que podemos hacer un cambio y se va a lograr”, remató.