207 muertos y más de 450 heridos en ocho atentados a hoteles e iglesias en Sri Lanka

April 21, 2019 - por

207 muertos y más de 450 heridos en ocho atentados a hoteles e iglesias en Sri Lanka

Daños.

Colombo. 

El balance de los atentados que golpearon este domingo en Sri Lanka  a cuatro hoteles de lujo y tres iglesias católicas que celebraban la Pascua aumentó a 207 muertos y más de 450 heridos, anunció la policía.

Este balance incluye a las víctimas de las ocho explosiones registradas en esta turística isla, señaló el portavoz de la policía, Ruwan Gunasekera, en una rueda de prensa. “No podemos confirmar si eran atentados suicida”, agregó y anunció que había tres personas detenidas.

Un toque de queda inmediato y por tiempo indeterminado entró en vigor este domingo en Sri Lanka tras los atentados contra iglesias y hoteles, anunció la policía.

El ministerio de Defensa había anunciado previamente un toque de queda de 12 horas entre las 18 horas locales (12 horas 30 GMT) hasta la 06 horas locales (00 horas 30 GMT).

Siete personas fueron arrestadas y tres oficiales de policía murieron durante un operativo de las fuerzas de seguridad en una casa en la capital del país varias horas después de los atentados, algunos de los cuales fueron catalogados por las autoridades como ataques de suicidas con bombas.

“Tenemos información de 207 muertos en todos los hospitales. De acuerdo a los datos hay 450 heridos admitidos en hospitales”, dijo a periodistas el portavoz policial Ruwan Gunasekera.

Decenas de personas murieron en la iglesia católica de estilo gótico de San Sebastián en Katuwapitiya, al norte de Colombo, dijo a Reuters un oficial de la policía, con fotos que mostraban cuerpos en el suelo, sangre en los bancos y un techo destruido.

Los medios informaron que 25 personas fallecieron en otro ataque a una iglesia evangélica en Batticaloa, en la Provincia Oriental.

Una de las explosiones se produjo en la iglesia de San Antonio en Kochcikade, Colombo, un sitio muy visitado por turistas.

Los tres hoteles afectados fueron el Shangri-La Colombo, el Kingsbury Hotel en Colombo y el Cinnamon Grand Colombo. No estaba claro si hubo víctimas en esos lugares.

Las primeras seis explosiones fueron reportadas en un corto período justo cuando empezaban los servicios religiosos de la mañana. Entre los muertos hay al menos 27 extranjeros, de nacionalidad china, turca, india y holandesa, dijeron las autoridades.

El presidente Maithripala Sirisena dijo que ordenó el despliegue de las fuerzas especiales de seguridad y del Ejército para investigar la responsabilidad de los ataques. La seguridad en el aeropuerto de la capital fue redoblada, sostuvieron autoridades militares.

A primera hora de la tarde la policía informó que se habían producido dos explosiones más, una de ellas en un hotel.

Un testigo dijo a la televisión local que vio algunas partes de un cuerpo, incluida una cabeza cercenada, tirada en el suelo cerca del hotel.

La segunda explosión ocurrió en una casa en Colombo, dijeron autoridades.

Nadie se adjudicó de inmediato la responsabilidad por los hechos de violencia en un país que estuvo en guerra durante décadas con los separatistas tamiles hasta 2009, una época en la que los ataques con bombas en la capital eran frecuentes.

Los grupos cristianos dicen que han enfrentado una creciente intimidación de algunos monjes budistas extremistas en los últimos años. En 2018 hubo enfrentamientos entre la mayoría de la comunidad budista cingalesa y la minoría musulmana, con algunos grupos budistas de línea dura acusando a los musulmanes de obligar a las personas a convertirse al Islam.

Un 70 por ciento de la población de Sri Lanka -de unas 22 millones de personas- es budista, un 12.6 por ciento hindú, un 9.7 por ciento musulmana y un 7.6 por ciento cristiana, de acuerdo al censo del país de 2012.